Portada del dirario Meridiano
Martes 22 de Septiembre de 2020

Fútbol Internacional

Final paulista con empate sin goles / foto cortesía
Final paulista con empate sin goles / foto cortesía
Fútbol Internacional

Corinthians y Palmeiras empatan en la ida de la final Paulista

Jueves 6| 6:49 am


Corinthians y Palmeiras empataron este miércoles sin goles en un duro y trabado partido de ida de la final del Campeonato Paulista, que se definirá el próximo sábado en el estadio del equipo entrenado por Vanderlei Luxemburgo.

El clásico entre los dos equipos de Sao Paulo, disputado en un Arena Corinthians sin público debido a la pandemia del nuevo coronavirus, estuvo marcado por el juego duro, la polémica y las tanganas colectivas.

Ninguno de los dos planteles fue capaz de perforar la portería rival, en parte por el gran acierto de sus porteros: Cássio, en las filas del Corinthians, y Weverton, en las del Palmeiras.

Con este resultado, si se repite un nuevo empate el sábado en el Arena Palmeiras, el título se definirá en la tanda de penaltis.

En el primer asalto, la tónica general fueron las constantes interrupciones por faltas -se cometieron cerca de 40 infracciones- y la tensión por ganar el trofeo del que es uno de los torneos regionales más importantes de Brasil.

La final ya arrastraba una intensa polémica después de que el Corinthians acusase al Palmeiras de incumplir el protocolo sanitario que, según la directiva del club albinegro, obliga a los equipos participantes a aislarse antes de los partidos.

Sobre el césped, los nervios atenazaron a los dos equipos y a la mínima saltaban las chispas entre los jugadores, si bien el Corinthians mostró algo de superioridad en el primer tiempo.

Para más dificultades, el partido se paró unos minutos después de que la sala del VAR situada en la federación brasileña presentase problemas técnicos y tuviera que pasarse el control al VAR que se encuentra en el estadio.

En el segundo tiempo, los jugadores del Palmeiras pidieron encarecidamente la expulsión del delantero por entrar con los tacos en una pelota dividida con Gustavo Gómez, pero ni el árbitro de campo consideró la acción merecedora de tarjeta roja, ni tampoco el VAR.

El partido de vuelta de la final del Paulista coincidirá con el inicio del Campeonato Brasileño, por lo que los partidos que iban a jugar Palmeiras y Corinthians contra Vasco da Gama y Atlético Goianiense, respectivamente, han sido aplazados.

La liga brasileña estaba previsto que comenzase en la primera semana de mayo, pero la pandemia de coronavirus, que deja ya en Brasil cerca de 100.000 muertos y más de 2,8 millones de casos, obligó a posponer su inicio hasta este mes, a pesar de que el virus aún sigue descontrolado en muchas zonas del país. / EFE

Corinthians y Palmeiras empataron este miércoles sin goles en un duro y trabado partido de ida de la final del Campeonato Paulista, que se definirá el próximo sábado en el estadio del equipo entrenado por Vanderlei Luxemburgo.

El clásico entre los dos equipos de Sao Paulo, disputado en un Arena Corinthians sin público debido a la pandemia del nuevo coronavirus, estuvo marcado por el juego duro, la polémica y las tanganas colectivas.

Ninguno de los dos planteles fue capaz de perforar la portería rival, en parte por el gran acierto de sus porteros: Cássio, en las filas del Corinthians, y Weverton, en las del Palmeiras.

Con este resultado, si se repite un nuevo empate el sábado en el Arena Palmeiras, el título se definirá en la tanda de penaltis.

En el primer asalto, la tónica general fueron las constantes interrupciones por faltas -se cometieron cerca de 40 infracciones- y la tensión por ganar el trofeo del que es uno de los torneos regionales más importantes de Brasil.

La final ya arrastraba una intensa polémica después de que el Corinthians acusase al Palmeiras de incumplir el protocolo sanitario que, según la directiva del club albinegro, obliga a los equipos participantes a aislarse antes de los partidos.

Sobre el césped, los nervios atenazaron a los dos equipos y a la mínima saltaban las chispas entre los jugadores, si bien el Corinthians mostró algo de superioridad en el primer tiempo.

Para más dificultades, el partido se paró unos minutos después de que la sala del VAR situada en la federación brasileña presentase problemas técnicos y tuviera que pasarse el control al VAR que se encuentra en el estadio.

En el segundo tiempo, los jugadores del Palmeiras pidieron encarecidamente la expulsión del delantero Jô por entrar con los tacos en una pelota dividida con Gustavo Gómez, pero ni el árbitro de campo consideró la acción merecedora de tarjeta roja, ni tampoco el VAR.

El partido de vuelta de la final del Paulista coincidirá con el inicio del Campeonato Brasileño, por lo que los partidos que iban a jugar Palmeiras y Corinthians contra Vasco da Gama y Atlético Goianiense, respectivamente, han sido aplazados.

