Portada del dirario Meridiano
Lunes 06 de Diciembre de 2021

Moto GP

A sus 22 años se alzó con el cetro universal| EFE
A sus 22 años se alzó con el cetro universal| EFE
Moto GP

Fabio Quartararo es el nuevo campeón de la Moto GP

Domingo 24| 7:56 pm


Proclamarme campeón de MotoGP es algo que no podía esperar cuando solo hace unos pocos años estaba sufriendo mucho"

Misano Adriático.  El español Marc Márquez (Repsol Honda RC 213 V) ganó el Gran Premio de la Emilia Romaña de MotoGP en el circuito "Marco Simoncelli" de Misano Adriático, en el que el francés Fabio Quartararo (Yamaha YZR M 1) consiguió su primer título mundial y el de Francia en la categoría reina del motociclismo mundial, merced a la caída que sufrió su único rival por el título, el italiano Francesco "Pecco" Bagnaia (Ducati Desmosedici GP21).

Bagnaia salió como una exhalación y enseguida comenzó a abrir hueco respecto a casi todos sus rivales, con el australiano Jack Miller (Ducati Desmosedici GP21) como su principal lugarteniente cubriéndole las espaldas, en tanto que el español Marc Márquez (Repsol Honda RC 213 V) realizó una muy buen salida en la que recuperó cuatro posiciones.

Márquez comenzó a "achuchar" a Jack Miller, que en la cuarta vuelta no pudo aguantar la presión y entró "colado" en la curva quince, en donde perdió la rueda delantera y acabó por los suelos, dejando el camino libre al piloto de Repsol Honda para intentar atacar al líder de la prueba, con su compañero de equipo, Pol Espargaró, tras él.

Fabio Quartararo (Yamaha YZR M 1), que salió desde una muy retrasada decimoquinta posición, se lo fue tomando con mucha, mucha calma, con el claro objetivo de no cometer ningún error y ganando poco a poco posiciones para ser décimo en el sexto giro, pero lejos, a más de siete segundos, de la cabeza, y dejando claro que desde el minuto uno su objetivo era ser campeón del mundo.


"Pecco" Bagnaia y Marc Márquez se fueron distanciando de sus rivales poco a poco para convertirse en los únicos aspirantes claros a pelear por la victoria, con Pol Espargaró peleando el tercer peldaño del podio con el portugués Miguel Oliveira (KTM RC 16), pero sin que ninguno se saliese de su "papel".

Con el piloto de Repsol Honda pegado a la Ducati de Bagnaia, su compañero en el equipo energético, Pol Espargaró, logró dejar atrás a Oliveira, detrás del cual se formó un sexteto en el que estaban los españoles Aleix Espargaró (Aprilia RS-GP), Alex Rins (Suzuki GSX RR), los franceses Fabio Quartararo -por entonces séptimo- y Johann Zarco (Ducati Desmosedici GP21) y los italianos Luca Marini y Franco Morbidelli (Yamaha YZR M 1).

Pero llegó el error. Bagnaia se fue por los suelos a cinco vueltas del final -como también el portugués Miguel Oliveira- y le entregó la victoria en bandeja a Marc Márquez y el título mundial a Fabio Quartararo, que llegó a ponerse tercero, pero en la última vuelta le superó un Enea Bastianini que quería repetir podio y lo consiguió sin demasiada oposición del francés, al que le valía cualquier resultado y le bastó con ser cuarto.


El británico Sam Lowes (Kalex) consiguió su tercera victoria de la temporada en Moto2 por delante de los españoles Augusto Fernández (Kalex) y Arón Canet (Boscoscuro), que se quedó sin gasolina en la recta de meta.

Raúl Fernández (Kalex), que aspira al título mundial de la categoría, protagonizó el "fiasco" de la jornada al irse por los suelos cuando era primero, lo que dejó el camino expedito al australiano Remy Gardner (Kalex), líder del mundial, que a pesar de una mediocre carrera acabó séptimo.

El italiano Dennis Foggia (Honda) consiguió su quinta, y laboriosa, victoria de la temporada en Moto3, con el líder del mundial, el español Pedro Acosta (KTM), tercero, detrás de su compañero de equipo Jaume Masiá (KTM), lo que relega la consecución del título al menos hasta la cita de Portimao (Portugal), dentro de quince días. 

2926474568cd52b21ebc877d5e212392c46d39e8w

No era como lo quería

Quartararo se proclamó campeón del mundo de MotoGP en uno de sus peores fines de semana gracias a la caída de su contrincante, el italiano Francesco "Pecco" Bagnaia, motivo por el que afirmó que "no es la forma" en la que le hubiese gustado ganar el campeonato, pero que es campeón y se siente "súper contento".

