Portada del dirario Meridiano
Martes 16 de Agosto de 2022

La Vinotinto

Venezuela cae ante Chile por los penales / AP
Venezuela cae ante Chile por los penales / AP
La Vinotinto

Copa América femenina 2022: A Venezuela le falta dar el gran salto

Samuel Aldrey 25/07/2022 1:59 pm




La Copa América femenina pasa a toda velocidad, como suelen transcurrir estas competiciones. Las chicas de Venezuela no lograron meterse en semifinales ni obtuvieron el quinto puesto ante Chile y ahora regresan a Venezuela 

Desde la previa ellas llenaron de ilusión con una fuerza nunca antes vista. Vieron reconocido ese sentimiento con apoyo y seguimiento lo que ellas pusieron siempre en la cancha: talento, compromiso y esfuerzo por llegar a lo más alto.

¿Cómo explicar lo inexplicable? ¿Qué decir de un fallo en un penalti? ¿Cómo reflexionar en esta tarde oscura sabiendo que el repechaje quedó a once pasos? Basta con volver a ver las caras de las muchachas tras la tanda de penales.

Es imposible interpretar sus silencios y comprender la impotencia que debieron sentir. En sus cabezas pasarán fotogramas a toda velocidad de las oportunidades falladas, pero quizás lo peor de ello es que se perdió sin aflorar el alma. 

No supimos buscar el partido. En los dos enfrentamientos de mayor presión -Argentina y Chile-  faltó convencerse de una cosa bien clara: ser capaces de competir por lo máximo; pasar de tener un sueño a concretarlo.

Lea también: Deyna afronta las críticas tras fallar su penal

No obstante, a pesar de esa cruda realidad el equipo ha dado un paso casi más importante: dibujar un futuro donde ese logro es posible. Lo han hecho en un camino repleto ocasiones que no se concretaron y que pudieron cambiar por completo el futuro de la selección.

A pesar de todos los fallos -normales en el fútbol-, el equipo ha transmitido fortaleza ante la adversidad. Cuando uno no tiene logros pasados en los que apoyarse, es el momento más proclive para bajar los brazos.

"Nos vamos de este torneo dando una buena cara para Venezuela. Creo que hoy por hoy toda Sudamérica nos tiene respeto. Lo único que debemos hacer en el vestuario es levantar cabeza porque dimos todo lo que teníamos" dijo Pamela Conti tras la derrota contra Chile. 

La selección busca cimentar un camino de éxito, pero éxito solo se consigue después de muchos fracasos. Ahí Venezuela ha mostrado una voluntad impresionante para ser un grupo, sumar fuerzas entre todas y remar hasta levantarse para rendir al 100%.

Y es que el camino no fue sencillo. Los comienzos en las competiciones nunca son fáciles. Venezuela se enfrentaba a un grupo complicado donde Brasil, una de las principales potencias continentales, partía como favorita.

Además, el primer partido contra Uruguay mostró el talento de Deyna para resolver un partido, pero las chicas se fueron sintiendo más incómodas con el paso de los partidos, compitiendo como un bloque, pero sin disfrutar del escenario.

A pesar de no conseguir un resultado positivo, el deporte ayuda cuando desnuda tu margen de mejora. Venezuela en esta competencia observó qué carencias trabajar de cara al futuro y eso es tan válido como una victoria.

El encuentro decisivo ante Argentina, donde la victoria garantizaba la clasificación, mostró a un grupo dispuesto a competir desde la ambición. Venezuela dibujó un partido completo con muchas ocasiones de gol, pero sin la contundencia necesaria ni el control total del partido en un mediocampo que no supo sostener en los últimos minutos la pelota con sobriedad.

En los grandes torneos, uno desea los mayores desafíos. Venezuela compitió y mantuvo el pulso hasta los últimos minutos dando una sensación de que aún este equipo no ha llegado a su techo ni a su potencial.

En esa tensión de buscar la gloria, a Pamela Conti quizás le faltó más coraje para realizar cambios que seguro está rondando en su mente. Aunque Venezuela se queda, la sensación era distinta a ocasiones anteriores. Este equipo puede recortar distancias y el grupo mira al futuro con hambre por la próxima oportunidad.

Ahora saben que tienen equipo para conseguirlo. La revancha para esta generación aparece en el horizonte como una motivación, toda una oportunidad para dar por fin el gran salto.

Cuando la adrenalina se marcha, queda el reconocimiento de los tuyos. Y este equipo se hará más fuerte tras esta competición. 

