Portada del dirario Meridiano
Domingo 27 de Septiembre de 2020

Hipismo

Aly Khan agradeció en una carta todo el apoyo/ Foto Cortesía
Aly Khan agradeció en una carta todo el apoyo/ Foto Cortesía
Hipismo

"El Príncipe" agradecido con autoridades y todos los hípicos venezolanos

Viernes 31| 10:52 am


Richard Quiñónez | @Richardq0511

En una emotiva carta el legendario narrador hípico Virgilio Decán, Aly Khan, hizo pública su emoción, su satisfacción y agradecimiento al Superintendente Nacional de Actividades Hípicas, Antonio Álvarez, al resto de autoridades hípicas en general, a sus colegas y a la fanaticada hípica por el sentido homenaje del que fue objeto el pasado domingo en el hipódromo La Rinconada y donde se disputó por primera vez un clásico Internacional, Grado I, con su nombre y se estableció la fecha de su nacimiento como el día nacional del narrador hípico en Venezuela. Entre otros reconocimientos a su labor, trayectoria y legado invaluable para el hipismo venezolano.

A continuación presentamos la misiva en la que el legendario narrador hípico se expresó agradecidamente hacia todos los venezolanos:

" Cuando comencé a narrar carreras de caballos, con el empuje y el entusiasmo propios de un novato, nunca imaginé que construiría una larga y dilatada carrera como narrador, hombre de medios y, al decir de algunos, como factor determinante del hipismo venezolano durante la segunda mitad de siglo XX. Con certeza y con humildad, debo confesar que he sido un hombre afortunado. Tuve la dicha de encontrar en mi camino, a dos personajes que me impulsaron y a quienes les guardaré gratitud eterna: Juan Francisco Rodríguez, hombre de radio, excelente profesional y si se quiere, mi mentor. Juan Francisco me abrió las puertas para que comenzara a narrar carreras y, fue el, quien me bautizó con el seudónimo de ¨Aly Khan". Eloy Pérez Alfonso “Mr. Chips”, fue la otra figura que me colocó en la ruta de la televisión. Mr. Chips, tuvo que dejar el espacio que dirigía llamado ¨Torneo Hípico¨, para darme paso en Radio Caracas Televisión, estación en la cual transmitimos las carreras durante 10 años.

 

Siempre he exaltado la importancia del trabajo como valor fundamental para el ser humano. En mi caso, no solo he trabajado en lo que me apasiona, sino que he sido celebrado por ello. En 1960, recibí el primer Guaicaipuro de Oro y, a partir de allí, éste llegó a mis manos ininterrumpidamente durante 25 años. En ese entonces, se trataba del más prestigioso galardón del país en el sector de radio y televisión. Luego vino el Meridiano de Oro, el cual me fue concedido por varios lustros de forma consecutiva hasta que me entregaron el Meridiano de Platino. Estos son apenas dos de los muchos premios recibidos a lo largo de mi carrera.

Durante los años del programa Monitor Hípico, de los traslados semanales a Valencia y Maracaibo para trabajar en los hipódromos locales, o de los viajes al exterior para narrar legendarios clásicos en famosos hipódromos del orbe, eran muchos y seguidos los laureles y homenajes. Sin duda alguna, constituían motivos de alegría y eran valiosos estímulos, pero con cada galardón lo que se acrecentaba era el compromiso, la necesidad acuciante de hacerlo cada vez mejor. Tenía claro que no podía defraudar a tanta gente que me honraba; a la prensa especializada que valoraba y difundía mi trabajo; a aquellos que me entregaban sus marcas para posicionarlas porque pensaban que yo era sinónimo de profesionalismo y credibilidad; a los jóvenes locutores que me veían como ejemplo a seguir, y en especial al más exigente de los jueces: el público. Esa gente anónima que me abordaba en la calle o que me aplaudía con frenesí desde las tribunas del Hipódromo La Rinconada, cuando en un final cerrado entre dos purasangres, yo declaraba ganador a aquél que luego sería confirmado por la imagen de la cámara, en lo que se conoce como "final de fotografía".

Hoy, agradezco a todos los que han hecho posible que este Clásico Grado I,  con mi nombre se lleve a cabo en el Hipódromo La Rinconada. Expreso mi gratitud al colega y amigo Gustavo Ríos y, especialmente, a Héctor Alonzo Rivas quien me ha acompañado siempre y se ha convertido en mi pupilo más destacado. Hoy, una vez más, mi palabra mayor de agradecimiento va dirigida al público, a las Autoridades Hípicas, al señor Antonio Álvarez Cisneros, y a los venezolanos amantes del hipismo, quienes a lo largo de mi carrera profesional, e incluso ahora, cuando estoy retirado de la narración, no han
cesado de demostrar admiración y respeto por mi trabajo, unido al cariño que me manifiestan de diversas formas.

A todos, gracias. En mayúsculas y en voz alta. ¡MUCHAS GRACIAS!

