Portada del dirario Meridiano
Domingo 14 de Agosto de 2022

Farándula

Premios, homenajes, una estrella en el Paseo de la Fama de Hollywood, y un sinfín de reconocimiento
Premios, homenajes, una estrella en el Paseo de la Fama de Hollywood, y un sinfín de reconocimiento
Farándula

La ranchera queda huérfana tras muerte de Vicente Fernández

Ingrid Bravo Balabu 13/12/2021 1:22 pm




Por: William Guzmán P

Con la muerte de Vicente Fernández, ocurrida el pasado domingo 12 de diciembre, a las 6: 15 am, termina la época de los grandes intérpretes de la música ranchera. Fue Tito Guizar, quien en los años 30 abrió ese importante capítulo del espectáculo mexicano, le siguió Pedro Infante que impuso su voz e imagen, se agregó Jorge Negrete que proyectó la típica imagen del cantante rudo, Javier Solís les salió al paso convirtiéndose en inspiración para muchos boleristas del resto del continente (Entre ellos el venezolano Felipe Pirela) y José Alfredo Jiménez, uno de los autores más prolíficos del país azteca.

“El charro de Huentitán”, pasó a ser el heredero absoluto de esa saga maravillosa, e hizo del concepto del “macho mexicano” una prolongación de sí mismo. Grabó  más de 300 canciones, vendió alrededor de 65 millones de discos, filmó 25 películas, ganó tres Grammys y ocho Latin Grammys. “Mi vicio es cantar”, decía. Y en cada presentación remarcaba su frase de siempre: “Vengo de la cuna de los grandes de la música regional. Yo quiero un puestico ahí y mientras ustedes aplaudan yo seguiré cantando”. Se había retirado 2016 y, aunque apareció varias veces sobre los escenarios, dedicó sus últimos años de vida a disfrutar del “reposo del guerrero”. En 2020 volvió a la palestra para anunciar que estaba preparando un nuevo disco.

<iframe width="560" height="315" src="https://www.youtube.com/embed/xa2GLqL12Zk" title="YouTube video player" frameborder="0" allow="accelerometer; autoplay; clipboard-write; encrypted-media; gyroscope; picture-in-picture" allowfullscreen></iframe>

Chente” falleció el mismo día de la Virgen de Guadalupe, a los 81 años de edad, después de múltiples complicaciones que lo llevaron a internarse en un hospital de Guadalajara. Su salud se había deteriorado aceleradamente desde el pasado mes de agosto, luego de una aparatosa caída que le causó un golpe en las cervicales cercanas al cráneo, lastimándose la médula, dejándolo completamente inmóvil.

Luego de una cirugía emergente fue conectado a un respirador artificial, y estuvo seis semanas en terapia intensiva. A mediados de septiembre, presentó una leve mejoría. Y a partir del 1ro de diciembre fue agravándose de forma progresiva. Ocho días después, su estado se deterioró a un punto de no retorno. “Está grave, muy delicado. Estamos todos en oraciones”, declaró su hijo Alejandro Fernández a un programa matutino de TV Azteca. El domingo 12, en horas de la mañana exhaló su último suspiro.

De  la pobreza a la gloria

Nació el 17 de febrero de 1940 en el pueblo de Huentitán El Alto, Jalsico. Hijo del ranchero Ramón Fernández Barba de Tepatitlán y de Paula Gómez. El 27 de diciembre de 1963 se casó con María del Refugio “Cuquita”, La pareja tuvo tres hijos: Vicente, Gerardo y Alejandro “#El Piotrillo”, que siguió sus pasos en la música, y Alejandra, una niña adoptada

En 1954, con 14 años, participó en un concurso amateur en Guadalajara, donde obtuvo el primer lugar y comenzó a cantar en restaurantes, bodas, grupos familiares y de amigos, mientras alternaba vendiendo verduras. 

Lea también: "El potrillo" despidió a su padre con emotivas palabras

En 1960 actuó en un programa de televisión llamado La calandria musical, transmitido en la ciudad de Guadalajara. Poco después llegó a ciudad de México. Filmó varias películas. Su carrera a lo grande en 1965 por la radio emisora XEX-AM que le permitió extender su voz hacia mayores audiencias. Alcanzó la fama local. En 1966 firmó contrato con CBS de México, donde grabó sus primeros  éxitos: “Perdóname”, “Cantina del barrio” y “Tu camino y el mío”.

<iframe width="560" height="315" src="https://www.youtube.com/embed/xawV7udn0Ac" title="YouTube video player" frameborder="0" allow="accelerometer; autoplay; clipboard-write; encrypted-media; gyroscope; picture-in-picture" allowfullscreen></iframe>

Le siguieron una serie de álbumes con ventas importantes, que incluyó “Palabra de Rey”, Vicente Fernández y “Ni en defensa propia”.  “Tu camino y el mío” “Lástima que seas ajena”, “El rey”, y “Volver, volver”, “El hombre que más te amó”, “Mueres divinas”,  y un número infinito de canciones, lo mantuvieron sonando todas las radio emisora del continente que recorrió, ya cotizado como ídolo de la ranchera.

Premios, homenajes, una estrella en el Paseo de la Fama de Hollywood, y un sinfín de reconocimientos tanto en México como fuera de su país, ensalzaron, aún un más, la trayectoria brillante de este admirado cantante que el pasado 12 de diciembre,  pasó a la inmortalidad, dejando huérfana a la ranchera.

