Portada del dirario Meridiano
Viernes 14 de Mayo de 2021

Fútbol Venezolano

Su base de operaciones fue el campo del Pedagógico| @PablinhooAlee
Su base de operaciones fue el campo del Pedagógico| @PablinhooAlee
Fútbol Venezolano

La odisea que sufrió Atlético SC para afrontar la Copa Libertadores Femenina

Viernes 2| 9:59 pm


Solicitamos si existía la posibilidad de concentrar en CNAR de Yaracuy con miras a la Copa , la respuesta fue negativa"

Redacción Meridiano

CARACAS. Atlético Sport Club consiguió un título de altura en el Torneo Invitacional Femenino 2021, competición que organizó la Federación Venezolana de Fútbol para conseguir en tiempo récord a un representante en la Copa CONMEBOL Libertadores, y con base en el esfuerzo de todo un plantel, el elenco mirandino consiguió alzar la copa. Sin embargo, su preparación fue pasada por dificultades que al final incidieron en los resultados.

La oncena fue despachada tras tres encuentros del torneo, en el que solo marcaron un gol, el de Lisbeth Bandrés en la derrota 1-2 frente a Sol de América de Paraguay. Otras dos caídas, más contundentes contra River Plate de Argentina e Independiente Santa Fe de Colombia, sellaron una dura participación del cuadro dirigido por Edward Agustín.

Pero ese desempeño va de la mano del calvario que pasó el conjunto desde el 5 de febrero, fecha en la que conquistaron la gloria nacional, y el 6 de marzo, cuando se estrenaron en el certamen continental. Temas burocráticos, de salud y logísticos atentaron a las aspiraciones deportivas de dar la talla.

Atlético acusó la falta de entendimiento para obtener los documentos que permitieran un viaje acorde, además de lo complicado de salir en la Venezuela actual. "La fatiga es mucho mayor y los niveles de estrés por los factores migratorios en tiempos de la COVID tanto en Colombia como en Argentina jugaron un papel importante en los estados psicológicos de las chicas", comentó Amilcar García, preparador físico de la escuadra.

Para llegar desde Caracas a Buenos Aires, Argentina, donde se disputó la competición, la plantilla tenía una ruta trazada por CONMEBOL con una línea que los iba a llevar desde Maiquetía a Panamá y de allí al Sur, pero todo se cayó debido al requerimiento de una visa para pisar suelo canalero.

"Al no tener relaciones diplomáticas con Panamá, se nos hizo imposible hacer el primer itinerario, por eso nos tocó viajar por Cúcuta", soltó el encargado de las condiciones competitivas de las futbolistas.

Superado eso, el siguiente escollo fue documentar debidamente a cada jugadora, para lo cual contaron con "muchas trabas para lo que en realidad amerita. Estamos hablando del campeón de Venezuela (...) el trato para los equipos que están en estas circunstancias especiales el trato por parte del SAIME debería ser especial y en caso de complicaciones el máximo rector que es la FVF debería brindar su mejor disposición", se cuestionó.

Aunado a ello, cinco jugadoras del equipo principal -incluidas cuatro titulares- no fueron de la partida en el torneo tras dar positivo del nuevo coronavirus, horas antes de partir hacia el vecino país. "Fue lamentable perder una gran base del equipo, quedo demostrado que así tengamos el mejor de lo cuidados , lo mejor en prevención, aún seguimos a merced del comportamiento del virus".

En ello, habló de la movilidad de las futbolistas a los entrenamientos, que en muchos casos se daba a través del transporte público, uno de los espacios en los que el virus se concentra más y existe mayor posibilidad de contagio. Tras las bajas, el equipo técnico trabajó en traer elementos de otros clubes para reforzar el plantel.

Sin embargo, ese tema también tuvo su particularidad. "Algún tema de pasaporte que pudiera generar algo de demora para que las jugadoras se integraran en su totalidad en algunas secciones de trabajo", siguió contando el integrante del cuerpo técnico.

Finalmente, Bandrés, Raiderlin Carrasco (ambas del Caracas Fútbol Club) y Neily Carrasquel (Deportivo Petare) fueron las futbolistas que se sumaron a la causa del Atlético SC.

La guinda del pastel. El cuadro campeón del fútbol femenino venezolano realizó principalmente su pretemporada en Caracas, en los campos del Complejo Deportivo Fray Luis de León de Las Mercedes, de grama artificial, y de la Universidad Experimental Pedagógica Libertador, la cual es natural aunque el césped estaba en condiciones precarias.

De hecho, casi ni verde hay en la cancha de juego. Existió una solicitud del elenco al Comité Regularizador de la Federación Venezolana de Fútbol en poder salir de la capital del país y poder entrenar en el Centro Nacional de Alto Rendimiento Evelio Hernández, ubicado en San Felipe y que es dedicado a las selecciones femeninas.

Dicha posibilidad, sin embargo, fue desechada por el organismo. "Solicitamos si existía la posibilidad de concentrar en CNAR de Yaracuy con miras a la Copa , la respuesta fue negativa. De cierta manera no entendimos porque no podíamos hacer vida por unos días en el CNAR destinado al femenino si seríamos el equipo que representaría al país en Argentina".

Y en cuanto a la competición, solo dedicaron mes y medio entre preparación y la disputa del TIF, el cual solo contó con seis encuentros para el Atlético SC, en el que ganó cuatro y empató dos. En cambio, sus rivales sostuvieron competencias de mayor duración, o se encontraban en actividad desde hace meses.
"Se entiende el contexto pandemia en todo los sentidos pero el fútbol femenino en el continente sigue su curso incluso aún después de Copa Libertadores", concluyó García.