La liga brasileña estaba previsto que comenzase en la primera semana de mayo, pero la pandemia de coronavirus, que deja ya en Brasil cerca de 100.000 muertos y más de 2,8 millones de casos, obligó a posponer su inicio hasta este mes, a pesar de que el virus aún sigue descontrolado en muchas zonas del país. EFE

Fútbol Internacional

Final paulista con empate sin goles / foto cortesía
Final paulista con empate sin goles / foto cortesía
Fútbol Internacional

Corinthians y Palmeiras empatan en la ida de la final Paulista

Jueves 6| 6:49 am

Corinthians y Palmeiras empataron este miércoles sin goles en un duro y trabado partido de ida de la final del Campeonato Paulista, que se definirá el próximo sábado en el estadio del equipo entrenado por Vanderlei Luxemburgo.

El clásico entre los dos equipos de Sao Paulo, disputado en un Arena Corinthians sin público debido a la pandemia del nuevo coronavirus, estuvo marcado por el juego duro, la polémica y las tanganas colectivas.

Ninguno de los dos planteles fue capaz de perforar la portería rival, en parte por el gran acierto de sus porteros: Cássio, en las filas del Corinthians, y Weverton, en las del Palmeiras.

Con este resultado, si se repite un nuevo empate el sábado en el Arena Palmeiras, el título se definirá en la tanda de penaltis.

En el primer asalto, la tónica general fueron las constantes interrupciones por faltas -se cometieron cerca de 40 infracciones- y la tensión por ganar el trofeo del que es uno de los torneos regionales más importantes de Brasil.

La final ya arrastraba una intensa polémica después de que el Corinthians acusase al Palmeiras de incumplir el protocolo sanitario que, según la directiva del club albinegro, obliga a los equipos participantes a aislarse antes de los partidos.

Sobre el césped, los nervios atenazaron a los dos equipos y a la mínima saltaban las chispas entre los jugadores, si bien el Corinthians mostró algo de superioridad en el primer tiempo.

Para más dificultades, el partido se paró unos minutos después de que la sala del VAR situada en la federación brasileña presentase problemas técnicos y tuviera que pasarse el control al VAR que se encuentra en el estadio.

En el segundo tiempo, los jugadores del Palmeiras pidieron encarecidamente la expulsión del delantero por entrar con los tacos en una pelota dividida con Gustavo Gómez, pero ni el árbitro de campo consideró la acción merecedora de tarjeta roja, ni tampoco el VAR.

El partido de vuelta de la final del Paulista coincidirá con el inicio del Campeonato Brasileño, por lo que los partidos que iban a jugar Palmeiras y Corinthians contra Vasco da Gama y Atlético Goianiense, respectivamente, han sido aplazados.

La liga brasileña estaba previsto que comenzase en la primera semana de mayo, pero la pandemia de coronavirus, que deja ya en Brasil cerca de 100.000 muertos y más de 2,8 millones de casos, obligó a posponer su inicio hasta este mes, a pesar de que el virus aún sigue descontrolado en muchas zonas del país. / EFE

Corinthians y Palmeiras empataron este miércoles sin goles en un duro y trabado partido de ida de la final del Campeonato Paulista, que se definirá el próximo sábado en el estadio del equipo entrenado por Vanderlei Luxemburgo.

El clásico entre los dos equipos de Sao Paulo, disputado en un Arena Corinthians sin público debido a la pandemia del nuevo coronavirus, estuvo marcado por el juego duro, la polémica y las tanganas colectivas.

Ninguno de los dos planteles fue capaz de perforar la portería rival, en parte por el gran acierto de sus porteros: Cássio, en las filas del Corinthians, y Weverton, en las del Palmeiras.

Con este resultado, si se repite un nuevo empate el sábado en el Arena Palmeiras, el título se definirá en la tanda de penaltis.

En el primer asalto, la tónica general fueron las constantes interrupciones por faltas -se cometieron cerca de 40 infracciones- y la tensión por ganar el trofeo del que es uno de los torneos regionales más importantes de Brasil.

La final ya arrastraba una intensa polémica después de que el Corinthians acusase al Palmeiras de incumplir el protocolo sanitario que, según la directiva del club albinegro, obliga a los equipos participantes a aislarse antes de los partidos.

Sobre el césped, los nervios atenazaron a los dos equipos y a la mínima saltaban las chispas entre los jugadores, si bien el Corinthians mostró algo de superioridad en el primer tiempo.

Para más dificultades, el partido se paró unos minutos después de que la sala del VAR situada en la federación brasileña presentase problemas técnicos y tuviera que pasarse el control al VAR que se encuentra en el estadio.

En el segundo tiempo, los jugadores del Palmeiras pidieron encarecidamente la expulsión del delantero Jô por entrar con los tacos en una pelota dividida con Gustavo Gómez, pero ni el árbitro de campo consideró la acción merecedora de tarjeta roja, ni tampoco el VAR.

El partido de vuelta de la final del Paulista coincidirá con el inicio del Campeonato Brasileño, por lo que los partidos que iban a jugar Palmeiras y Corinthians contra Vasco da Gama y Atlético Goianiense, respectivamente, han sido aplazados.

La liga brasileña estaba previsto que comenzase en la primera semana de mayo, pero la pandemia de coronavirus, que deja ya en Brasil cerca de 100.000 muertos y más de 2,8 millones de casos, obligó a posponer su inicio hasta este mes, a pesar de que el virus aún sigue descontrolado en muchas zonas del país. EFE

TAMBIÉN TE PODRÍA INTERESAR



AGENDA MERIDIANO