Portada del dirario Meridiano
Domingo 28 de Noviembre de 2021

Beisbol Grandes Ligas

El despertar de J.D Martínez es vital para los Patirrojos | Reuters
El despertar de J.D Martínez es vital para los Patirrojos | Reuters
beisbol grandes ligas

Medias Rojas y el duro camino que les espera en Houston

Viernes 22| 1:04 am


Primero los Medias Rojas perdieron el control de la Serie de Campeonato de la Liga Americana. Luego perdieron su ventaja ante los Astros de Houston. Ahora deben recuperarse para conseguir dos victorias en el Minute Maid Park para conseguir el banderín.

Ante este complicado panorama, J.D. Martínez simplemente espera divertirse.

"Vamos a Houston y tenemos a Nate en el montículo, y estoy emocionado por ello", dijo el toletero refiriéndose a Nathan Eovaldi, quien ganó su inicio en Houston el sábado pasado. "Creo que va a ser un juego divertido".


Lea también: Eduardo Rodríguez se proyecta para abrir un séptimo duelo para Boston

¿Divertido? Fue una simple pero refrescante elección de palabras de Martínez, el bateador designado de Boston, considerando las circunstancias. Él se había ponchado en sus cuatro turnos oficiales en los Juegos 4 y 5, como parte de una mala racha del equipo que ha azotado el estante del bate como una ráfaga ártica en un caluroso día de verano.

Después de castigar a los lanzadores durante la mayor parte de octubre, los Patirrojos han bateado .131 en los últimos dos partidos, cayendo detrás de los Astros, 3-2 en la serie.

Martínez revisó sus turnos, dijo, y no encontró ningún lanzamiento que pudiera haber manejado bien. Es más fácil, al parecer, tirar por la borda un juego que no tenía ninguna posibilidad de ganar.

"Nadie es tan perfecto", dijo sobre Framber Valdez. "Es muy difícil salir ahí y tener esas actuaciones repetidas".

El zurdo de los siderales es por mucho el abridor más imponente de su equipo, y el miércoles por la noche, el mánager Dusty Baker dijo que aún no había decidido quién lanzaría el Juego 6.

Hace 18 años, como piloto de los Cachorros de Chicago, Baker se fue a casa con una ventaja de 3-2 en la Serie de Campeonato de la Liga Nacional; Mark Prior y Kerry Wood se enfrentaron a los Marlins de Florida y las cosas no terminaron bien.

"Me sentía confiado en ese momento, pero tienes que hacer el trabajo", dijo Baker. "Puedes sentirte confiado todo lo que quieras, pero sacar el último aliento y la última vida de cualquier cosa, es un camino difícil. Van a luchar contra ti hasta el final".

"Me siento bien. No me siento muy bien", añadió.

Sus actuales jugadores también tienen razones para desconfiar. En 2019 perdieron los Juegos 6 y 7 de la Serie Mundial en casa ante los Nacionales de Washington. El año anterior, 2018, cayeron en los últimos tres juegos de la disputa por el banderín de liga ante Boston.

"Lo hicimos antes", dijo el receptor de los Medias Rojas Christian Vázquez. "Ganamos tres juegos en Houston en 2018. Necesitamos ganar dos, así que ¿por qué no este año también? Tienen un gran equipo, pero me gusta mi equipo. No dudo de mi equipo".

Lea también: Luis García buscará el boleto a la Serie Mundial

Los inquilinos del Fenway Park lograron 92 victorias esta temporada, un total fuerte para la mayoría de los equipos, pero bastante ordinario para ellos, que han ganado al menos 93 juegos en la mitad de sus temporadas desde el año 2000.

Después de ocupar el primer lugar el Este durante la mayor parte de los primeros cuatro meses, fueron a la zaga todos los días después del 30 de julio y aseguraron un puesto de comodín hasta el último día de la temporada regular.

Ahora, después de eliminar a dos rivales de la división, Yanquis de Nueva York y Rays de Tampa Bay, y de descargar a los Astros en los Juegos 2 y 3, los Medias Rojas están luchando de nuevo.

"Esta es nuestra historia", dijo Martínez, "Nos han descartado todo el año; no creo que nadie de aquí, tampoco, pensara que íbamos a estar aquí. Sabemos de lo que somos capaces, y creo que nadie no está creyendo en sí mismo o no cree en nuestro equipo que podemos salir y salir”.

"Nos dividimos. Ganamos dos seguidos, ellos ganaron dos seguidos. Así que es muy posible", agregó.

"Sabemos que podemos batear; dos juegos no significa que de repente no somos un buen equipo ofensivo", dijo su dirigente Alex Cora, añadiendo, "No lo veo como una caída. Son dos partidos. Obviamente, es una serie. Pero hemos estado muy bien ofensivamente todo el mes".

El boricua dijo que no estaba considerando cambios en la alineación para el Juego 6, incluso con algunos bateadores luchando, como Hunter Renfroe, que lleva de 14-1. Boston ha bateado 22 jonrones esta postemporada, un récord del club, y el Minute Maid Park es un paraíso para ese tipo de batazos.

Martínez lo sabría; pegó el primer jonrón de su carrera allí como Astro en 2011, y su primer grand slam de postemporada allí el fin de semana pasado. Ahora él y los Medias Rojas volverán a jugar en Houston con la oportunidad de ganar dos veces y reclamar el banderín. ¿Qué podría ser mejor?

"Es una victoria obligada, como el juego de comodín", dijo Martínez. "Es una situación con la que nuestro equipo está familiarizado. Así que, no sé, debería ser divertido".