Fútbol Venezolano

Su base de operaciones fue el campo del Pedagógico| @PablinhooAlee
Su base de operaciones fue el campo del Pedagógico| @PablinhooAlee
Fútbol Venezolano

La odisea que sufrió Atlético SC para afrontar la Copa Libertadores Femenina

Viernes 2| 9:59 pm

Redacción Meridiano

CARACAS. Atlético Sport Club consiguió un título de altura en el Torneo Invitacional Femenino 2021, competición que organizó la Federación Venezolana de Fútbol para conseguir en tiempo récord a un representante en la Copa CONMEBOL Libertadores, y con base en el esfuerzo de todo un plantel, el elenco mirandino consiguió alzar la copa. Sin embargo, su preparación fue pasada por dificultades que al final incidieron en los resultados.

La oncena fue despachada tras tres encuentros del torneo, en el que solo marcaron un gol, el de Lisbeth Bandrés en la derrota 1-2 frente a Sol de América de Paraguay. Otras dos caídas, más contundentes contra River Plate de Argentina e Independiente Santa Fe de Colombia, sellaron una dura participación del cuadro dirigido por Edward Agustín.

Pero ese desempeño va de la mano del calvario que pasó el conjunto desde el 5 de febrero, fecha en la que conquistaron la gloria nacional, y el 6 de marzo, cuando se estrenaron en el certamen continental. Temas burocráticos, de salud y logísticos atentaron a las aspiraciones deportivas de dar la talla.

Atlético acusó la falta de entendimiento para obtener los documentos que permitieran un viaje acorde, además de lo complicado de salir en la Venezuela actual. "La fatiga es mucho mayor y los niveles de estrés por los factores migratorios en tiempos de la COVID tanto en Colombia como en Argentina jugaron un papel importante en los estados psicológicos de las chicas", comentó Amilcar García, preparador físico de la escuadra.

Para llegar desde Caracas a Buenos Aires, Argentina, donde se disputó la competición, la plantilla tenía una ruta trazada por CONMEBOL con una línea que los iba a llevar desde Maiquetía a Panamá y de allí al Sur, pero todo se cayó debido al requerimiento de una visa para pisar suelo canalero.

"Al no tener relaciones diplomáticas con Panamá, se nos hizo imposible hacer el primer itinerario, por eso nos tocó viajar por Cúcuta", soltó el encargado de las condiciones competitivas de las futbolistas.

Superado eso, el siguiente escollo fue documentar debidamente a cada jugadora, para lo cual contaron con "muchas trabas para lo que en realidad amerita. Estamos hablando del campeón de Venezuela (...) el trato para los equipos que están en estas circunstancias especiales el trato por parte del SAIME debería ser especial y en caso de complicaciones el máximo rector que es la FVF debería brindar su mejor disposición", se cuestionó.

Aunado a ello, cinco jugadoras del equipo principal -incluidas cuatro titulares- no fueron de la partida en el torneo tras dar positivo del nuevo coronavirus, horas antes de partir hacia el vecino país. "Fue lamentable perder una gran base del equipo, quedo demostrado que así tengamos el mejor de lo cuidados , lo mejor en prevención, aún seguimos a merced del comportamiento del virus".

En ello, habló de la movilidad de las futbolistas a los entrenamientos, que en muchos casos se daba a través del transporte público, uno de los espacios en los que el virus se concentra más y existe mayor posibilidad de contagio. Tras las bajas, el equipo técnico trabajó en traer elementos de otros clubes para reforzar el plantel.

Sin embargo, ese tema también tuvo su particularidad. "Algún tema de pasaporte que pudiera generar algo de demora para que las jugadoras se integraran en su totalidad en algunas secciones de trabajo", siguió contando el integrante del cuerpo técnico.

Finalmente, Bandrés, Raiderlin Carrasco (ambas del Caracas Fútbol Club) y Neily Carrasquel (Deportivo Petare) fueron las futbolistas que se sumaron a la causa del Atlético SC.

La guinda del pastel. El cuadro campeón del fútbol femenino venezolano realizó principalmente su pretemporada en Caracas, en los campos del Complejo Deportivo Fray Luis de León de Las Mercedes, de grama artificial, y de la Universidad Experimental Pedagógica Libertador, la cual es natural aunque el césped estaba en condiciones precarias.

De hecho, casi ni verde hay en la cancha de juego. Existió una solicitud del elenco al Comité Regularizador de la Federación Venezolana de Fútbol en poder salir de la capital del país y poder entrenar en el Centro Nacional de Alto Rendimiento Evelio Hernández, ubicado en San Felipe y que es dedicado a las selecciones femeninas.

Dicha posibilidad, sin embargo, fue desechada por el organismo. "Solicitamos si existía la posibilidad de concentrar en CNAR de Yaracuy con miras a la Copa , la respuesta fue negativa. De cierta manera no entendimos porque no podíamos hacer vida por unos días en el CNAR destinado al femenino si seríamos el equipo que representaría al país en Argentina".

Y en cuanto a la competición, solo dedicaron mes y medio entre preparación y la disputa del TIF, el cual solo contó con seis encuentros para el Atlético SC, en el que ganó cuatro y empató dos. En cambio, sus rivales sostuvieron competencias de mayor duración, o se encontraban en actividad desde hace meses.
"Se entiende el contexto pandemia en todo los sentidos pero el fútbol femenino en el continente sigue su curso incluso aún después de Copa Libertadores", concluyó García.

TAMBIÉN TE PODRÍA INTERESAR



Videos del Momento

Jueves 13|10:53 am

Miguel Cabrera sigue haciendo historia

Miércoles 12|8:22 am

Ronald Acuña llegó al #11 de la temporada