Portada del dirario Meridiano
Lunes 14 de Junio de 2021

Fútbol Internacional

A 70 años de aquel 2-1 en Brasil / Foto Cortesía
A 70 años de aquel 2-1 en Brasil / Foto Cortesía
Fútbol Internacional

El "Maracanazo" cumple 70 años: la hazaña más grande de Uruguay

Jueves 16| 9:30 am


Enrique Vargas || @enriquedva07

Un día como hoy, 16 de julio del año 1950, aconteció uno de los hechos más relevantes dentro de la historia del fútbol, el “Maracanazo”, en aquella final del Mundial que se disputo Brasil ante la siempre competitiva Uruguay.

En el famoso estadio de Maracaná, reconocido como ícono mundial del deporte, se levantó en Brasil para jugar la primera final de una Copa del Mundo luego de la Segunda Guerra Mundial.

La selección “Canarinha” hace ya 70 años quiso bordar su primera estrella como campeón del mundo en su camiseta, pero le quedó una cicatriz que hasta el sol de hoy continúa visible para la selección y sus aficionados.  

Brasil alcanzó la final en aquella época como una de las más temidas dentro de la competición al golear en múltiples partidos. En ella se enfrentó ante una Uruguay que hizo un gran torneo y además trajo con ella la etiqueta de invencible.

Tras superar ambas escuadras la fase de grupos, el campeón del certamen debía decidirse en una fase final entre los cuatro clasificados de cada grupo. Al la siguiente ronda avanzaron Brasil, España, Suecia y Uruguay. Los brasileños obtuvieron dos victorias por goleada (7-1 y 6-1); mientras que los charrúas ganron a los suecos y empataron contra los españoles, por lo que el duelo entre ambas escuadras suramericanas se tomó realmente como una final.

Debido a que cada victoria valía dos puntos en aquel entonces, el empate le servía a los anfitriones, pero a la selección celeste solo un triunfo le daría el titulo. Obdulio Varela, capitán de la selección uruguaya en ese momento, fue determinante en dicho partido ante el conjunto local, al dar ánimo a su equipo y le dejó al fútbol una de las frases más emblemáticas para la historia del deporte: “Hay doscientos mil gritando allá arriba, pero son de palo. Abajo solo hay once, como nosotros. No miren arriba ni a los lados, miren solo al frente".

El partido fue muy luchado, pero el triunfalismo estaba instalado del lado local gracias a su amplio favoritismo. Sin embargo, un solo objetivo claro hubo dentro de aquel encuentro, ser campeones del mundo, el cual fue logrado por Uruguay con una gran actuación de Alcides Ghiggia, quien fue el autor de aquel gol histórico, el 1-2, que le dio a la celeste su segundo campeonato mundial.

Fútbol Internacional

A 70 años de aquel 2-1 en Brasil / Foto Cortesía
A 70 años de aquel 2-1 en Brasil / Foto Cortesía
Fútbol Internacional

El "Maracanazo" cumple 70 años: la hazaña más grande de Uruguay

Jueves 16| 9:30 am

Enrique Vargas || @enriquedva07

Un día como hoy, 16 de julio del año 1950, aconteció uno de los hechos más relevantes dentro de la historia del fútbol, el “Maracanazo”, en aquella final del Mundial que se disputo Brasil ante la siempre competitiva Uruguay.

En el famoso estadio de Maracaná, reconocido como ícono mundial del deporte, se levantó en Brasil para jugar la primera final de una Copa del Mundo luego de la Segunda Guerra Mundial.

La selección “Canarinha” hace ya 70 años quiso bordar su primera estrella como campeón del mundo en su camiseta, pero le quedó una cicatriz que hasta el sol de hoy continúa visible para la selección y sus aficionados.  

Brasil alcanzó la final en aquella época como una de las más temidas dentro de la competición al golear en múltiples partidos. En ella se enfrentó ante una Uruguay que hizo un gran torneo y además trajo con ella la etiqueta de invencible.

Tras superar ambas escuadras la fase de grupos, el campeón del certamen debía decidirse en una fase final entre los cuatro clasificados de cada grupo. Al la siguiente ronda avanzaron Brasil, España, Suecia y Uruguay. Los brasileños obtuvieron dos victorias por goleada (7-1 y 6-1); mientras que los charrúas ganron a los suecos y empataron contra los españoles, por lo que el duelo entre ambas escuadras suramericanas se tomó realmente como una final.

Debido a que cada victoria valía dos puntos en aquel entonces, el empate le servía a los anfitriones, pero a la selección celeste solo un triunfo le daría el titulo. Obdulio Varela, capitán de la selección uruguaya en ese momento, fue determinante en dicho partido ante el conjunto local, al dar ánimo a su equipo y le dejó al fútbol una de las frases más emblemáticas para la historia del deporte: “Hay doscientos mil gritando allá arriba, pero son de palo. Abajo solo hay once, como nosotros. No miren arriba ni a los lados, miren solo al frente".

El partido fue muy luchado, pero el triunfalismo estaba instalado del lado local gracias a su amplio favoritismo. Sin embargo, un solo objetivo claro hubo dentro de aquel encuentro, ser campeones del mundo, el cual fue logrado por Uruguay con una gran actuación de Alcides Ghiggia, quien fue el autor de aquel gol histórico, el 1-2, que le dio a la celeste su segundo campeonato mundial.

TAMBIÉN TE PODRÍA INTERESAR