 

Fuente: boston.com

TAMBIÉN TE PODRÍA INTERESAR

Beisbol Grandes Ligas

El despertar de J.D Martínez es vital para los Patirrojos | Reuters
El despertar de J.D Martínez es vital para los Patirrojos | Reuters
beisbol grandes ligas

Medias Rojas y el duro camino que les espera en Houston

Viernes 22| 1:04 am

Primero los Medias Rojas perdieron el control de la Serie de Campeonato de la Liga Americana. Luego perdieron su ventaja ante los Astros de Houston. Ahora deben recuperarse para conseguir dos victorias en el Minute Maid Park para conseguir el banderín.

Ante este complicado panorama, J.D. Martínez simplemente espera divertirse.

"Vamos a Houston y tenemos a Nate en el montículo, y estoy emocionado por ello", dijo el toletero refiriéndose a Nathan Eovaldi, quien ganó su inicio en Houston el sábado pasado. "Creo que va a ser un juego divertido".


Lea también: Eduardo Rodríguez se proyecta para abrir un séptimo duelo para Boston

¿Divertido? Fue una simple pero refrescante elección de palabras de Martínez, el bateador designado de Boston, considerando las circunstancias. Él se había ponchado en sus cuatro turnos oficiales en los Juegos 4 y 5, como parte de una mala racha del equipo que ha azotado el estante del bate como una ráfaga ártica en un caluroso día de verano.

Después de castigar a los lanzadores durante la mayor parte de octubre, los Patirrojos han bateado .131 en los últimos dos partidos, cayendo detrás de los Astros, 3-2 en la serie.

Martínez revisó sus turnos, dijo, y no encontró ningún lanzamiento que pudiera haber manejado bien. Es más fácil, al parecer, tirar por la borda un juego que no tenía ninguna posibilidad de ganar.

"Nadie es tan perfecto", dijo sobre Framber Valdez. "Es muy difícil salir ahí y tener esas actuaciones repetidas".

El zurdo de los siderales es por mucho el abridor más imponente de su equipo, y el miércoles por la noche, el mánager Dusty Baker dijo que aún no había decidido quién lanzaría el Juego 6.

Hace 18 años, como piloto de los Cachorros de Chicago, Baker se fue a casa con una ventaja de 3-2 en la Serie de Campeonato de la Liga Nacional; Mark Prior y Kerry Wood se enfrentaron a los Marlins de Florida y las cosas no terminaron bien.

"Me sentía confiado en ese momento, pero tienes que hacer el trabajo", dijo Baker. "Puedes sentirte confiado todo lo que quieras, pero sacar el último aliento y la última vida de cualquier cosa, es un camino difícil. Van a luchar contra ti hasta el final".

"Me siento bien. No me siento muy bien", añadió.

Sus actuales jugadores también tienen razones para desconfiar. En 2019 perdieron los Juegos 6 y 7 de la Serie Mundial en casa ante los Nacionales de Washington. El año anterior, 2018, cayeron en los últimos tres juegos de la disputa por el banderín de liga ante Boston.

"Lo hicimos antes", dijo el receptor de los Medias Rojas Christian Vázquez. "Ganamos tres juegos en Houston en 2018. Necesitamos ganar dos, así que ¿por qué no este año también? Tienen un gran equipo, pero me gusta mi equipo. No dudo de mi equipo".

Lea también: Luis García buscará el boleto a la Serie Mundial

Los inquilinos del Fenway Park lograron 92 victorias esta temporada, un total fuerte para la mayoría de los equipos, pero bastante ordinario para ellos, que han ganado al menos 93 juegos en la mitad de sus temporadas desde el año 2000.

Después de ocupar el primer lugar el Este durante la mayor parte de los primeros cuatro meses, fueron a la zaga todos los días después del 30 de julio y aseguraron un puesto de comodín hasta el último día de la temporada regular.

Ahora, después de eliminar a dos rivales de la división, Yanquis de Nueva York y Rays de Tampa Bay, y de descargar a los Astros en los Juegos 2 y 3, los Medias Rojas están luchando de nuevo.

"Esta es nuestra historia", dijo Martínez, "Nos han descartado todo el año; no creo que nadie de aquí, tampoco, pensara que íbamos a estar aquí. Sabemos de lo que somos capaces, y creo que nadie no está creyendo en sí mismo o no cree en nuestro equipo que podemos salir y salir”.

"Nos dividimos. Ganamos dos seguidos, ellos ganaron dos seguidos. Así que es muy posible", agregó.

"Sabemos que podemos batear; dos juegos no significa que de repente no somos un buen equipo ofensivo", dijo su dirigente Alex Cora, añadiendo, "No lo veo como una caída. Son dos partidos. Obviamente, es una serie. Pero hemos estado muy bien ofensivamente todo el mes".

El boricua dijo que no estaba considerando cambios en la alineación para el Juego 6, incluso con algunos bateadores luchando, como Hunter Renfroe, que lleva de 14-1. Boston ha bateado 22 jonrones esta postemporada, un récord del club, y el Minute Maid Park es un paraíso para ese tipo de batazos.

Martínez lo sabría; pegó el primer jonrón de su carrera allí como Astro en 2011, y su primer grand slam de postemporada allí el fin de semana pasado. Ahora él y los Medias Rojas volverán a jugar en Houston con la oportunidad de ganar dos veces y reclamar el banderín. ¿Qué podría ser mejor?

"Es una victoria obligada, como el juego de comodín", dijo Martínez. "Es una situación con la que nuestro equipo está familiarizado. Así que, no sé, debería ser divertido".

 

Fuente: boston.com

TAMBIÉN TE PODRÍA INTERESAR