Portada del dirario Meridiano
Martes 27 de Octubre de 2020

Baloncesto Internacional

La venezolana le toca conquistar suelo vikingo / foto cortesía
La venezolana le toca conquistar suelo vikingo / foto cortesía
Baloncesto Internacional

Daniela Wallen a seguir conquistando tierras asgardianas

Miércoles 23| 6:50 pm


Rowerth Goncalves
@rowerth92

Islandia, territorio legendario de los vikingos y considerado la puerta de Asgard (el olimpo según la mitología nórdica), es uno de los países menos poblados del mundo. La nación nórdica cuenta con, apenas 357.000 habitantes, casi la misma cantidad que la ciudad de Cabimas. En el alejado territorio isleño azotado por cambios de clima inclementes una venezolana brilla en la liga de baloncesto de ese país: Daniela Wallen, una trotamundo del baloncesto, comenzará hoy su segunda temporada en el Keflavik, uno de los más ganadores de la disciplina.

“Lamentablemente a principios de año se tuvo que suspender la liga por el problema del virus, aunque aquí no afectó tanto en comparación a otros países, pero si tuvieron que detener y suspender por prudencia y para evitar propagaciones. La temporada pasada acabamos de terceras en la liga y bueno este año venimos con más expectativas”, comentó la caraqueña que se ha convertido en la líder ofensivo de su equipo. Wallen ha jugado en Finlandia, Suecia, Australia, Paraguay, Colombia y en Estados Unidos.

Desde su llegada a suelo vikingo Wallen sabía lo importante que sería para su equipo, pero su pericia y su sexto sentido le hicieron llevar las cosas con calma. “Cuando hicimos el primer partido de pretemporada lo primero que me dijo el entrenador fue que, prácticamente, me agarrara el juego para mí y yo obviamente no conocía ninguna de las jugadoras, no sabía mucho de ellas pero lo que yo dije fue, no voy a hacer eso porque después no quiero que me agarren rabia o que sientan que soy egoísta o algo así entonces este decidí llevarla con calma”, aseguró.

Esta temporada la caraqueña tendrá que mostrar aún más su rol como líder en la joven plantilla del Keflavik. “Esta temporada algunas jugadoras se fueron a Estados Unidos y otras se cambiaron de equipo, hubo una renovación, siento que tenemos un buen equipo y siento que podemos llegar bastante lejos”, comentó Wallen quién ha tenido molestias en su rodilla, pero lo ha tratado.

Pelear contra el clima. Islandia no es una nación fácil para el extranjero, no por su gente, sino por su clima y su idioma, el difícil islandés, lengua que data desde la época de los vikingos y la más cercana a ellos en estos tiempos. Su clima es inclemente, su temperatura máxima anual es de 7 grados, mientras que la mínima es de 2. Además, solo tienen 1279 horas de sol cada 365 días, lo que representa que tienen solo 53 días de sol. El mes de diciembre es completamente arropado por la noche.

“El clima sí es un poco fastidioso, aquí tienen un dicho que dice ‘si no te gusta el clima de Islandia pues espérate cinco minutos’, porque literalmente cada cinco minutos cambia el clima, a veces son las ocho de la mañana y hay un sol increíble, pero ya a las ocho y media llueve y después a las ocho y cuarenta y cinco hay una brisa aterradora y después a las nueve otra vez vuelve el sol o sea es algo que tú no te esperas para nada, entonces eso es lo único que no me agrada de aquí”, comentó Wallen quién se ha adaptado de gran forma, incluso, ya se comunica en islandés.

Wallen tenía un poco de temor por el idioma, pero su fluido inglés tras años de estudios en Estados Unidos la ha ayudado en el proceso. “La adaptación aquí fue, al principio, un poco complicada por cuestiones de clima y, bueno, de idioma, ellos pero se me facilitó mucho porque aquí hablan el inglés entonces es más fácil para mí comunicarme de esa manera y también de que aquí son muy amables en el centro de atención y todo eso por eso es que me gustó por eso es que me quedé un segundo año”, aseveró.

“Me importaba cómo me iban a tratar y que tan cómoda iba a estar en el club, gracias a Dios fui recibida bastante bien, fui atendida también, entonces eso ayudó bastante el proceso de adaptación aquí en Islandia”, aseguró la criolla que ya es toda una vikinga en uno de los países con mejor calidad de vida en el mundo.

