Portada del dirario Meridiano
Lunes 24 de Enero de 2022

Fútbol Internacional

Savarino y Hulk en Libertadores hicieron una dupla increíble / EFE
Savarino y Hulk en Libertadores hicieron una dupla increíble / EFE
Fútbol Internacional

Savarino, el gallo tapado del Atlético Mineiro campeón

Viernes 3| 5:58 pm


Samuel Aldrey/@SamuelAldrey

Jefferson Savarino es una pieza única, singular y quizás anacrónica en un Atlético Mineiro campeón del Brasileirao repleto de figuras internacionales: Hulk, Diego Costa, Matías Zaracho o Eduardo Vargas. Pero Savarino, no se achicó y junto a ellos se realizó la proeza de ser campeones 50 años después. 

Un campeonato en el que ha mandado de principio a fin con números excepcionales, juego vistoso en muchos tramos de la campaña y una pasión que ha sido imparable. El Mineiro logra así su segundo campeonato liguero después del obtenido en 1971 en la primera edición del torneo. 

Y donde Jefferson Savarino fue clave en momentos difíciles para el entrenador Alexi Stival. En las siete primeras fechas del Brasileirao el 'Galo' miró el abismo en tres partidos: derrota ante FortalezaCeará y Santos.

Sin embargo, la reacción fue inmediata y desde entonces solo cayó en dos partidos más. Después de esa tercera derrota ante el 'Peixe' el equipo de Alexi Stival logró nueve triunfos consecutivos para atornillarse en un liderato que no iba a soltar hasta el final.

Savarino al rescate.

En esa racha de nueve triunfos se cuentan dos victorias claves ante rivales directos como Flamengo y Palmeiras. Estos dos partidos quedaran marcado a fuego en la retina de los aficionados, pues les dio un colchón de puntos importantes y dos victorias frente a los equipos que luego irían a la final de la Copa Libertadores.

Y fue allí, en esos 180 minutos donde Jefferson Savarino fue un referente.  Los dos partidos los decidió el venezolano en ambos casos con doblete. Savarino vivió en ese tramo de la temporada su mejor momento dentro una campaña irregular por culpa de algunos problemas físicos y el equipo lo aprovechó al máximo.

De hecho, Jefferson deja al Atlético Mineiro campeón con unas decorosas estadísticas para el poco tiempo que pudo jugar por sus molestias (892 minutos). Metió cuatro goles y dio dos asistencias en el Brasileirao. Aunque, quizás su mejor rendimiento se vivió en la Copa Libertadores donde metió dos tantos y repartió cinco asistencias -el segundo mejor del torneo-.

La gente no se olvida de lo hecho por Savarino. Los hinchas le llenaron el Twitter de mensajes como este: "Contribuiste demasiado para el equipo, dos goles contra Flamengo y dos contra Palmeiras. Descansa ahora Bicampeón" o "Deberías haber estado en el campo hoy, eres campeón". 

Un extremo anacrónico.

Así Savarino, en un equipo de jugadores estrellas fue también un referente. Nacido como un volante/extremo encarador, obcecado en retar en el uno contra uno a su marcador para desbordar en paralelo a la línea de banda, cuando el fútbol de la última década ha tallado a su biotipo de posición a partir de un patrón diferente.

Su aparición llega después de una década que ha reclamado a los extremos incursiones hacia el carril central, habitualmente a perfil cambiado, con el interior del área o la frontal como destino predilecto, cediendo las orillas a la proyección ofensiva de los laterales. Poniendo antes el foco en rasgos como la finalización o la asistencia que en el regate exterior. Extremos que hagan lo que hace Savarino hay pocos, y en la plantilla del Mineiro hay menos todavía. 

Para Alexi Stival, un entrenador que distingue el juego de sus extremos como parte fundamental del plan, el venezolano fue la solución en banda derecha. Ensanchando el campo, empujando hacia atrás al lateral rival, y contribuyendo con su decisión e ímpetu encarando a su par a un ataque 'Galo' cuyo campeonato se vio simbolizado por el comportamiento devorador de Hulk y sus 18 goles.

Aún así para la prensa brasileña y el propio Atlético Mineiro, Jefferson Savarino está entre los cinco mejores futbolistas de esta temporada, un gallo tapado. Con 25 años, Savarino ya suma en su palmarés un Brasileirao y dos Torneos Mineiros, títulos regionales de Brasil.

