Portada del dirario Meridiano
Miércoles 08 de Diciembre de 2021

La Vinotinto

José Pékerman dirige un partido de Colombia /EFE
José Pékerman dirige un partido de Colombia /EFE
La Vinotinto

Así es José Pékerman: un enamorado del fútbol

Sábado 13| 4:28 pm


Samuel Aldrey /@SamuelAldrey

A los 28 años José Néstor Pékerman decía adiós al fútbol profesional. La despedida fue a la fuerza, su rodilla no aguantaba más. En aquel momento estaba en Medellín y después de 101 partidos en Independiente tenía que regresar a una Argentina incierta, dominada por la dictadura del General Videla.

Pero la vida de José nunca se alejó del fútbol, así su cuerpo no le valiera para estar dentro de una cancha pateando un balón, su mente sí podría todavía hacer que otros jugasen como él imaginaba. Incluso pensaba en el fútbol cuando tuvo que conducir un taxi por las calles de Buenos Aires. “Mientras manejaba el taxi hacía mis proyectos y así llegué a las inferiores de Argentinos, compaginando el trabajo con los entrenamientos”, explicaba Pékerman al periodista Diego Borynski en una entrevista del Gráfico.

José es uno de los grandes maestros del fútbol sudamericano. Es un gran formador, sí; pero, sobre todo, es un gran entrenador. Su periplo en los banquillos comenzó mientras compaginaba su trabajo como taxista con el de entrenador, pero luego se enfocó en dirigir a las inferiores de Chacarita, Argentinos, Colo-Colo y Argentina, donde conquistó tres Mundiales sub-20 como primer entrenador (1995, 1997 y 2001) y dos más como coordinador del fútbol base en la AFA (2005 y 2007).

Pero para Pékerman esos logros no significaron tanto como el crecimiento que tuvieron sus jugadores: “Sí, ganamos cinco Mundiales, pero también cuatro Fair Play (reconocimiento entregado a las selecciones que fomentan la conducta deportiva). El fútbol es mucho más que enseñarles a los chicos a jugar a la pelota", comentaba al Gráfico.

Jos-Pekerman-argentina

José Pékerman en Doha, capital de Qatar, donde obtendría su primer gran trofeo con las selecciones juveniles de Argentina /Cortesía: El Gráfico 


 Pékerman es un enamorado de la Naranja Mecánica de Rinus Michels, Pékerman entiende el fútbol a través de la pelota y se nota. Todos sus equipos tienen un denominador común: intentan jugar bien al fútbol. La selección argentina de Alemania 2006 jugaba muy bien al fútbol, pero también lo hizo Colombia en el Mundial de Brasil.

En esa Copa del Mundo de 2014, la selección cafetera alcanzó por primera vez en su historia los cuartos de final y James Rodríguez, el baluarte ofensivo de aquella selección, se calzó la Bota de Oro como goleador del torneo (6). Esos dos equipos representan el fútbol que siente José y que intentará aplicar en su próximo proyecto.

Su personalidad y filosofía. 

José Pékerman es muy pedagógico y coherente. Su vasta experiencia con juveniles así le formó. Podría decirse que es un hombre humilde, que habla en forma pausada y confía en lo suyo. 

Esa pare pedagógica le permite que sus equipos no solo puedan realizar lo que pide en los entrenamientos, sino que los jugadores también puedan pensar ellos mismos soluciones propias confiando en su técnica y su habilidad. Pékerman cree que "conseguir resultados es importante, pero siempre por el mejor camino, que para mí surge de un equipo ordenado que sepa resolver las situaciones que se presentan en un partido… la idea general es recuperar la identidad; es decir, la capacidad técnica, la imaginación, la habilidad de cada jugador", explicaba el seleccionador al Gráfico.

Así Pékerman obliga al jugador a ver el fútbol de una manera única y sobre todo lo hace de una forma que no es dictatorial o impuesta. Él se gana al jugador a través de sus ideas y de los hechos. 

