Portada del dirario Meridiano
Lunes 16 de Mayo de 2022

Fútbol Internacional

El Liverpool alza la FA Cup, una título que no ganaba desde 2006 / EFE
El Liverpool alza la FA Cup, una título que no ganaba desde 2006 / EFE
Fútbol Internacional

FA Cup: El Liverpool campeón ante el Chelsea en los penales

14/05/2022 3:06 pm




Samuel Aldrey | @SamuelAldrey

El Liverpool gana la FA Cup a dos semanas de la final de París, en el 150 aniversario de la copa más antigua del mundo. Se la ha llevado en la tanda de penaltis. Alisson paró el penalti de Mount y Tsimikas se convirtió en el héroe 'red' anotando el definitivo que vuelve a dejar al Chelsea con la miel en los labios.

Antes de la final de la Champions del 28 de mayo en París, el Liverpool tuvo su otra final en Londres. El título que le faltaba por ganar a Jürgen Kloop con los 'reds', la única joya que le quedaba para completar su colección y colocarse además como cuarto técnico del Liverpool con más copas igualado con el francés Gerard Houllier.

No fue fácil para Klopp. Primero porque en su equipo faltaba Fabinho, que está entre algodones y sigue siendo duda para jugarse la Champions League contra el Real Madrid y segundo porque al otro lado tuvo all Chelsea de Thomas Tuchel, un equipazo, todavía campeón de Europa hasta París.

Precisamente fue la ausencia de Fabinho lo que privó al Liverpool de su centrocampista más seguro. Thiago, Henderson y Keita compusieron el pelotón disciplinado y dinámico de siempre, pero entre los tres no ofrecieron soluciones ágiles, ni rápidas, ni lúcidas. Fracasaron en el intento de contrarrestar la presión del Chelsea porque tampoco sus delanteros les ayudaron demasiado.

Privados de los apoyos necesarios por parte de Mané y Salah, se revelaron las carencias de una línea que jamás fue la clave del funcionamiento de la mejor obra de Klopp. Entre desajuste y desajuste, el Chelsea abrió unas cuantas brechas a base de balones largos a Mount, Pulisic y Lukaku.

A pesar de ello, Luis Díaz dispuso de la primera ocasión del partido. Su tiro a bocajarro lo desvió Mendy, el portero de la Copa, en un presagio de lo que sería el partido: una batería de remates desafortunados, o frustrados, por las manos de los porteros o los palos.

 

Si Mendy estuvo enorme bajo los palos del Liverpool, del otro lado Édouard Mendy hizo lo propio. Bien cerrados sus ángulos inaccesibles por la pericia de  Thiago Silva y su zaga defensiva, el senegalés abarcó el espacio restante del arco de forma impecable. Detuvo un remate de Keita, que lo fusiló en el mano a manor. El Liverpool llegó mucho pero sin claridad.

Salah se marcha lesionado del partido / EFE


Perdido el control del balón, el equipo de Klopp se refugió en las genialidades de Salah para elevar la línea para desconectar los contragolpes rivales antes de que se produjeran. Hasta que al minuto 37, los fantasmas musculares aparecieron y Mohamed Salah se marchó lesionado del partido. Klopp dio entrada a Diogo Jota.

Aunque hoy el Liverpool fue muy inconsistente en las coberturas, el bloque se alargó y Mount y Pulisic encontraban huecos para hacer estragos. Solo en la primera parte Mount estuvo dos veces cerca de cantar el gol. 

Entre los palos y Alisson frustraron sus intentos y el partido entró en una fase de trabazón. Luis Díaz, el más punzante Intimidado por Rüdiger en la derecha, Mané cedió el protagonismo al colombiano Díaz en el extremo izquierda.

Díaz asumió el encargo como si nunca hubiese abandonado Barrancas, su pueblo de nacimiento. Con total naturalidad. Asociándose con Mané, contribuyó a aflojar la densísima red que coordinó Rüdiger y Thiago, hasta que el equipo encontró vías de acceso al gol.

Las acciones de Díaz fueron lo mejor de un Liverpool que no siempre le acompañó, dada la lentitud con la que inició las jugadas y las precauciones que adoptó Tuchel, celoso de romper un blindaje que rara vez se quedó con menos de siete hombres frente a Mendy.

El partido solo pudo desbloquearse por centímetros en la segunda parte. Tuchel y Klopp movieron piezas, pero ni Kanté ni Werner en el Chelsea hicieron cambios drásticos.

La fatiga arrastró a los dos equipos hacia el destino azaroso de la prórroga, donde Klopp cambio a Van Dijk por precaución, y a la tanda de penaltis; ejecutada con irregularidad por el Chelsea.

Once penales se cobraron. En el Chelsea falló Azpilicueta con un disparo al poste y luego Alisson se encargó de atajar el disparo de Mason Mount tras el fallo de Mané... Y la responsabilidad de la victoria recayó en el griego Tsimikas que dio la victoria, otra vez, al equipo de Klopp en los penales ante el Chelsea. 

El Liverpool consigue su segundo título del año y ahora solo le queda una final contra el Real Madrid en la Champions League, en París.