"La verdad que ya he perdido un poquito de voz y he llorado un montón, he gritado y me siento maravilloso, porque cuando he cruzado la línea de meta me han venido los recuerdos malos que he pasado y proclamarme campeón de MotoGP es algo que no podía esperar cuando solo hace unos pocos años estaba sufriendo mucho", recuerda el piloto francés de Yamaha.

"Nunca me había clasificado tan mal, decimoquinto, en la carrera más importante de mi vida y si bien escogimos buenos neumáticos, el duro habría sido mejor para nosotros, pero estoy contento con cómo ha ido la carrera, aunque no hubiera ganado el campeonato estoy muy contento por esta carrera. El campeonato es algo extra", explica Quartararo sobre la estrategia empleada.

"El año pasado luchamos para tener la moto de fábrica, pero por culpa de la covid-19, la moto era peor que la de 2019 y este año me he sentido mejor con el tren delantero y es lo que ha hecho que pueda ganar este año", señala Quartararo.

"Tenemos que mejorar la potencia, pero las sensaciones que tenía en la frenada a la hora de realizar los adelantamientos han sido mucho este año. Es cierto que nos queda todavía que mejorar, pero me sentía fundido con la moto. Estoy disfrutando pilotando", afirma.

"La constancia ha sido la clave, hemos finalizado todas las carreras, puntuando en todas, incluso en Jerez con el problema en el brazo y creo que en 2021 ha sido lo mismo que en 2019, pero más rápido", reconoció el campeón francés.

53e666cab06112d256b3fd8efbcb7084b033d11bw

Para Fabio Quartararo, el momento más importante de la temporada ha sido "Mugello, porque Bagnaia era súper rápido" y tuvo una batalla con Zarco que ganó."Esr fue un momento clave, porque recobré mucha confianza".

"Y el momento más difícil para mí fueron 2016 y 2017 y un momento que me ayudó a despertar fue Argentina, cuando me clasifiqué vigésimo octavo, estaba al lado del coche de seguridad y ese momento fue un punto de inflexión para mí y el momento en el que dije 'despierta', pero es que mi estilo de pilotaje no funcionaba en Moto2, hablé con mi equipo, les dije que iba a cambiar y que necesitaría tiempo, y a partir de ese momento finalizamos todas las carreras entre los diez primeros y dimos un paso adelante", narró.

Quartararo dijo no saber si la Yamaha era la mejor moto pues no ha probado las demás "pero si nos fijamos en los comentarios del resto de los pilotos parece que no, pero a mí me está funcionando bastante bien; somos campeones del mundo juntos y podemos estar contentos".

"Me siento muy bien con la moto, tengo dificultades en algunas áreas y a veces me cuesta adelantar, pero con un poquito más de potencia podríamos tener la mejor moto sin duda", asegura convencido Quartararo.

"El año pasado en Valencia estaba muy irritado porque tenía muchos problemas en todas partes y me he dado cuenta de que esa actitud no vale de nada y cuando estás enfadado, es cuando peor puedes expresar tus problemas y lo que le pasa a la moto y este año, por ejemplo en Assen, Viñales era medio segundo más rápido que yo en entrenamientos pero mantuve la calma y pude ganar la carrera", recordó el piloto de Yamaha.

Con el título en el bolsillo, Fabio Quartararo reconoce haber tenido que renunciar a "muchas cosas"; "He tenido que renunciar a muchas cosas sobre todo con mis padres y cuando era pequeño mi padre trabajaba de lunes a viernes y el fin de semana íbamos a entrenar".

"Mi madre se quedaba sola en casa y, cuando volvía, entrenaba con mi hermano, porque estaba un poco gordo y en un momento vi que tenía que dejar de comer hamburguesas del McDonalds", continuó.

"Cuando tenía 13 años me trasladé a España sin mi familia y no tuve una infancia normal, por eso ha resultado más difícil, pero en realidad, cuando eres más pequeño, te hace gracia no estar con tu familia porque te sientes mayor, pero ahora resulta duro. No he tenido una infancia normal pero sí me fijo en a dónde he llegado y la doy por buena. He madurado muy rápido pero no fue fácil", dijo.