Diego Markic, ayudante de Pékerman en el Mundial 2014 lo explica con una anécdota: "En el Mundial del sub-20 de Malasia en 1997, José nos dejó afuera de la final a mí, que era el capitán, y a Pablo Aimar, que era una de las figuras del equipo junto a Riquelme. Cualquier otro entrenador no se hubiese animado, pero él siempre piensa en lo mejor para el equipo. En ese momento no lo entiendes, pero con el tiempo le das la razón", explica en una entrevista al diario El País.

Pekerman-malasia

José Pékerman junto a Aimar, Cambiasso, José, Placente y Riquelme. Puro crack /Cortesía: El Gráfico


 

Además añade sobre Pékerman: "José tiene carisma, convence al jugador sin ser autoritario. Es un tipo pensante y vive todo el día con el fútbol en la cabeza”.

Y es que el propio Pékerman se denomina a sí mismo un enamorado del fútbol: "Quiero tanto al fútbol que no puedo jugar dando ventajas". En esa frase esta encapsulada toda su filosofía: un fútbol ofensivo, asfixiante para el rival para no dar ni un metro de espacio para pensar y todo el tiempo del mundo para él y la pelota. José Pékerman es un obsesionado de la pelota así como lo era Rinus Michels.

La Vinotinto.

José Pekerman quien dirigió a la Argentina en Alemania 2006 y a Colombia en Brasil 2014 y Rusia 2018, está evaluando la propuesta de Venezuela al igual que otras ofertas, ya que no es la única posibilidad que tiene en el horizonte. Aunque, con la Vinotinto las conversaciones están avanzadas de acuerdo a la información divulgada por el periodista Francisco Blavia.

En la Vinotinto podrá colocar todo su conocimiento en la formación de jóvenes futbolístas para los venideros años y una estructura formativa que tanto necesita la selección.

La Vinotinto no tiene director técnico después de la Copa América, cuando el portugués José Peseiro se fue por falta de pago. Desde entonces, Leonardo González ha dirigido de forma interina. Pékerman es el elegido por la afición y por la Federación.

 

TAMBIÉN TE PODRÍA INTERESAR

La Vinotinto

José Pékerman dirige un partido de Colombia /EFE
José Pékerman dirige un partido de Colombia /EFE
La Vinotinto

Así es José Pékerman: un enamorado del fútbol

Sábado 13| 4:28 pm

Samuel Aldrey /@SamuelAldrey

A los 28 años José Néstor Pékerman decía adiós al fútbol profesional. La despedida fue a la fuerza, su rodilla no aguantaba más. En aquel momento estaba en Medellín y después de 101 partidos en Independiente tenía que regresar a una Argentina incierta, dominada por la dictadura del General Videla.

Pero la vida de José nunca se alejó del fútbol, así su cuerpo no le valiera para estar dentro de una cancha pateando un balón, su mente sí podría todavía hacer que otros jugasen como él imaginaba. Incluso pensaba en el fútbol cuando tuvo que conducir un taxi por las calles de Buenos Aires. “Mientras manejaba el taxi hacía mis proyectos y así llegué a las inferiores de Argentinos, compaginando el trabajo con los entrenamientos”, explicaba Pékerman al periodista Diego Borynski en una entrevista del Gráfico.

José es uno de los grandes maestros del fútbol sudamericano. Es un gran formador, sí; pero, sobre todo, es un gran entrenador. Su periplo en los banquillos comenzó mientras compaginaba su trabajo como taxista con el de entrenador, pero luego se enfocó en dirigir a las inferiores de Chacarita, Argentinos, Colo-Colo y Argentina, donde conquistó tres Mundiales sub-20 como primer entrenador (1995, 1997 y 2001) y dos más como coordinador del fútbol base en la AFA (2005 y 2007).

Pero para Pékerman esos logros no significaron tanto como el crecimiento que tuvieron sus jugadores: “Sí, ganamos cinco Mundiales, pero también cuatro Fair Play (reconocimiento entregado a las selecciones que fomentan la conducta deportiva). El fútbol es mucho más que enseñarles a los chicos a jugar a la pelota", comentaba al Gráfico.