 

TAMBIÉN TE PODRÍA INTERESAR

Fútbol Internacional

Savarino y Hulk en Libertadores hicieron una dupla increíble / EFE
Savarino y Hulk en Libertadores hicieron una dupla increíble / EFE
Fútbol Internacional

Savarino, el gallo tapado del Atlético Mineiro campeón

Viernes 3| 5:58 pm

Samuel Aldrey/@SamuelAldrey

Jefferson Savarino es una pieza única, singular y quizás anacrónica en un Atlético Mineiro campeón del Brasileirao repleto de figuras internacionales: Hulk, Diego Costa, Matías Zaracho o Eduardo Vargas. Pero Savarino, no se achicó y junto a ellos se realizó la proeza de ser campeones 50 años después. 

Un campeonato en el que ha mandado de principio a fin con números excepcionales, juego vistoso en muchos tramos de la campaña y una pasión que ha sido imparable. El Mineiro logra así su segundo campeonato liguero después del obtenido en 1971 en la primera edición del torneo. 

Y donde Jefferson Savarino fue clave en momentos difíciles para el entrenador Alexi Stival. En las siete primeras fechas del Brasileirao el 'Galo' miró el abismo en tres partidos: derrota ante FortalezaCeará y Santos.

Sin embargo, la reacción fue inmediata y desde entonces solo cayó en dos partidos más. Después de esa tercera derrota ante el 'Peixe' el equipo de Alexi Stival logró nueve triunfos consecutivos para atornillarse en un liderato que no iba a soltar hasta el final.

Savarino al rescate.

En esa racha de nueve triunfos se cuentan dos victorias claves ante rivales directos como Flamengo y Palmeiras. Estos dos partidos quedaran marcado a fuego en la retina de los aficionados, pues les dio un colchón de puntos importantes y dos victorias frente a los equipos que luego irían a la final de la Copa Libertadores.

Y fue allí, en esos 180 minutos donde Jefferson Savarino fue un referente.  Los dos partidos los decidió el venezolano en ambos casos con doblete. Savarino vivió en ese tramo de la temporada su mejor momento dentro una campaña irregular por culpa de algunos problemas físicos y el equipo lo aprovechó al máximo.

De hecho, Jefferson deja al Atlético Mineiro campeón con unas decorosas estadísticas para el poco tiempo que pudo jugar por sus molestias (892 minutos). Metió cuatro goles y dio dos asistencias en el Brasileirao. Aunque, quizás su mejor rendimiento se vivió en la Copa Libertadores donde metió dos tantos y repartió cinco asistencias -el segundo mejor del torneo-.

La gente no se olvida de lo hecho por Savarino. Los hinchas le llenaron el Twitter de mensajes como este: "Contribuiste demasiado para el equipo, dos goles contra Flamengo y dos contra Palmeiras. Descansa ahora Bicampeón" o "Deberías haber estado en el campo hoy, eres campeón". 

Un extremo anacrónico.

Así Savarino, en un equipo de jugadores estrellas fue también un referente. Nacido como un volante/extremo encarador, obcecado en retar en el uno contra uno a su marcador para desbordar en paralelo a la línea de banda, cuando el fútbol de la última década ha tallado a su biotipo de posición a partir de un patrón diferente.

Su aparición llega después de una década que ha reclamado a los extremos incursiones hacia el carril central, habitualmente a perfil cambiado, con el interior del área o la frontal como destino predilecto, cediendo las orillas a la proyección ofensiva de los laterales. Poniendo antes el foco en rasgos como la finalización o la asistencia que en el regate exterior. Extremos que hagan lo que hace Savarino hay pocos, y en la plantilla del Mineiro hay menos todavía. 

Para Alexi Stival, un entrenador que distingue el juego de sus extremos como parte fundamental del plan, el venezolano fue la solución en banda derecha. Ensanchando el campo, empujando hacia atrás al lateral rival, y contribuyendo con su decisión e ímpetu encarando a su par a un ataque 'Galo' cuyo campeonato se vio simbolizado por el comportamiento devorador de Hulk y sus 18 goles.

Aún así para la prensa brasileña y el propio Atlético Mineiro, Jefferson Savarino está entre los cinco mejores futbolistas de esta temporada, un gallo tapado. Con 25 años, Savarino ya suma en su palmarés un Brasileirao y dos Torneos Mineiros, títulos regionales de Brasil.

 

TAMBIÉN TE PODRÍA INTERESAR