 

 

 

Miguel cabrera descarga

 

TAMBIÉN TE PODRÍA INTERESAR

Farándula

Premios, homenajes, una estrella en el Paseo de la Fama de Hollywood, y un sinfín de reconocimiento
Premios, homenajes, una estrella en el Paseo de la Fama de Hollywood, y un sinfín de reconocimiento
Farándula

La ranchera queda huérfana tras muerte de Vicente Fernández

Ingrid Bravo Balabu 13/12/2021 1:22 pm



Por: William Guzmán P

Con la muerte de Vicente Fernández, ocurrida el pasado domingo 12 de diciembre, a las 6: 15 am, termina la época de los grandes intérpretes de la música ranchera. Fue Tito Guizar, quien en los años 30 abrió ese importante capítulo del espectáculo mexicano, le siguió Pedro Infante que impuso su voz e imagen, se agregó Jorge Negrete que proyectó la típica imagen del cantante rudo, Javier Solís les salió al paso convirtiéndose en inspiración para muchos boleristas del resto del continente (Entre ellos el venezolano Felipe Pirela) y José Alfredo Jiménez, uno de los autores más prolíficos del país azteca.

“El charro de Huentitán”, pasó a ser el heredero absoluto de esa saga maravillosa, e hizo del concepto del “macho mexicano” una prolongación de sí mismo. Grabó  más de 300 canciones, vendió alrededor de 65 millones de discos, filmó 25 películas, ganó tres Grammys y ocho Latin Grammys. “Mi vicio es cantar”, decía. Y en cada presentación remarcaba su frase de siempre: “Vengo de la cuna de los grandes de la música regional. Yo quiero un puestico ahí y mientras ustedes aplaudan yo seguiré cantando”. Se había retirado 2016 y, aunque apareció varias veces sobre los escenarios, dedicó sus últimos años de vida a disfrutar del “reposo del guerrero”. En 2020 volvió a la palestra para anunciar que estaba preparando un nuevo disco.

<iframe width="560" height="315" src="https://www.youtube.com/embed/xa2GLqL12Zk" title="YouTube video player" frameborder="0" allow="accelerometer; autoplay; clipboard-write; encrypted-media; gyroscope; picture-in-picture" allowfullscreen></iframe>

Chente” falleció el mismo día de la Virgen de Guadalupe, a los 81 años de edad, después de múltiples complicaciones que lo llevaron a internarse en un hospital de Guadalajara. Su salud se había deteriorado aceleradamente desde el pasado mes de agosto, luego de una aparatosa caída que le causó un golpe en las cervicales cercanas al cráneo, lastimándose la médula, dejándolo completamente inmóvil.

Luego de una cirugía emergente fue conectado a un respirador artificial, y estuvo seis semanas en terapia intensiva. A mediados de septiembre, presentó una leve mejoría. Y a partir del 1ro de diciembre fue agravándose de forma progresiva. Ocho días después, su estado se deterioró a un punto de no retorno. “Está grave, muy delicado. Estamos todos en oraciones”, declaró su hijo Alejandro Fernández a un programa matutino de TV Azteca. El domingo 12, en horas de la mañana exhaló su último suspiro.

De  la pobreza a la gloria

Nació el 17 de febrero de 1940 en el pueblo de Huentitán El Alto, Jalsico. Hijo del ranchero Ramón Fernández Barba de Tepatitlán y de Paula Gómez. El 27 de diciembre de 1963 se casó con María del Refugio “Cuquita”, La pareja tuvo tres hijos: Vicente, Gerardo y Alejandro “#El Piotrillo”, que siguió sus pasos en la música, y Alejandra, una niña adoptada

En 1954, con 14 años, participó en un concurso amateur en Guadalajara, donde obtuvo el primer lugar y comenzó a cantar en restaurantes, bodas, grupos familiares y de amigos, mientras alternaba vendiendo verduras. 

Lea también: "El potrillo" despidió a su padre con emotivas palabras

En 1960 actuó en un programa de televisión llamado La calandria musical, transmitido en la ciudad de Guadalajara. Poco después llegó a ciudad de México. Filmó varias películas. Su carrera a lo grande en 1965 por la radio emisora XEX-AM que le permitió extender su voz hacia mayores audiencias. Alcanzó la fama local. En 1966 firmó contrato con CBS de México, donde grabó sus primeros  éxitos: “Perdóname”, “Cantina del barrio” y “Tu camino y el mío”.

<iframe width="560" height="315" src="https://www.youtube.com/embed/xawV7udn0Ac" title="YouTube video player" frameborder="0" allow="accelerometer; autoplay; clipboard-write; encrypted-media; gyroscope; picture-in-picture" allowfullscreen></iframe>

Le siguieron una serie de álbumes con ventas importantes, que incluyó “Palabra de Rey”, Vicente Fernández y “Ni en defensa propia”.  “Tu camino y el mío” “Lástima que seas ajena”, “El rey”, y “Volver, volver”, “El hombre que más te amó”, “Mueres divinas”,  y un número infinito de canciones, lo mantuvieron sonando todas las radio emisora del continente que recorrió, ya cotizado como ídolo de la ranchera.

Premios, homenajes, una estrella en el Paseo de la Fama de Hollywood, y un sinfín de reconocimientos tanto en México como fuera de su país, ensalzaron, aún un más, la trayectoria brillante de este admirado cantante que el pasado 12 de diciembre,  pasó a la inmortalidad, dejando huérfana a la ranchera.

 

 

 

TAMBIÉN TE PODRÍA INTERESAR