Portada del dirario Meridiano
Lunes 16 de Mayo de 2022

La Vinotinto

Salomón fue el máximo goleador de la eliminatoria para la Vinotinto / EFE
Salomón fue el máximo goleador de la eliminatoria para la Vinotinto / EFE
La Vinotinto

Salomón Rondón: el nueve de la selección contra el tiempo

31/03/2022 4:12 pm




Samuel Aldrey | @SamuelAldrey

No hay selección en CONMEBOL con tantas dificultades para encontrar a su delantero centro como la de Venezuela, debate en todas las eliminatorias.

Lea también: La Vinotinto y las eliminatorias: las manos vacías

Solo Salomón Rondón resuelve ese enigma con goles, pero tan cerca ya de su adiós -hasta que el cuerpo le aguante- la cuestión del nueve en Venezuela es una batalla contra el tiempo. 

El delantero centro es una figura que generalmente adquiere más importancia cuando las cosas van mal que en los buenos tiempos. En ocasiones, el éxito oculta situaciones que deberían invitar a la polémica.

Giroud no marcó, ni remató entre los palos, en el Mundial de Rusia, pero Francia ganó el Mundial. A nadie importó que no hizo nada de cara a gol. Al revés, se dijo que su abnegación y sombría cuenta goleadora  resultó decisiva en el triunfo de Francia.

Lo mismo ocurrió hace 20 años, con Guivarch, el irrelevante delantero de la selección francesa que conquistó el Mundial de 1998.

El peso de ser el '9'

A nadie le importa el Salomón Rondón o Josef Martínez de turno cuando el equipo gana. Sin embargo, se les habría despellejado en la derrota: el nueve es un termómetro andante.

La gente quiere seguridades en este juego extremadamente incierto. Al especialista del gol, asociado al delantero centro desde que el fútbol es fútbol, se la atribuye esta enorme responsabilidad. Si factura en el área, se pasarán por alto sus demás pecadillos.

Venezuela ha convertido un debate casi estético —cómo integrar a un delantero centro nuevo y joven— en un asunto prioritario.

 

Incluso en la ausencia de Rondón ningún futbolista de la actual nómina utilizada por tres técnicos pudo mejorar lo que hizo Salomón en los últimos cuatro partidos / EFE


Las decepciones en las últimas eliminatorias han merecido análisis de toda clase, pero sobre todo han señalado la ausencia de nueves fiables, de característicos del área y del gol, pero Rondón incluso con muchos menos partidos demostró que aún puede marcar goles. 

Lea también: La segunda desdicha de Wuilker 

La falta de un talento nuevo

El tópico indica que Venezuela no ha contado con delanteros de categoría desde... Salomón Rondón, un goleador muy particular en una selección que alteraba por igual los nervios de los defensas rivales como los de sus propios aficionados con el transcurrir del tiempo.

Rondón se convirtió en el máximo goleador de la selección desplazándose incluso desde el costado izquierdo. Se distinguía tanto por sus goles como por su astucia para adaptarse a un equipo que durante años ha condenado a los delanteros ineficaces.

Salomón comprendía el estilo del equipo y el equipo entendía perfectamente a Salomón. Esa simbiosis no se ha vuelto a producir, quizás desde la marcha de César Farías.

Además, el tiempo de Salomón, 32 años, golpea a una Venezuela que no ha generado delanteros de prestigio mundial.

Aunque, nunca hemos sido un país que ha enviado delanteros al primer nivel de las principales ligas europeas: el único es Salomón. Josef, no dio la talla en Italia.

 

Quizás, no producimos delanteros competentes con mayor frecuencia de la que se debería y en esta eliminatoria quedó más evidente - como muestra la imagen de arriba-. 

Aunque algunos, excepto el recién ingresado Eric Ramírez, han ganado títulos en el extranjero y algunos se han sido figuras en algún momento, pero su ajuste en la selección rara vez ha cumplido las expectativas.

Todos se ven obligados a participar en la árida dialéctica que ha presidido el último decenio de la selección: el desencuentro de nuestros delanteros con el arco.

Ahora, con los malos resultados en las tres últimas eliminatorias, los aficionados quieren seguridad y goles. Delanteros que dejen de sentirse incómodos en la selección, pero el único que se mantiene con el paso de los entrenadores es Rondón. 

Pékerman se enfrenta al tiempo al igual que Rondón.

Nuestro seleccionador debe hallar un nueve que pueda reemplazar al máximo goleador de la selección o quizás Venezuela deba ser como Francia buscar un modelo de juego donde su delantero no sea tan necesario para el gol y tener un Giroud o un Guivarch. 