Miguel cabrera descarga

 

TAMBIÉN TE PODRÍA INTERESAR

Fútbol Internacional

El Liverpool alza la FA Cup, una título que no ganaba desde 2006 / EFE
El Liverpool alza la FA Cup, una título que no ganaba desde 2006 / EFE
Fútbol Internacional

FA Cup: El Liverpool campeón ante el Chelsea en los penales

Sábado 14| 3:06 pm

Samuel Aldrey | @SamuelAldrey

El Liverpool gana la FA Cup a dos semanas de la final de París, en el 150 aniversario de la copa más antigua del mundo. Se la ha llevado en la tanda de penaltis. Alisson paró el penalti de Mount y Tsimikas se convirtió en el héroe 'red' anotando el definitivo que vuelve a dejar al Chelsea con la miel en los labios.

Antes de la final de la Champions del 28 de mayo en París, el Liverpool tuvo su otra final en Londres. El título que le faltaba por ganar a Jürgen Kloop con los 'reds', la única joya que le quedaba para completar su colección y colocarse además como cuarto técnico del Liverpool con más copas igualado con el francés Gerard Houllier.

No fue fácil para Klopp. Primero porque en su equipo faltaba Fabinho, que está entre algodones y sigue siendo duda para jugarse la Champions League contra el Real Madrid y segundo porque al otro lado tuvo all Chelsea de Thomas Tuchel, un equipazo, todavía campeón de Europa hasta París.

Precisamente fue la ausencia de Fabinho lo que privó al Liverpool de su centrocampista más seguro. Thiago, Henderson y Keita compusieron el pelotón disciplinado y dinámico de siempre, pero entre los tres no ofrecieron soluciones ágiles, ni rápidas, ni lúcidas. Fracasaron en el intento de contrarrestar la presión del Chelsea porque tampoco sus delanteros les ayudaron demasiado.

Privados de los apoyos necesarios por parte de Mané y Salah, se revelaron las carencias de una línea que jamás fue la clave del funcionamiento de la mejor obra de Klopp. Entre desajuste y desajuste, el Chelsea abrió unas cuantas brechas a base de balones largos a Mount, Pulisic y Lukaku.

A pesar de ello, Luis Díaz dispuso de la primera ocasión del partido. Su tiro a bocajarro lo desvió Mendy, el portero de la Copa, en un presagio de lo que sería el partido: una batería de remates desafortunados, o frustrados, por las manos de los porteros o los palos.

 

Si Mendy estuvo enorme bajo los palos del Liverpool, del otro lado Édouard Mendy hizo lo propio. Bien cerrados sus ángulos inaccesibles por la pericia de  Thiago Silva y su zaga defensiva, el senegalés abarcó el espacio restante del arco de forma impecable. Detuvo un remate de Keita, que lo fusiló en el mano a manor. El Liverpool llegó mucho pero sin claridad.

Salah se marcha lesionado del partido / EFE


Perdido el control del balón, el equipo de Klopp se refugió en las genialidades de Salah para elevar la línea para desconectar los contragolpes rivales antes de que se produjeran. Hasta que al minuto 37, los fantasmas musculares aparecieron y Mohamed Salah se marchó lesionado del partido. Klopp dio entrada a Diogo Jota.

Aunque hoy el Liverpool fue muy inconsistente en las coberturas, el bloque se alargó y Mount y Pulisic encontraban huecos para hacer estragos. Solo en la primera parte Mount estuvo dos veces cerca de cantar el gol. 

Entre los palos y Alisson frustraron sus intentos y el partido entró en una fase de trabazón. Luis Díaz, el más punzante Intimidado por Rüdiger en la derecha, Mané cedió el protagonismo al colombiano Díaz en el extremo izquierda.

Díaz asumió el encargo como si nunca hubiese abandonado Barrancas, su pueblo de nacimiento. Con total naturalidad. Asociándose con Mané, contribuyó a aflojar la densísima red que coordinó Rüdiger y Thiago, hasta que el equipo encontró vías de acceso al gol.

Las acciones de Díaz fueron lo mejor de un Liverpool que no siempre le acompañó, dada la lentitud con la que inició las jugadas y las precauciones que adoptó Tuchel, celoso de romper un blindaje que rara vez se quedó con menos de siete hombres frente a Mendy.

El partido solo pudo desbloquearse por centímetros en la segunda parte. Tuchel y Klopp movieron piezas, pero ni Kanté ni Werner en el Chelsea hicieron cambios drásticos.

La fatiga arrastró a los dos equipos hacia el destino azaroso de la prórroga, donde Klopp cambio a Van Dijk por precaución, y a la tanda de penaltis; ejecutada con irregularidad por el Chelsea.

Once penales se cobraron. En el Chelsea falló Azpilicueta con un disparo al poste y luego Alisson se encargó de atajar el disparo de Mason Mount tras el fallo de Mané... Y la responsabilidad de la victoria recayó en el griego Tsimikas que dio la victoria, otra vez, al equipo de Klopp en los penales ante el Chelsea. 

El Liverpool consigue su segundo título del año y ahora solo le queda una final contra el Real Madrid en la Champions League, en París.

TAMBIÉN TE PODRÍA INTERESAR