Imagen portada
VE
Escoge tu edición de meridiano.net favorita
VE (Venezuela)
US (USA)
Fútbol Internacional

¡Como un hijo a su padre! Ronaldo lamenta la muerte de Mario Zagallo y recordó estos momentos con él

Fue campeón del mundo en dos momentos como jugador (1958 y 1962), compartiendo ataque nada más y nada menos que con otra leyenda carioca, como Pelé

Foto: Reuters

Brasil aún está impactada luego de la noticia de la muerte de uno de sus máximos referentes en el fútbol, a los 92 años de edad: Mario Zagallo. Este histórico marcó la vida de muchas figuras del balompié carioca que hoy lo lloran, como el mismísimo Ronaldo, que pasó por su batuta mientras el experimentado disfrutaba de su etapa como entrenador.

El mítico delantero dedicó en su cuenta en Instagram un sentido mensaje a Zagallo y recordó la importancia en su paso por el balompié. "Zagallo tiene un gran significado en mí vida y carrera, pero su grandeza trasciende las relaciones interpersonales", escribió de inicio.

"Es el último de los campeones del mundo de 1958 en dejarnos; el último de una generación en poner a Brasil en el mapa de fútbol; el único gran campeón del mundo. Tuvimos la suerte de tragarnos esta leyenda y aprender con su pasión por la selección brasileña el verdadero significado del amarillo. Qué suerte tuve de haber tenido su dirección de campo - sin duda, mi mejor entrenador - y su mentoría más allá de las cuatro líneas - Mario Jorge también fue un padre para mí", agregó en el posteo el exatacante.

 

Un sello imborrable

Hablar de Mario Zagallo para Brasil es mencionar que su nombre casi está en todas las épocas de oro del fútbol brasilero y en sus cuadros más memorables. De ahí, es que nació ese cruce en el camino con Ronaldo.

Zagallo fue campeón del mundo en dos momentos como jugador (1958 y 1962), compartiendo ataque nada más y nada menos que con otra leyenda carioca, como Pelé. Después volvió a registrar su nombre en Copas del Mundo, esta vez como estratega, al coronarse con Brasil en 1970 y repetirlo en 1994, pero con otro rol, el de asistente. Justamente, en la edición mundialista de 1998 guió a la canarinha de Ronaldo a la final, que terminarían perdiendo con Francia, con resultado de 3-0.

Ese duelo decisivo contra los franceses tiene un aliciente. Y es que Mario soltó a su delantero, pese a que había sufrido unos ataques de epilepsias un día antes del encuentro. “Los médicos le dieron el visto bueno para jugar”, argumentó en su día, para complementar que: “Cualquier en mi posición hubiese hecho lo mismo. Yo no iba a ser el que le prohibiese jugar la final de una Copa del Mundo”.

 

Últimas noticias


BEISBOL