Portada del dirario Meridiano
Jueves 01 de Diciembre de 2022

Liga de Campeones

El Madrid no para de ganar esta temporada / EFE
El Madrid no para de ganar esta temporada / EFE
Liga de Campeones

El Real Madrid encomendado a la zurda Valverde para tumbar al Leipzig

Samuel Aldrey 14/09/2022 5:52 pm




El Real Madrid continúa su racha impoluta en esta temporada con una nueva victoria, la segunda en la fase de grupos de la Champions, ante el RB Leipzig en el Santiago Bernabéu (2-0) comandada en ataque por Fede Valverde.

Tras una primera parte en la que los blancos dominaron la posesión, pero sufrieron con las contras de su rival. El partido se reservó todo para el final y, como contamos en Meridiano hace unos días, este Madrid se guarda todo para los segundos tiempos.

La primera parte del partido se sintió envuelto en la desconcertación después de que fuera el adversario alemán quien gobernase durante más de una hora las ocasiones en el césped del Bernabéu.

Quizás, la pasividad del Madrid en esos compases del partido se dieron por el césped maltrecho o por las ausencias llamativas en el once: Benzema, Toni Kroos, Militao y Mendy fueron rotados por Carlo Ancelotti que tiene entre ceja y ceja el parón FIFA y el Mundial de Qatar.

A todas esas el campeón de Europa se sintió incómodo ante los toros rojinegros.

Con Tchouaméni en el eje, Camavinga y Modric no supieron hallar el hilo conductor de la orquetas ofensiva propuesta con Vinicius, Rodrygo y Valverde. En el mediocampo fueron más eficaces Schlager y Haidara.

Ni siquiera Vinicius, uno de los mejores regateadores esta temporada, pudo encontrar un buen para desbordar con electrizante velocidad al sereno Sikamán que lo marcó de manera feroz en el primer tiempo.

En cambio, Timo Werner era una pesadilla cayendo por el costado izquierdo, entre el central y el lateral. En el mismo sitio donde generó el 0-3 del Chelsea hace unos meses estuvo a punto de abrir la lata con un pase al que no llegó Nkunku por centímetros. 

El partido siguió entonces un ritmo anodino y pausado hasta el final del primer tiempo cuando Modric se internó por una rendija en el área del Leipzig y Schlager lo derribó, pero no hubo penal. Aunque, ni esa jugada espabiló al Madrid.

De hecho, Carlo Ancelotti lo apuntó en la rueda de prensa al final del partido: "Necesitábamos energía para el segundo tiempo". El equipo bajo el análisis del italiano tuvo un primer tiempo apagado, mérito del Leipzig. 

Así tras una primera parte en la que los blancos dominaron la posesión los de Ancelotti dieron un paso adelante en el segundo tiempo y empotraron a los germanos contra su portería.

No fue hasta los minutos finales que en ese acoso al arco alemán Vinicius se escapó por fin de su marca y halló a Fede Valverde que pasó de "Pajarito" a "Halcón". El uruguayo al recibir la pelota hizo un quiebre, se perfiló con su zurda y se sacó un chute ajustado al palo. 

El gol no tumbó al Leipzig que en el tramo final volvió a tener una chance en los botines de N'kunku para silenciar al Bernabéu, pero Carvajal alzó el muro y el último giro lo dieron Toni Kroos y Marco Asensio, ambos entraron como revulsivos y revolucionaron con una jugada preparada. 

Desde una falta lateral Kroos sirvió a Asensio en la frontal del área. Desde allí Asensio preparó el cañón de su zurda y sacó un disparo prodigioso. A las redes.

El equipo en pleno abrazó Marco, tras su polémica la jornada pasada, con Carvajal pidiendo el aplauso para el 11 y el Madrid continúa su camino impoluto esta temporada, no conoce la derrota. 

TAMBIÉN TE PODRÍA INTERESAR

Liga de Campeones

El Madrid no para de ganar esta temporada / EFE
El Madrid no para de ganar esta temporada / EFE
Liga de Campeones

El Real Madrid encomendado a la zurda Valverde para tumbar al Leipzig

Samuel Aldrey 14/09/2022 5:52 pm



El Real Madrid continúa su racha impoluta en esta temporada con una nueva victoria, la segunda en la fase de grupos de la Champions, ante el RB Leipzig en el Santiago Bernabéu (2-0) comandada en ataque por Fede Valverde.

Tras una primera parte en la que los blancos dominaron la posesión, pero sufrieron con las contras de su rival. El partido se reservó todo para el final y, como contamos en Meridiano hace unos días, este Madrid se guarda todo para los segundos tiempos.

La primera parte del partido se sintió envuelto en la desconcertación después de que fuera el adversario alemán quien gobernase durante más de una hora las ocasiones en el césped del Bernabéu.

Quizás, la pasividad del Madrid en esos compases del partido se dieron por el césped maltrecho o por las ausencias llamativas en el once: Benzema, Toni Kroos, Militao y Mendy fueron rotados por Carlo Ancelotti que tiene entre ceja y ceja el parón FIFA y el Mundial de Qatar.

A todas esas el campeón de Europa se sintió incómodo ante los toros rojinegros.

Con Tchouaméni en el eje, Camavinga y Modric no supieron hallar el hilo conductor de la orquetas ofensiva propuesta con Vinicius, Rodrygo y Valverde. En el mediocampo fueron más eficaces Schlager y Haidara.

Ni siquiera Vinicius, uno de los mejores regateadores esta temporada, pudo encontrar un buen para desbordar con electrizante velocidad al sereno Sikamán que lo marcó de manera feroz en el primer tiempo.

En cambio, Timo Werner era una pesadilla cayendo por el costado izquierdo, entre el central y el lateral. En el mismo sitio donde generó el 0-3 del Chelsea hace unos meses estuvo a punto de abrir la lata con un pase al que no llegó Nkunku por centímetros. 

El partido siguió entonces un ritmo anodino y pausado hasta el final del primer tiempo cuando Modric se internó por una rendija en el área del Leipzig y Schlager lo derribó, pero no hubo penal. Aunque, ni esa jugada espabiló al Madrid.

De hecho, Carlo Ancelotti lo apuntó en la rueda de prensa al final del partido: "Necesitábamos energía para el segundo tiempo". El equipo bajo el análisis del italiano tuvo un primer tiempo apagado, mérito del Leipzig. 

Así tras una primera parte en la que los blancos dominaron la posesión los de Ancelotti dieron un paso adelante en el segundo tiempo y empotraron a los germanos contra su portería.

No fue hasta los minutos finales que en ese acoso al arco alemán Vinicius se escapó por fin de su marca y halló a Fede Valverde que pasó de "Pajarito" a "Halcón". El uruguayo al recibir la pelota hizo un quiebre, se perfiló con su zurda y se sacó un chute ajustado al palo. 

El gol no tumbó al Leipzig que en el tramo final volvió a tener una chance en los botines de N'kunku para silenciar al Bernabéu, pero Carvajal alzó el muro y el último giro lo dieron Toni Kroos y Marco Asensio, ambos entraron como revulsivos y revolucionaron con una jugada preparada. 

Desde una falta lateral Kroos sirvió a Asensio en la frontal del área. Desde allí Asensio preparó el cañón de su zurda y sacó un disparo prodigioso. A las redes.

El equipo en pleno abrazó Marco, tras su polémica la jornada pasada, con Carvajal pidiendo el aplauso para el 11 y el Madrid continúa su camino impoluto esta temporada, no conoce la derrota. 

TAMBIÉN TE PODRÍA INTERESAR