Imagen portada
VE
Escoge tu edición de meridiano.net favorita
VE (Venezuela)
US (USA)
Salud

¿No tienes el mismo deseo sexual que tu pareja? Prueba con esta técnica infalible

Otros factores a tomar en consideración durante el encuentro sexual son la atracción, el enamoramiento y la libertad corporal básica

Domingo, 31 de marzo de 2024 a las 09:30 am
Foto: Referencial / Cortesía

El deseo sexual es la reacción corporal ante una serie de estímulos externos. No obstante, su intensidad varía dependiendo de factores físicos, psicológicos, emocionales así como la edad, estilo de vida, educación, entre otros. 
En el primer libro de la educadora sexual Dra. Emily Nagoski denominado "Come As You Are Surprising New Science That Will Transform Your Sex Life", abrió un debate sobre las diferencias que pueden experimentar las parejas en cuanto al libido se refiere.

La idea de escribir el libro se basó principalmente en abordar elementos que no son tomados en consideración como la empatía, la vulnerabilidad, la espontaneidad y el vínculo afectivo.
Actualmente, muchas parejas deben luchar contra el estrés, lo que les impide tener un acto sexual placentero. Es importante hallarse en el mismo nivel emocional, que ambos den el consentimiento, además, deben contar con la motivación y la voluntad.
Para quienes se le dificulta estar en dicho nivel de apertura, la autora recomienda atravesar ese plano, pues si el estado mental es de curiosidad, aventurero y exploratorio, juguetón resulta más sencillo sentir el deseo.
Según su criterio necesitas hacer una transición del estrés al juego y después, al deseo.
De igual modo, Nagoski, puntualiza que el plano emocional de cada persona es diferente. Por ello, algunos pueden pasar de sentirse estresados a sentirse sexy. Mientras que otros, ameritan sentirse cuidados antes de llegar al deseo.
La clave radica en identificar en qué espacios puedes encontrarte antes de sentirte sexy y seguidamente, tomar acciones que puedan llevarte a un estado mental que estés abierto a sentir placer.
Por último, la autora precisa que la libertad es parte de la autonomía corporal básica, donde cada uno puede elegir cómo y cuándo los tocan, además, de cómo reaccionan ante ello.

FARÁNDULA