Portada del dirario Meridiano
Domingo 05 de Febrero de 2023

Hipismo

0
Hipismo

Juan Vicente Tovar y una trilogía caribeña inolvidable

Redacción Meridiano 28/11/2022 2:25 pm




El 2 de diciembre de 1990 es uno de esos días que no se borraran de la memoria de los hípicos venezolanos. Juan Vicente Tovar logró una hazaña memorable en el hipódromo de Santa Rita, que aún, hoy en día 22 años después se le pone la piel de gallina a quien lo ve.

El Hipódromo de Santa Rita abrió sus puertas al público el 11 de noviembre de 1988, es decir, para 1990 estaba apenas con dos años de funcionalidad. Venezuela ya había organizado el evento caribeño en cinco ocasiones; 1967, 1971, 1975 y 1985. Todos en La Rinconada

En ninguno de esos eventos la delegación criolla se había podido alzar con el triunfo. Para 1990 buscaron el nuevo hipódromo de Santa Rita para hacer la Serie Hípica del Caribe, que para ese año constaba de tres clásico; Confraternidad Hembras, Confraternidad Machos y Clásico del Caribe.

Lea también: ¿Cuáles han sido los batacazos más grandes en la historia del Clásico del Caribe?

Como cosas del destino ese día en el óvalo zuliano cayó un aguacero increíble, como si se tratara de un bautismo a algo imborrable que ocurriría.

Las carreras. La novena carrera de la tarde era el Confraternidad de yeguas; Venezuela se presentó con; Stillwater, que venía de tres triunfos seguidos, Mon Coquette, Epic Ginay y Que Calor, triple coronada zuliana.

En un final de infarto Juan Vicente Tovar mantuvo a Mon Coquette en punta con mínima ventaja sobre Stillwater.

En el Clásico Confraternidad de machos, como cosas del destino, Roger Rengifo no pudo montar a Randy por una lesión, por lo que Juan Vicente Tovar fue el jockey designado para conducirlo.

En la recta final parecía que Súper Sergio pasaba de viaje a Randy, pero Tovar empleó todos sus recursos y en otro final de leyenda conquistó su segunda carrera internacional del día.

En el Clásico del Caribe todas las esperanzas criollas estaban con Don Fabián, había ganado el Simón Bolívar de ese año y era la carta principal del país. Spaviento de Panamá era el otro caballo bravo de la carrera.

Una carrera igual de electrizante a las otras dos, Juan Vicente Tovar decidió en la curva adelantar a Don Fabián y resistir el avance de Spaviento, que buscó a la baranda y perdió por escaso medio cuerpo. Una hazaña increíble que jamás será olvidada.

Hipismo

0
Hipismo

Juan Vicente Tovar y una trilogía caribeña inolvidable

Redacción Meridiano 28/11/2022 2:25 pm



El 2 de diciembre de 1990 es uno de esos días que no se borraran de la memoria de los hípicos venezolanos. Juan Vicente Tovar logró una hazaña memorable en el hipódromo de Santa Rita, que aún, hoy en día 22 años después se le pone la piel de gallina a quien lo ve.

El Hipódromo de Santa Rita abrió sus puertas al público el 11 de noviembre de 1988, es decir, para 1990 estaba apenas con dos años de funcionalidad. Venezuela ya había organizado el evento caribeño en cinco ocasiones; 1967, 1971, 1975 y 1985. Todos en La Rinconada

En ninguno de esos eventos la delegación criolla se había podido alzar con el triunfo. Para 1990 buscaron el nuevo hipódromo de Santa Rita para hacer la Serie Hípica del Caribe, que para ese año constaba de tres clásico; Confraternidad Hembras, Confraternidad Machos y Clásico del Caribe.

Lea también: ¿Cuáles han sido los batacazos más grandes en la historia del Clásico del Caribe?

Como cosas del destino ese día en el óvalo zuliano cayó un aguacero increíble, como si se tratara de un bautismo a algo imborrable que ocurriría.

Las carreras. La novena carrera de la tarde era el Confraternidad de yeguas; Venezuela se presentó con; Stillwater, que venía de tres triunfos seguidos, Mon Coquette, Epic Ginay y Que Calor, triple coronada zuliana.

En un final de infarto Juan Vicente Tovar mantuvo a Mon Coquette en punta con mínima ventaja sobre Stillwater.

En el Clásico Confraternidad de machos, como cosas del destino, Roger Rengifo no pudo montar a Randy por una lesión, por lo que Juan Vicente Tovar fue el jockey designado para conducirlo.

En la recta final parecía que Súper Sergio pasaba de viaje a Randy, pero Tovar empleó todos sus recursos y en otro final de leyenda conquistó su segunda carrera internacional del día.

En el Clásico del Caribe todas las esperanzas criollas estaban con Don Fabián, había ganado el Simón Bolívar de ese año y era la carta principal del país. Spaviento de Panamá era el otro caballo bravo de la carrera.

Una carrera igual de electrizante a las otras dos, Juan Vicente Tovar decidió en la curva adelantar a Don Fabián y resistir el avance de Spaviento, que buscó a la baranda y perdió por escaso medio cuerpo. Una hazaña increíble que jamás será olvidada.

TAMBIÉN TE PODRÍA INTERESAR