Miguel cabrera descarga

 

TAMBIÉN TE PODRÍA INTERESAR

La Vinotinto

Salomón fue el máximo goleador de la eliminatoria para la Vinotinto / EFE
Salomón fue el máximo goleador de la eliminatoria para la Vinotinto / EFE
La Vinotinto

Salomón Rondón: el nueve de la selección contra el tiempo

Jueves 31| 4:12 pm

Samuel Aldrey | @SamuelAldrey

No hay selección en CONMEBOL con tantas dificultades para encontrar a su delantero centro como la de Venezuela, debate en todas las eliminatorias.

Lea también: La Vinotinto y las eliminatorias: las manos vacías

Solo Salomón Rondón resuelve ese enigma con goles, pero tan cerca ya de su adiós -hasta que el cuerpo le aguante- la cuestión del nueve en Venezuela es una batalla contra el tiempo. 

El delantero centro es una figura que generalmente adquiere más importancia cuando las cosas van mal que en los buenos tiempos. En ocasiones, el éxito oculta situaciones que deberían invitar a la polémica.

Giroud no marcó, ni remató entre los palos, en el Mundial de Rusia, pero Francia ganó el Mundial. A nadie importó que no hizo nada de cara a gol. Al revés, se dijo que su abnegación y sombría cuenta goleadora  resultó decisiva en el triunfo de Francia.

Lo mismo ocurrió hace 20 años, con Guivarch, el irrelevante delantero de la selección francesa que conquistó el Mundial de 1998.

El peso de ser el '9'

A nadie le importa el Salomón Rondón o Josef Martínez de turno cuando el equipo gana. Sin embargo, se les habría despellejado en la derrota: el nueve es un termómetro andante.

La gente quiere seguridades en este juego extremadamente incierto. Al especialista del gol, asociado al delantero centro desde que el fútbol es fútbol, se la atribuye esta enorme responsabilidad. Si factura en el área, se pasarán por alto sus demás pecadillos.

Venezuela ha convertido un debate casi estético —cómo integrar a un delantero centro nuevo y joven— en un asunto prioritario.

 

Incluso en la ausencia de Rondón ningún futbolista de la actual nómina utilizada por tres técnicos pudo mejorar lo que hizo Salomón en los últimos cuatro partidos / EFE


Las decepciones en las últimas eliminatorias han merecido análisis de toda clase, pero sobre todo han señalado la ausencia de nueves fiables, de característicos del área y del gol, pero Rondón incluso con muchos menos partidos demostró que aún puede marcar goles. 

Lea también: La segunda desdicha de Wuilker 

La falta de un talento nuevo

El tópico indica que Venezuela no ha contado con delanteros de categoría desde... Salomón Rondón, un goleador muy particular en una selección que alteraba por igual los nervios de los defensas rivales como los de sus propios aficionados con el transcurrir del tiempo.

Rondón se convirtió en el máximo goleador de la selección desplazándose incluso desde el costado izquierdo. Se distinguía tanto por sus goles como por su astucia para adaptarse a un equipo que durante años ha condenado a los delanteros ineficaces.

Salomón comprendía el estilo del equipo y el equipo entendía perfectamente a Salomón. Esa simbiosis no se ha vuelto a producir, quizás desde la marcha de César Farías.

Además, el tiempo de Salomón, 32 años, golpea a una Venezuela que no ha generado delanteros de prestigio mundial.

Aunque, nunca hemos sido un país que ha enviado delanteros al primer nivel de las principales ligas europeas: el único es Salomón. Josef, no dio la talla en Italia.

 

Quizás, no producimos delanteros competentes con mayor frecuencia de la que se debería y en esta eliminatoria quedó más evidente - como muestra la imagen de arriba-. 

Aunque algunos, excepto el recién ingresado Eric Ramírez, han ganado títulos en el extranjero y algunos se han sido figuras en algún momento, pero su ajuste en la selección rara vez ha cumplido las expectativas.

Todos se ven obligados a participar en la árida dialéctica que ha presidido el último decenio de la selección: el desencuentro de nuestros delanteros con el arco.

Ahora, con los malos resultados en las tres últimas eliminatorias, los aficionados quieren seguridad y goles. Delanteros que dejen de sentirse incómodos en la selección, pero el único que se mantiene con el paso de los entrenadores es Rondón. 

Pékerman se enfrenta al tiempo al igual que Rondón.

Nuestro seleccionador debe hallar un nueve que pueda reemplazar al máximo goleador de la selección o quizás Venezuela deba ser como Francia buscar un modelo de juego donde su delantero no sea tan necesario para el gol y tener un Giroud o un Guivarch. 

TAMBIÉN TE PODRÍA INTERESAR