Portada del dirario Meridiano
Martes 27 de Octubre de 2020

Beisbol Venezolano

Blanco fue un ganador como pelotero y ahora en el rol de técnico| @LABARRABRAVA
Blanco fue un ganador como pelotero y ahora en el rol de técnico| @LABARRABRAVA
beisbol venezolano

El capitán del beisbol venezolano llegó a 49 años

Viernes 28| 11:56 pm


Pablo Alejandro Rondón| @PablinhoAle3110

CARACAS. Un 29 de agosto, de 1971, veía la luz de la vida el exreceptor venezolano Henry Blanco, uno de los mejores en su posición nacido en el país en Grandes Ligas y que actualmente ostenta dos anillos de campeón como técnico en las mayores.

Con esto, quien también ha fungido como mánager de Bravos de Margarita en la LVBP llegó a 49 años de edad. En este béisbol es muy conocido, pero bajo otra faceta, como careta y capitán de Leones del Caracas.

El nacido en Caracas y criado en Guarenas se desempeñó por 21 temporadas en la pelota criolla, 15 defendiendo a la tropa melenuda, con la que dejó 449 imparables en 611 encuentros, con 34 estacazos, 100 dobletes, 233 carreras impulsadas y 221 anotadas. Ganó dos gallardetes en el dugout izquierdo del estadio Universitario de Caracas, en las campañas 1994-95 y 2005-06.

Además, comandó a los avileños al título de la Serie del Caribe en 2006, luego de dar aquel decisivo doble que pegó en la cabeza del campocorto del representante de República Dominicana, Erick Aybar, con el cual produjo la carrera que significó la victoria de Leones en ese cotejo y del torneo en sí, con registro perfecto de seis victorias, sin derrotas.

Fue dejado en libertad tras controversias con la directiva caraquista, la cual recién asumía como presidente Luis Ávila. Partió a la Isla de Margarita para finalizar su carrera en las siguientes seis zafras, aunque en la última, fue escogido para reforzar a Leones en el round robin de la campaña 2013-14, con lo cual finalizó su carrera en el país vistiendo el uniforme a rayas de los selváticos.

CUb6-Llz-WEAAG-lk

En Nueva Esparta, bateó 26 cuadrangulares y dio 133 incogibles en 651 veces al bate. Solo jugó dos postemporadas con los insulares, sin poder disputar finales, en una organización que lo firmó en su segunda justa de existencia y con la cual haría historia en otro rol, como timonel.

Nueve meses después de su último choque como jugador, reapareció en el circuito rentado, pero como piloto de Bravos. Su récord como estratega es de 138 victorias y 176 derrotas (aunque por sus compromisos en MLB, no dirigió todos los juegos, se cuentan bajo su gestión), con tres avances a enero, sin mayor fortuna en la primera ronda de la postemporada (7-12, eliminado dos veces por Cardenales de Lara y una por Tigres de Aragua).

Iba a volver para la temporada 2019-2020 a su cargo de conductor de los neoespartanos, pero el veto de MLB a la LVBP impidió que pudiese firmar, al prestar sus servicios a Nacionales de Washington como técnico.

Orgullo nacional

En 2006 y 2009 se colocó el uniforme vinotinto, para defender como pelotero a la selección de Venezuela en el Clásico Mundial, mientras que en 2017 fue el coach de bullpen del cuerpo técnico que comandó Omar Vizquel, su excompañero en el Caracas y mánager del combinado en esa edición del torneo.

DOsz-USl-Ws-AAh298

¿Y en MLB?

Considerado por genios del pitcheo como Greg Maddux y Johan Santana como parte fundamental de sus éxitos, el mirandino siempre se las arregló para conseguir contrato con las novenas de las mayores, al ser de los catchers que mejor llamaba los juegos.

Hizo vida en 11 franquicias de la Gran Carpa, desde su debut en 1997 con Dodgers de Los Ángeles, hasta el final de su trayectoria en 2013, con Azulejos de Toronto. Tuvo porcentaje de fildeo vitalicio de .994 en 914 como cátcher y participó en 78 dobleplays detrás del plato.

En cuanto al aspecto ofensivo, pegó 615 petardos, 145 biangulares y 72 vuelacercas en 971 choques. Solo participó en tres postemporadas, una con Bravos de Atlanta en 2002, otra con Mellizos de Minnesota en 2004 y finalmente, en 2011 con Cascabeles de Arizona.

A finales de 2013 había firmado por los desérticos para jugar una última vez, pero no pudo hacer el equipo, por ende, comenzó su carrera como coach en esa organización. Sin embargo, dio un salto de calidad un año más tarde de la mano de Joe Maddon, mánager de Cachorros de Chicago (con los cuales jugó como pelotero entre 2005 y 2008), quien lo solicitó para encargarse de la garantía de calidad de los oseznos.

Con ellos, se anotó su primer anillo de campeón en 2016. Se mantuvo allí hasta que para la temporada 2018, el anterior coach de banca de Cachorros Dave Martínez, tomase el mando de Nacionales, para integrarlo en su staff como coach de bullpen.

Finalmente, en 2019 los capitalinos se coronaron por primera vez en las mayores, y a Blanco llegó su segundo anillo de campeón. Cerca de los 50 calendarios, todavía es joven en su carrera como estratega.