Jos-Pekerman-argentina

José Pékerman en Doha, capital de Qatar, donde obtendría su primer gran trofeo con las selecciones juveniles de Argentina /Cortesía: El Gráfico 


 Pékerman es un enamorado de la Naranja Mecánica de Rinus Michels, Pékerman entiende el fútbol a través de la pelota y se nota. Todos sus equipos tienen un denominador común: intentan jugar bien al fútbol. La selección argentina de Alemania 2006 jugaba muy bien al fútbol, pero también lo hizo Colombia en el Mundial de Brasil.

En esa Copa del Mundo de 2014, la selección cafetera alcanzó por primera vez en su historia los cuartos de final y James Rodríguez, el baluarte ofensivo de aquella selección, se calzó la Bota de Oro como goleador del torneo (6). Esos dos equipos representan el fútbol que siente José y que intentará aplicar en su próximo proyecto.

Su personalidad y filosofía. 

José Pékerman es muy pedagógico y coherente. Su vasta experiencia con juveniles así le formó. Podría decirse que es un hombre humilde, que habla en forma pausada y confía en lo suyo. 

Esa pare pedagógica le permite que sus equipos no solo puedan realizar lo que pide en los entrenamientos, sino que los jugadores también puedan pensar ellos mismos soluciones propias confiando en su técnica y su habilidad. Pékerman cree que "conseguir resultados es importante, pero siempre por el mejor camino, que para mí surge de un equipo ordenado que sepa resolver las situaciones que se presentan en un partido… la idea general es recuperar la identidad; es decir, la capacidad técnica, la imaginación, la habilidad de cada jugador", explicaba el seleccionador al Gráfico.

Así Pékerman obliga al jugador a ver el fútbol de una manera única y sobre todo lo hace de una forma que no es dictatorial o impuesta. Él se gana al jugador a través de sus ideas y de los hechos. 

Diego Markic, ayudante de Pékerman en el Mundial 2014 lo explica con una anécdota: "En el Mundial del sub-20 de Malasia en 1997, José nos dejó afuera de la final a mí, que era el capitán, y a Pablo Aimar, que era una de las figuras del equipo junto a Riquelme. Cualquier otro entrenador no se hubiese animado, pero él siempre piensa en lo mejor para el equipo. En ese momento no lo entiendes, pero con el tiempo le das la razón", explica en una entrevista al diario El País.

Pekerman-malasia

José Pékerman junto a Aimar, Cambiasso, José, Placente y Riquelme. Puro crack /Cortesía: El Gráfico


 

Además añade sobre Pékerman: "José tiene carisma, convence al jugador sin ser autoritario. Es un tipo pensante y vive todo el día con el fútbol en la cabeza”.

Y es que el propio Pékerman se denomina a sí mismo un enamorado del fútbol: "Quiero tanto al fútbol que no puedo jugar dando ventajas". En esa frase esta encapsulada toda su filosofía: un fútbol ofensivo, asfixiante para el rival para no dar ni un metro de espacio para pensar y todo el tiempo del mundo para él y la pelota. José Pékerman es un obsesionado de la pelota así como lo era Rinus Michels.

La Vinotinto.

José Pekerman quien dirigió a la Argentina en Alemania 2006 y a Colombia en Brasil 2014 y Rusia 2018, está evaluando la propuesta de Venezuela al igual que otras ofertas, ya que no es la única posibilidad que tiene en el horizonte. Aunque, con la Vinotinto las conversaciones están avanzadas de acuerdo a la información divulgada por el periodista Francisco Blavia.

En la Vinotinto podrá colocar todo su conocimiento en la formación de jóvenes futbolístas para los venideros años y una estructura formativa que tanto necesita la selección.

La Vinotinto no tiene director técnico después de la Copa América, cuando el portugués José Peseiro se fue por falta de pago. Desde entonces, Leonardo González ha dirigido de forma interina. Pékerman es el elegido por la afición y por la Federación.

 

TAMBIÉN TE PODRÍA INTERESAR