Quartararo es el primer campeón francés de la categoría y por ello dijo sentirse "genial". "Dos horas después de la carrera, aún me emociono cuando veo el casco especial, la pizarra y recuerdo todo lo que hemos logrado. Solo tengo 22 años y ya soy campeón del mundo". / EFE

TAMBIÉN TE PODRÍA INTERESAR

Moto GP

A sus 22 años se alzó con el cetro universal| EFE
A sus 22 años se alzó con el cetro universal| EFE
Moto GP

Fabio Quartararo es el nuevo campeón de la Moto GP

Domingo 24| 7:56 pm

Misano Adriático.  El español Marc Márquez (Repsol Honda RC 213 V) ganó el Gran Premio de la Emilia Romaña de MotoGP en el circuito "Marco Simoncelli" de Misano Adriático, en el que el francés Fabio Quartararo (Yamaha YZR M 1) consiguió su primer título mundial y el de Francia en la categoría reina del motociclismo mundial, merced a la caída que sufrió su único rival por el título, el italiano Francesco "Pecco" Bagnaia (Ducati Desmosedici GP21).

Bagnaia salió como una exhalación y enseguida comenzó a abrir hueco respecto a casi todos sus rivales, con el australiano Jack Miller (Ducati Desmosedici GP21) como su principal lugarteniente cubriéndole las espaldas, en tanto que el español Marc Márquez (Repsol Honda RC 213 V) realizó una muy buen salida en la que recuperó cuatro posiciones.

Márquez comenzó a "achuchar" a Jack Miller, que en la cuarta vuelta no pudo aguantar la presión y entró "colado" en la curva quince, en donde perdió la rueda delantera y acabó por los suelos, dejando el camino libre al piloto de Repsol Honda para intentar atacar al líder de la prueba, con su compañero de equipo, Pol Espargaró, tras él.

Fabio Quartararo (Yamaha YZR M 1), que salió desde una muy retrasada decimoquinta posición, se lo fue tomando con mucha, mucha calma, con el claro objetivo de no cometer ningún error y ganando poco a poco posiciones para ser décimo en el sexto giro, pero lejos, a más de siete segundos, de la cabeza, y dejando claro que desde el minuto uno su objetivo era ser campeón del mundo.


"Pecco" Bagnaia y Marc Márquez se fueron distanciando de sus rivales poco a poco para convertirse en los únicos aspirantes claros a pelear por la victoria, con Pol Espargaró peleando el tercer peldaño del podio con el portugués Miguel Oliveira (KTM RC 16), pero sin que ninguno se saliese de su "papel".

Con el piloto de Repsol Honda pegado a la Ducati de Bagnaia, su compañero en el equipo energético, Pol Espargaró, logró dejar atrás a Oliveira, detrás del cual se formó un sexteto en el que estaban los españoles Aleix Espargaró (Aprilia RS-GP), Alex Rins (Suzuki GSX RR), los franceses Fabio Quartararo -por entonces séptimo- y Johann Zarco (Ducati Desmosedici GP21) y los italianos Luca Marini y Franco Morbidelli (Yamaha YZR M 1).

Pero llegó el error. Bagnaia se fue por los suelos a cinco vueltas del final -como también el portugués Miguel Oliveira- y le entregó la victoria en bandeja a Marc Márquez y el título mundial a Fabio Quartararo, que llegó a ponerse tercero, pero en la última vuelta le superó un Enea Bastianini que quería repetir podio y lo consiguió sin demasiada oposición del francés, al que le valía cualquier resultado y le bastó con ser cuarto.


El británico Sam Lowes (Kalex) consiguió su tercera victoria de la temporada en Moto2 por delante de los españoles Augusto Fernández (Kalex) y Arón Canet (Boscoscuro), que se quedó sin gasolina en la recta de meta.

Raúl Fernández (Kalex), que aspira al título mundial de la categoría, protagonizó el "fiasco" de la jornada al irse por los suelos cuando era primero, lo que dejó el camino expedito al australiano Remy Gardner (Kalex), líder del mundial, que a pesar de una mediocre carrera acabó séptimo.

El italiano Dennis Foggia (Honda) consiguió su quinta, y laboriosa, victoria de la temporada en Moto3, con el líder del mundial, el español Pedro Acosta (KTM), tercero, detrás de su compañero de equipo Jaume Masiá (KTM), lo que relega la consecución del título al menos hasta la cita de Portimao (Portugal), dentro de quince días. 

2926474568cd52b21ebc877d5e212392c46d39e8w

No era como lo quería

Quartararo se proclamó campeón del mundo de MotoGP en uno de sus peores fines de semana gracias a la caída de su contrincante, el italiano Francesco "Pecco" Bagnaia, motivo por el que afirmó que "no es la forma" en la que le hubiese gustado ganar el campeonato, pero que es campeón y se siente "súper contento".