Baloncesto Internacional

La venezolana le toca conquistar suelo vikingo / foto cortesía
La venezolana le toca conquistar suelo vikingo / foto cortesía
Baloncesto Internacional

Daniela Wallen a seguir conquistando tierras asgardianas

Miércoles 23| 6:50 pm

Rowerth Goncalves
@rowerth92

Islandia, territorio legendario de los vikingos y considerado la puerta de Asgard (el olimpo según la mitología nórdica), es uno de los países menos poblados del mundo. La nación nórdica cuenta con, apenas 357.000 habitantes, casi la misma cantidad que la ciudad de Cabimas. En el alejado territorio isleño azotado por cambios de clima inclementes una venezolana brilla en la liga de baloncesto de ese país: Daniela Wallen, una trotamundo del baloncesto, comenzará hoy su segunda temporada en el Keflavik, uno de los más ganadores de la disciplina.

“Lamentablemente a principios de año se tuvo que suspender la liga por el problema del virus, aunque aquí no afectó tanto en comparación a otros países, pero si tuvieron que detener y suspender por prudencia y para evitar propagaciones. La temporada pasada acabamos de terceras en la liga y bueno este año venimos con más expectativas”, comentó la caraqueña que se ha convertido en la líder ofensivo de su equipo. Wallen ha jugado en Finlandia, Suecia, Australia, Paraguay, Colombia y en Estados Unidos.

Desde su llegada a suelo vikingo Wallen sabía lo importante que sería para su equipo, pero su pericia y su sexto sentido le hicieron llevar las cosas con calma. “Cuando hicimos el primer partido de pretemporada lo primero que me dijo el entrenador fue que, prácticamente, me agarrara el juego para mí y yo obviamente no conocía ninguna de las jugadoras, no sabía mucho de ellas pero lo que yo dije fue, no voy a hacer eso porque después no quiero que me agarren rabia o que sientan que soy egoísta o algo así entonces este decidí llevarla con calma”, aseguró.

Esta temporada la caraqueña tendrá que mostrar aún más su rol como líder en la joven plantilla del Keflavik. “Esta temporada algunas jugadoras se fueron a Estados Unidos y otras se cambiaron de equipo, hubo una renovación, siento que tenemos un buen equipo y siento que podemos llegar bastante lejos”, comentó Wallen quién ha tenido molestias en su rodilla, pero lo ha tratado.

Pelear contra el clima. Islandia no es una nación fácil para el extranjero, no por su gente, sino por su clima y su idioma, el difícil islandés, lengua que data desde la época de los vikingos y la más cercana a ellos en estos tiempos. Su clima es inclemente, su temperatura máxima anual es de 7 grados, mientras que la mínima es de 2. Además, solo tienen 1279 horas de sol cada 365 días, lo que representa que tienen solo 53 días de sol. El mes de diciembre es completamente arropado por la noche.

“El clima sí es un poco fastidioso, aquí tienen un dicho que dice ‘si no te gusta el clima de Islandia pues espérate cinco minutos’, porque literalmente cada cinco minutos cambia el clima, a veces son las ocho de la mañana y hay un sol increíble, pero ya a las ocho y media llueve y después a las ocho y cuarenta y cinco hay una brisa aterradora y después a las nueve otra vez vuelve el sol o sea es algo que tú no te esperas para nada, entonces eso es lo único que no me agrada de aquí”, comentó Wallen quién se ha adaptado de gran forma, incluso, ya se comunica en islandés.

Wallen tenía un poco de temor por el idioma, pero su fluido inglés tras años de estudios en Estados Unidos la ha ayudado en el proceso. “La adaptación aquí fue, al principio, un poco complicada por cuestiones de clima y, bueno, de idioma, ellos pero se me facilitó mucho porque aquí hablan el inglés entonces es más fácil para mí comunicarme de esa manera y también de que aquí son muy amables en el centro de atención y todo eso por eso es que me gustó por eso es que me quedé un segundo año”, aseveró.

“Me importaba cómo me iban a tratar y que tan cómoda iba a estar en el club, gracias a Dios fui recibida bastante bien, fui atendida también, entonces eso ayudó bastante el proceso de adaptación aquí en Islandia”, aseguró la criolla que ya es toda una vikinga en uno de los países con mejor calidad de vida en el mundo.

TAMBIÉN TE PODRÍA INTERESAR



AGENDA MERIDIANO