Portada del dirario Meridiano
Miércoles 27 de Enero de 2021

La Vinotinto

A los 14 años comenzó seriamente bajo los tres palos
A los 14 años comenzó seriamente bajo los tres palos
La Vinotinto

Fariñez: Yo parto desde el disfrute y no del miedo

Miércoles 30| 1:58 pm


Samuel Aldrey /@SamuelAldrey

 

Wuilker Fariñez desde su niñez vive el fútbol con pasión. Intrépido desde sus partidas de fútbol en Catia con sus amigos hasta llegar ahora a Francia con el Lens, pero ¿qué piensa Wuilker de su posición? Él nos lo cuenta.

¿Cuándo apareció el fútbol en tu vida y qué recuerdas de esos partidos con tus amigos?

El fútbol en mi vida siempre estuvo. Jugaba con mis panas desde niño. Tenía una cancha de tierra debajo de mi casa desde ahí empezó mi pasión por el fútbol. Recuerdo que apenas me llamaban o me pegaban un grito me ponía los tacos y salía corriendo a jugar.

¿En esa cancha jugaste otra posición antes de ser arquero? Y ¿por qué decidiste ser portero?

Sí, jugaba de delantero, de mediocampo, de defensa. Todo. Uno de niño juega de todo (risas). A los catorce años fue cuando decidí ser arquero pensando en el futuro. Mi familia, sobre todo mi mamá y mi papá me veían mucho y fueron los que me dijeron que tenía mucho futuro debajo del arco.

¿Qué es para ti el puesto de arquero?

El puesto de portero es una responsabilidad muy bonita. Eres el último hombre que está entre la línea de gol, el balón y el contrario para evitar que hagan gol. Esa es una tarea inmensa con un enorme compromiso, pero es muy bonito también. Eso se disfruta. Creo que nosotros los arqueros nos gusta la posición por la competitividad que hay y tener esa posibilidad de poder ser el último hombre para evitar el gol.

Siempre el arquero es el más aclamado cuando salva y el más criticado cuando falla ¿Crees que es una posición ingrata con el jugador ante la crítica?

No creo que no lo llamaría ingrata. Creo que es parte de la cultura del fútbol (ríe). Sin embargo, yo como arquero trato de hacer lo mejor y a pesar de tener esa gran responsabilidad siempre lo hago disfrutándolo. Luego lo que tenga que pasar, pasará. Cada partido es diferente, pero más que ingrata creo que cada quien tiene su opinión y eso es respetable.

¿El recuerdo más feliz de tu carrera?

 El momento más feliz fue cuando clasificamos a la final del Mundial Sub20. Saber que nos encontrábamos en ese punto después de todo lo que habíamos luchado, lo que habíamos entrenado, lo que habíamos sufrido. Además, recuerdo que Graterol, un gran compañero, me apoyó mucho con sus palabras en ese momento para afrontar el partido de semifinal.

¿Has sentido miedo debajo del arco?

No miedo. Uno siente hormigueo en la barriga que es parte de la ansiedad que te da cada partido y cada encuentro. Tú tratas de jugar con la mayor energía, las mayores ganas para disfrutarlo al máximo. Yo parto desde el disfrute y no del miedo.

 

Cita:

El momento más feliz para mí como futbolista fue cuando clasificamos a la final del Mundial Sub20”

Wuilker Fariñez, portero de la selección.

 

La Vinotinto

A los 14 años comenzó seriamente bajo los tres palos
A los 14 años comenzó seriamente bajo los tres palos
La Vinotinto

Fariñez: Yo parto desde el disfrute y no del miedo

Miércoles 30| 1:58 pm

Samuel Aldrey /@SamuelAldrey

 

Wuilker Fariñez desde su niñez vive el fútbol con pasión. Intrépido desde sus partidas de fútbol en Catia con sus amigos hasta llegar ahora a Francia con el Lens, pero ¿qué piensa Wuilker de su posición? Él nos lo cuenta.

¿Cuándo apareció el fútbol en tu vida y qué recuerdas de esos partidos con tus amigos?

El fútbol en mi vida siempre estuvo. Jugaba con mis panas desde niño. Tenía una cancha de tierra debajo de mi casa desde ahí empezó mi pasión por el fútbol. Recuerdo que apenas me llamaban o me pegaban un grito me ponía los tacos y salía corriendo a jugar.

¿En esa cancha jugaste otra posición antes de ser arquero? Y ¿por qué decidiste ser portero?

Sí, jugaba de delantero, de mediocampo, de defensa. Todo. Uno de niño juega de todo (risas). A los catorce años fue cuando decidí ser arquero pensando en el futuro. Mi familia, sobre todo mi mamá y mi papá me veían mucho y fueron los que me dijeron que tenía mucho futuro debajo del arco.

¿Qué es para ti el puesto de arquero?

El puesto de portero es una responsabilidad muy bonita. Eres el último hombre que está entre la línea de gol, el balón y el contrario para evitar que hagan gol. Esa es una tarea inmensa con un enorme compromiso, pero es muy bonito también. Eso se disfruta. Creo que nosotros los arqueros nos gusta la posición por la competitividad que hay y tener esa posibilidad de poder ser el último hombre para evitar el gol.

Siempre el arquero es el más aclamado cuando salva y el más criticado cuando falla ¿Crees que es una posición ingrata con el jugador ante la crítica?

No creo que no lo llamaría ingrata. Creo que es parte de la cultura del fútbol (ríe). Sin embargo, yo como arquero trato de hacer lo mejor y a pesar de tener esa gran responsabilidad siempre lo hago disfrutándolo. Luego lo que tenga que pasar, pasará. Cada partido es diferente, pero más que ingrata creo que cada quien tiene su opinión y eso es respetable.

¿El recuerdo más feliz de tu carrera?

 El momento más feliz fue cuando clasificamos a la final del Mundial Sub20. Saber que nos encontrábamos en ese punto después de todo lo que habíamos luchado, lo que habíamos entrenado, lo que habíamos sufrido. Además, recuerdo que Graterol, un gran compañero, me apoyó mucho con sus palabras en ese momento para afrontar el partido de semifinal.

¿Has sentido miedo debajo del arco?

No miedo. Uno siente hormigueo en la barriga que es parte de la ansiedad que te da cada partido y cada encuentro. Tú tratas de jugar con la mayor energía, las mayores ganas para disfrutarlo al máximo. Yo parto desde el disfrute y no del miedo.

 

Cita:

El momento más feliz para mí como futbolista fue cuando clasificamos a la final del Mundial Sub20”

Wuilker Fariñez, portero de la selección.

 

TAMBIÉN TE PODRÍA INTERESAR