Portada del dirario Meridiano
Domingo 26 de Junio de 2022

Baloncesto Internacional

LeBron ha sido el más señalado por la eliminación tan temprana de los Lakers / Foto AP
LeBron ha sido el más señalado por la eliminación tan temprana de los Lakers / Foto AP
Baloncesto Internacional

¿Por qué LeBron James tiene toda la culpa del fracaso de los Lakers?

07/04/2022 1:27 pm




Frederlin Castro | @fr3djcd

Las esperanzas de postemporada de los Lakers de Los Ángeles están oficialmente acabadas, el futuro parece oscuro y es probable que rueden cabezas. Se espera que el entrenador principal, Frank Vogel, se enfrente a un ajuste de cuentas. A los Lakers les gustaría encontrar una manera de deshacerse de Russell Westbrook, aunque sea poco probable, después de que casi seguramente opte por su opción de compra de 47 millones de dólares este verano.

Los dedos pueden apuntar a todos lados en una temporada de los Lakers que es una ruina de las grandes esperanzas cuando la temporada comenzó: A Russ, a Vogel, a las lesiones de Anthony Davis, a una gerencia que puso un equipo lo más inadecuado posible alrededor de su gran superestrella de todos los tiempos.

Pero, en última instancia, la culpa es de la persona de la organización de los Lakers con más voz y más poder, la que utilizó esa influencia para poner en marcha todos los elementos que han llevado a L.A. a donde está ahora, con un desastre de temporada a sus espaldas y sin un camino claro hacia adelante.

Todo esto es culpa de LeBron James.

LeBron siempre ha ejercido influencia sobre un equipo. Sus deseos han sido a menudo primordiales para el plan, incluso sus necesidades reales. Su voz y voto sobre poder de los jugadores en la NBA siempre tuvo un brillo de éxito porque triunfó en todo momento, independientemente de cómo ejerciera ese poder.

Ejemplos, los hay. Alex Caruso y su valor para el equipo siendo totalmente ignorado. Carmelo Anthony como solución a pesar de su evidente declive y falta de éxito en la postemporada. Pasar de Buddy Hield. Olvidar que LeBron, más que nada, necesita estar rodeado de tiradores. Y de atletas que sepan defender.

La construcción de un equipo de baloncesto de éxito requiere un director general capaz de tomar las decisiones correctas y difíciles. Y en un equipo de LeBron James o, al menos ahora, en este equipo de LeBron James, eso significa decirle que no cuando, por ejemplo, decide que quiere a Westbrook en lugar de Demar DeRozan o a varios jugadores prometedores en lugar de una estrella.

Sí, LeBron James sigue siendo una maravilla, incluso a los 37 años. Su línea 30/8/6 es asombroso y significa que, con el equipo adecuado, puede seguir estando en la cima de los títulos de la NBA.

Pero ya no puede eclipsar en la cancha lo que ha hecho fuera de ella.

Es hora de que el rey de la NBA acepte que para conservar su trono necesita que otra persona gobierne su reino: Un general mánager, Rob Pelinka, tal vez, o alguien más, al que se le confíe plenamente la toma de decisiones encaminadas a dar a LeBron James lo que necesita y no lo que quiere.

Los Lakers son un desastre. Pero, sobre todo, Westbrook, la fragilidad de A.D., la falta de profundidad y defensa, la falta de tiro, toda la composición del equipo fue una producción de LeBron James.

La culpa es de él. Y hasta que no lo acepte, y cambie, y reciba la ayuda que ahora incluso él necesita, las cosas no van a mejorar para él o para los Lakers.

Miguel cabrera descarga

 

TAMBIÉN TE PODRÍA INTERESAR

Baloncesto Internacional

LeBron ha sido el más señalado por la eliminación tan temprana de los Lakers / Foto AP
LeBron ha sido el más señalado por la eliminación tan temprana de los Lakers / Foto AP
Baloncesto Internacional

¿Por qué LeBron James tiene toda la culpa del fracaso de los Lakers?

07/04/2022 1:27 pm



Frederlin Castro | @fr3djcd

Las esperanzas de postemporada de los Lakers de Los Ángeles están oficialmente acabadas, el futuro parece oscuro y es probable que rueden cabezas. Se espera que el entrenador principal, Frank Vogel, se enfrente a un ajuste de cuentas. A los Lakers les gustaría encontrar una manera de deshacerse de Russell Westbrook, aunque sea poco probable, después de que casi seguramente opte por su opción de compra de 47 millones de dólares este verano.

Los dedos pueden apuntar a todos lados en una temporada de los Lakers que es una ruina de las grandes esperanzas cuando la temporada comenzó: A Russ, a Vogel, a las lesiones de Anthony Davis, a una gerencia que puso un equipo lo más inadecuado posible alrededor de su gran superestrella de todos los tiempos.

Pero, en última instancia, la culpa es de la persona de la organización de los Lakers con más voz y más poder, la que utilizó esa influencia para poner en marcha todos los elementos que han llevado a L.A. a donde está ahora, con un desastre de temporada a sus espaldas y sin un camino claro hacia adelante.

Todo esto es culpa de LeBron James.

LeBron siempre ha ejercido influencia sobre un equipo. Sus deseos han sido a menudo primordiales para el plan, incluso sus necesidades reales. Su voz y voto sobre poder de los jugadores en la NBA siempre tuvo un brillo de éxito porque triunfó en todo momento, independientemente de cómo ejerciera ese poder.

Ejemplos, los hay. Alex Caruso y su valor para el equipo siendo totalmente ignorado. Carmelo Anthony como solución a pesar de su evidente declive y falta de éxito en la postemporada. Pasar de Buddy Hield. Olvidar que LeBron, más que nada, necesita estar rodeado de tiradores. Y de atletas que sepan defender.

La construcción de un equipo de baloncesto de éxito requiere un director general capaz de tomar las decisiones correctas y difíciles. Y en un equipo de LeBron James o, al menos ahora, en este equipo de LeBron James, eso significa decirle que no cuando, por ejemplo, decide que quiere a Westbrook en lugar de Demar DeRozan o a varios jugadores prometedores en lugar de una estrella.

Sí, LeBron James sigue siendo una maravilla, incluso a los 37 años. Su línea 30/8/6 es asombroso y significa que, con el equipo adecuado, puede seguir estando en la cima de los títulos de la NBA.

Pero ya no puede eclipsar en la cancha lo que ha hecho fuera de ella.

Es hora de que el rey de la NBA acepte que para conservar su trono necesita que otra persona gobierne su reino: Un general mánager, Rob Pelinka, tal vez, o alguien más, al que se le confíe plenamente la toma de decisiones encaminadas a dar a LeBron James lo que necesita y no lo que quiere.

Los Lakers son un desastre. Pero, sobre todo, Westbrook, la fragilidad de A.D., la falta de profundidad y defensa, la falta de tiro, toda la composición del equipo fue una producción de LeBron James.

La culpa es de él. Y hasta que no lo acepte, y cambie, y reciba la ayuda que ahora incluso él necesita, las cosas no van a mejorar para él o para los Lakers.

TAMBIÉN TE PODRÍA INTERESAR