"La verdad que ya he perdido un poquito de voz y he llorado un montón, he gritado y me siento maravilloso, porque cuando he cruzado la línea de meta me han venido los recuerdos malos que he pasado y proclamarme campeón de MotoGP es algo que no podía esperar cuando solo hace unos pocos años estaba sufriendo mucho", recuerda el piloto francés de Yamaha.

"Nunca me había clasificado tan mal, decimoquinto, en la carrera más importante de mi vida y si bien escogimos buenos neumáticos, el duro habría sido mejor para nosotros, pero estoy contento con cómo ha ido la carrera, aunque no hubiera ganado el campeonato estoy muy contento por esta carrera. El campeonato es algo extra", explica Quartararo sobre la estrategia empleada.

"El año pasado luchamos para tener la moto de fábrica, pero por culpa de la covid-19, la moto era peor que la de 2019 y este año me he sentido mejor con el tren delantero y es lo que ha hecho que pueda ganar este año", señala Quartararo.

"Tenemos que mejorar la potencia, pero las sensaciones que tenía en la frenada a la hora de realizar los adelantamientos han sido mucho este año. Es cierto que nos queda todavía que mejorar, pero me sentía fundido con la moto. Estoy disfrutando pilotando", afirma.

"La constancia ha sido la clave, hemos finalizado todas las carreras, puntuando en todas, incluso en Jerez con el problema en el brazo y creo que en 2021 ha sido lo mismo que en 2019, pero más rápido", reconoció el campeón francés.

53e666cab06112d256b3fd8efbcb7084b033d11bw

Para Fabio Quartararo, el momento más importante de la temporada ha sido "Mugello, porque Bagnaia era súper rápido" y tuvo una batalla con Zarco que ganó."Esr fue un momento clave, porque recobré mucha confianza".

"Y el momento más difícil para mí fueron 2016 y 2017 y un momento que me ayudó a despertar fue Argentina, cuando me clasifiqué vigésimo octavo, estaba al lado del coche de seguridad y ese momento fue un punto de inflexión para mí y el momento en el que dije 'despierta', pero es que mi estilo de pilotaje no funcionaba en Moto2, hablé con mi equipo, les dije que iba a cambiar y que necesitaría tiempo, y a partir de ese momento finalizamos todas las carreras entre los diez primeros y dimos un paso adelante", narró.

Quartararo dijo no saber si la Yamaha era la mejor moto pues no ha probado las demás "pero si nos fijamos en los comentarios del resto de los pilotos parece que no, pero a mí me está funcionando bastante bien; somos campeones del mundo juntos y podemos estar contentos".

"Me siento muy bien con la moto, tengo dificultades en algunas áreas y a veces me cuesta adelantar, pero con un poquito más de potencia podríamos tener la mejor moto sin duda", asegura convencido Quartararo.

"El año pasado en Valencia estaba muy irritado porque tenía muchos problemas en todas partes y me he dado cuenta de que esa actitud no vale de nada y cuando estás enfadado, es cuando peor puedes expresar tus problemas y lo que le pasa a la moto y este año, por ejemplo en Assen, Viñales era medio segundo más rápido que yo en entrenamientos pero mantuve la calma y pude ganar la carrera", recordó el piloto de Yamaha.

Con el título en el bolsillo, Fabio Quartararo reconoce haber tenido que renunciar a "muchas cosas"; "He tenido que renunciar a muchas cosas sobre todo con mis padres y cuando era pequeño mi padre trabajaba de lunes a viernes y el fin de semana íbamos a entrenar".

"Mi madre se quedaba sola en casa y, cuando volvía, entrenaba con mi hermano, porque estaba un poco gordo y en un momento vi que tenía que dejar de comer hamburguesas del McDonalds", continuó.

"Cuando tenía 13 años me trasladé a España sin mi familia y no tuve una infancia normal, por eso ha resultado más difícil, pero en realidad, cuando eres más pequeño, te hace gracia no estar con tu familia porque te sientes mayor, pero ahora resulta duro. No he tenido una infancia normal pero sí me fijo en a dónde he llegado y la doy por buena. He madurado muy rápido pero no fue fácil", dijo.

Quartararo es el primer campeón francés de la categoría y por ello dijo sentirse "genial". "Dos horas después de la carrera, aún me emociono cuando veo el casco especial, la pizarra y recuerdo todo lo que hemos logrado. Solo tengo 22 años y ya soy campeón del mundo". / EFE

TAMBIÉN TE PODRÍA INTERESAR