Hipismo

Aly Khan agradeció en una carta todo el apoyo/ Foto Cortesía
Aly Khan agradeció en una carta todo el apoyo/ Foto Cortesía
Hipismo

"El Príncipe" agradecido con autoridades y todos los hípicos venezolanos

Viernes 31| 10:52 am

Richard Quiñónez | @Richardq0511

En una emotiva carta el legendario narrador hípico Virgilio Decán, Aly Khan, hizo pública su emoción, su satisfacción y agradecimiento al Superintendente Nacional de Actividades Hípicas, Antonio Álvarez, al resto de autoridades hípicas en general, a sus colegas y a la fanaticada hípica por el sentido homenaje del que fue objeto el pasado domingo en el hipódromo La Rinconada y donde se disputó por primera vez un clásico Internacional, Grado I, con su nombre y se estableció la fecha de su nacimiento como el día nacional del narrador hípico en Venezuela. Entre otros reconocimientos a su labor, trayectoria y legado invaluable para el hipismo venezolano.

A continuación presentamos la misiva en la que el legendario narrador hípico se expresó agradecidamente hacia todos los venezolanos:

" Cuando comencé a narrar carreras de caballos, con el empuje y el entusiasmo propios de un novato, nunca imaginé que construiría una larga y dilatada carrera como narrador, hombre de medios y, al decir de algunos, como factor determinante del hipismo venezolano durante la segunda mitad de siglo XX. Con certeza y con humildad, debo confesar que he sido un hombre afortunado. Tuve la dicha de encontrar en mi camino, a dos personajes que me impulsaron y a quienes les guardaré gratitud eterna: Juan Francisco Rodríguez, hombre de radio, excelente profesional y si se quiere, mi mentor. Juan Francisco me abrió las puertas para que comenzara a narrar carreras y, fue el, quien me bautizó con el seudónimo de ¨Aly Khan". Eloy Pérez Alfonso “Mr. Chips”, fue la otra figura que me colocó en la ruta de la televisión. Mr. Chips, tuvo que dejar el espacio que dirigía llamado ¨Torneo Hípico¨, para darme paso en Radio Caracas Televisión, estación en la cual transmitimos las carreras durante 10 años.

 

Siempre he exaltado la importancia del trabajo como valor fundamental para el ser humano. En mi caso, no solo he trabajado en lo que me apasiona, sino que he sido celebrado por ello. En 1960, recibí el primer Guaicaipuro de Oro y, a partir de allí, éste llegó a mis manos ininterrumpidamente durante 25 años. En ese entonces, se trataba del más prestigioso galardón del país en el sector de radio y televisión. Luego vino el Meridiano de Oro, el cual me fue concedido por varios lustros de forma consecutiva hasta que me entregaron el Meridiano de Platino. Estos son apenas dos de los muchos premios recibidos a lo largo de mi carrera.

Durante los años del programa Monitor Hípico, de los traslados semanales a Valencia y Maracaibo para trabajar en los hipódromos locales, o de los viajes al exterior para narrar legendarios clásicos en famosos hipódromos del orbe, eran muchos y seguidos los laureles y homenajes. Sin duda alguna, constituían motivos de alegría y eran valiosos estímulos, pero con cada galardón lo que se acrecentaba era el compromiso, la necesidad acuciante de hacerlo cada vez mejor. Tenía claro que no podía defraudar a tanta gente que me honraba; a la prensa especializada que valoraba y difundía mi trabajo; a aquellos que me entregaban sus marcas para posicionarlas porque pensaban que yo era sinónimo de profesionalismo y credibilidad; a los jóvenes locutores que me veían como ejemplo a seguir, y en especial al más exigente de los jueces: el público. Esa gente anónima que me abordaba en la calle o que me aplaudía con frenesí desde las tribunas del Hipódromo La Rinconada, cuando en un final cerrado entre dos purasangres, yo declaraba ganador a aquél que luego sería confirmado por la imagen de la cámara, en lo que se conoce como "final de fotografía".

Hoy, agradezco a todos los que han hecho posible que este Clásico Grado I,  con mi nombre se lleve a cabo en el Hipódromo La Rinconada. Expreso mi gratitud al colega y amigo Gustavo Ríos y, especialmente, a Héctor Alonzo Rivas quien me ha acompañado siempre y se ha convertido en mi pupilo más destacado. Hoy, una vez más, mi palabra mayor de agradecimiento va dirigida al público, a las Autoridades Hípicas, al señor Antonio Álvarez Cisneros, y a los venezolanos amantes del hipismo, quienes a lo largo de mi carrera profesional, e incluso ahora, cuando estoy retirado de la narración, no han
cesado de demostrar admiración y respeto por mi trabajo, unido al cariño que me manifiestan de diversas formas.

A todos, gracias. En mayúsculas y en voz alta. ¡MUCHAS GRACIAS!

TAMBIÉN TE PODRÍA INTERESAR