Miguel cabrera descarga

 

TAMBIÉN TE PODRÍA INTERESAR

La Vinotinto

Venezuela cae ante Chile por los penales / AP
Venezuela cae ante Chile por los penales / AP
La Vinotinto

Copa América femenina 2022: A Venezuela le falta dar el gran salto

Samuel Aldrey 25/07/2022 1:59 pm



La Copa América femenina pasa a toda velocidad, como suelen transcurrir estas competiciones. Las chicas de Venezuela no lograron meterse en semifinales ni obtuvieron el quinto puesto ante Chile y ahora regresan a Venezuela 

Desde la previa ellas llenaron de ilusión con una fuerza nunca antes vista. Vieron reconocido ese sentimiento con apoyo y seguimiento lo que ellas pusieron siempre en la cancha: talento, compromiso y esfuerzo por llegar a lo más alto.

¿Cómo explicar lo inexplicable? ¿Qué decir de un fallo en un penalti? ¿Cómo reflexionar en esta tarde oscura sabiendo que el repechaje quedó a once pasos? Basta con volver a ver las caras de las muchachas tras la tanda de penales.

Es imposible interpretar sus silencios y comprender la impotencia que debieron sentir. En sus cabezas pasarán fotogramas a toda velocidad de las oportunidades falladas, pero quizás lo peor de ello es que se perdió sin aflorar el alma. 

No supimos buscar el partido. En los dos enfrentamientos de mayor presión -Argentina y Chile-  faltó convencerse de una cosa bien clara: ser capaces de competir por lo máximo; pasar de tener un sueño a concretarlo.

Lea también: Deyna afronta las críticas tras fallar su penal

No obstante, a pesar de esa cruda realidad el equipo ha dado un paso casi más importante: dibujar un futuro donde ese logro es posible. Lo han hecho en un camino repleto ocasiones que no se concretaron y que pudieron cambiar por completo el futuro de la selección.

A pesar de todos los fallos -normales en el fútbol-, el equipo ha transmitido fortaleza ante la adversidad. Cuando uno no tiene logros pasados en los que apoyarse, es el momento más proclive para bajar los brazos.

"Nos vamos de este torneo dando una buena cara para Venezuela. Creo que hoy por hoy toda Sudamérica nos tiene respeto. Lo único que debemos hacer en el vestuario es levantar cabeza porque dimos todo lo que teníamos" dijo Pamela Conti tras la derrota contra Chile. 

La selección busca cimentar un camino de éxito, pero éxito solo se consigue después de muchos fracasos. Ahí Venezuela ha mostrado una voluntad impresionante para ser un grupo, sumar fuerzas entre todas y remar hasta levantarse para rendir al 100%.

Y es que el camino no fue sencillo. Los comienzos en las competiciones nunca son fáciles. Venezuela se enfrentaba a un grupo complicado donde Brasil, una de las principales potencias continentales, partía como favorita.

Además, el primer partido contra Uruguay mostró el talento de Deyna para resolver un partido, pero las chicas se fueron sintiendo más incómodas con el paso de los partidos, compitiendo como un bloque, pero sin disfrutar del escenario.

A pesar de no conseguir un resultado positivo, el deporte ayuda cuando desnuda tu margen de mejora. Venezuela en esta competencia observó qué carencias trabajar de cara al futuro y eso es tan válido como una victoria.

El encuentro decisivo ante Argentina, donde la victoria garantizaba la clasificación, mostró a un grupo dispuesto a competir desde la ambición. Venezuela dibujó un partido completo con muchas ocasiones de gol, pero sin la contundencia necesaria ni el control total del partido en un mediocampo que no supo sostener en los últimos minutos la pelota con sobriedad.

En los grandes torneos, uno desea los mayores desafíos. Venezuela compitió y mantuvo el pulso hasta los últimos minutos dando una sensación de que aún este equipo no ha llegado a su techo ni a su potencial.

En esa tensión de buscar la gloria, a Pamela Conti quizás le faltó más coraje para realizar cambios que seguro está rondando en su mente. Aunque Venezuela se queda, la sensación era distinta a ocasiones anteriores. Este equipo puede recortar distancias y el grupo mira al futuro con hambre por la próxima oportunidad.

Ahora saben que tienen equipo para conseguirlo. La revancha para esta generación aparece en el horizonte como una motivación, toda una oportunidad para dar por fin el gran salto.

Cuando la adrenalina se marcha, queda el reconocimiento de los tuyos. Y este equipo se hará más fuerte tras esta competición. 

TAMBIÉN TE PODRÍA INTERESAR