Beisbol Venezolano

Blanco fue un ganador como pelotero y ahora en el rol de técnico| @LABARRABRAVA
Blanco fue un ganador como pelotero y ahora en el rol de técnico| @LABARRABRAVA
beisbol venezolano

El capitán del beisbol venezolano llegó a 49 años

Viernes 28| 11:56 pm

Pablo Alejandro Rondón| @PablinhoAle3110

CARACAS. Un 29 de agosto, de 1971, veía la luz de la vida el exreceptor venezolano Henry Blanco, uno de los mejores en su posición nacido en el país en Grandes Ligas y que actualmente ostenta dos anillos de campeón como técnico en las mayores.

Con esto, quien también ha fungido como mánager de Bravos de Margarita en la LVBP llegó a 49 años de edad. En este béisbol es muy conocido, pero bajo otra faceta, como careta y capitán de Leones del Caracas.

El nacido en Caracas y criado en Guarenas se desempeñó por 21 temporadas en la pelota criolla, 15 defendiendo a la tropa melenuda, con la que dejó 449 imparables en 611 encuentros, con 34 estacazos, 100 dobletes, 233 carreras impulsadas y 221 anotadas. Ganó dos gallardetes en el dugout izquierdo del estadio Universitario de Caracas, en las campañas 1994-95 y 2005-06.

Además, comandó a los avileños al título de la Serie del Caribe en 2006, luego de dar aquel decisivo doble que pegó en la cabeza del campocorto del representante de República Dominicana, Erick Aybar, con el cual produjo la carrera que significó la victoria de Leones en ese cotejo y del torneo en sí, con registro perfecto de seis victorias, sin derrotas.

Fue dejado en libertad tras controversias con la directiva caraquista, la cual recién asumía como presidente Luis Ávila. Partió a la Isla de Margarita para finalizar su carrera en las siguientes seis zafras, aunque en la última, fue escogido para reforzar a Leones en el round robin de la campaña 2013-14, con lo cual finalizó su carrera en el país vistiendo el uniforme a rayas de los selváticos.

CUb6-Llz-WEAAG-lk

En Nueva Esparta, bateó 26 cuadrangulares y dio 133 incogibles en 651 veces al bate. Solo jugó dos postemporadas con los insulares, sin poder disputar finales, en una organización que lo firmó en su segunda justa de existencia y con la cual haría historia en otro rol, como timonel.

Nueve meses después de su último choque como jugador, reapareció en el circuito rentado, pero como piloto de Bravos. Su récord como estratega es de 138 victorias y 176 derrotas (aunque por sus compromisos en MLB, no dirigió todos los juegos, se cuentan bajo su gestión), con tres avances a enero, sin mayor fortuna en la primera ronda de la postemporada (7-12, eliminado dos veces por Cardenales de Lara y una por Tigres de Aragua).

Iba a volver para la temporada 2019-2020 a su cargo de conductor de los neoespartanos, pero el veto de MLB a la LVBP impidió que pudiese firmar, al prestar sus servicios a Nacionales de Washington como técnico.

Orgullo nacional

En 2006 y 2009 se colocó el uniforme vinotinto, para defender como pelotero a la selección de Venezuela en el Clásico Mundial, mientras que en 2017 fue el coach de bullpen del cuerpo técnico que comandó Omar Vizquel, su excompañero en el Caracas y mánager del combinado en esa edición del torneo.

DOsz-USl-Ws-AAh298

¿Y en MLB?

Considerado por genios del pitcheo como Greg Maddux y Johan Santana como parte fundamental de sus éxitos, el mirandino siempre se las arregló para conseguir contrato con las novenas de las mayores, al ser de los catchers que mejor llamaba los juegos.

Hizo vida en 11 franquicias de la Gran Carpa, desde su debut en 1997 con Dodgers de Los Ángeles, hasta el final de su trayectoria en 2013, con Azulejos de Toronto. Tuvo porcentaje de fildeo vitalicio de .994 en 914 como cátcher y participó en 78 dobleplays detrás del plato.

En cuanto al aspecto ofensivo, pegó 615 petardos, 145 biangulares y 72 vuelacercas en 971 choques. Solo participó en tres postemporadas, una con Bravos de Atlanta en 2002, otra con Mellizos de Minnesota en 2004 y finalmente, en 2011 con Cascabeles de Arizona.

A finales de 2013 había firmado por los desérticos para jugar una última vez, pero no pudo hacer el equipo, por ende, comenzó su carrera como coach en esa organización. Sin embargo, dio un salto de calidad un año más tarde de la mano de Joe Maddon, mánager de Cachorros de Chicago (con los cuales jugó como pelotero entre 2005 y 2008), quien lo solicitó para encargarse de la garantía de calidad de los oseznos.

Con ellos, se anotó su primer anillo de campeón en 2016. Se mantuvo allí hasta que para la temporada 2018, el anterior coach de banca de Cachorros Dave Martínez, tomase el mando de Nacionales, para integrarlo en su staff como coach de bullpen.

Finalmente, en 2019 los capitalinos se coronaron por primera vez en las mayores, y a Blanco llegó su segundo anillo de campeón. Cerca de los 50 calendarios, todavía es joven en su carrera como estratega.

TAMBIÉN TE PODRÍA INTERESAR



AGENDA MERIDIANO