Portada del dirario Meridiano
Martes 27 de Octubre de 2020

Beisbol Venezolano

El mirandino se estrenó con el equipo de toda su vida| Capture de Pantalla Prensa Tiburones
El mirandino se estrenó con el equipo de toda su vida| Capture de Pantalla Prensa Tiburones
beisbol venezolano

A cuatro años del debut como piloto de Ozzie Guillén en Venezuela

Martes 6| 6:18 pm


Pablo Alejandro Rondón|| @PablinhooAlee

CARACAS. Oswaldo Guillén llegó al 6 de octubre de 2016 a sentarse por primera vez en más de una década en el dugout de la derecha del estadio Universitario, con 1295 encuentros conducidos en MLB, un premio al Mánager del Año y un anillo de Serie Mundial, hasta entonces, el único latino en lograrlo. Pero en ese día, apenas debutaba como piloto en la Liga Venezolana de Beisbol Profesional, de la mano de Tiburones de La Guaira.

Luego de cuatro años sin estar al frente de una novena, tras su controversial salida de Marlins de Miami, a los que comandó en su primer año con esa denominación y solo en ese 2012, tomó  el mando de un cardumen que venía de quedarse a un juego de la final en la zafra 2015-16, de la mano de Buddy Bailey.

El mandamás nativo de Los Teques fue nombrado estratega en pleno carnaval del 2016, poco más de dos semanas de culminar la actuación de los salados. Esperó ocho meses para el primer encuentro, en un trabajo en el que sintió “estrés y responsabilidad” como dijo en su primera entrevista al departamento de prensa del club en ese febrero.

Además, era el conjunto de toda su vida, al que defendió por 13 justas y con el que ganó tres anillos de campeón en el país, siendo los tres últimos de la divisa hasta entonces. En 394 compromiosos, bateó para .279, con 400 imparables en 1434 veces al bate, 198 anotadas y 117 impulsadas, 42 dobles, 25 triples y un solo cuadrangular, pegado en la 1996-97, es decir, 20 años antes de asumir el mando.

Ese primer cotejo como mánager, cayó derrotado junto a su equipo 6-4 frente a Cardenales de Lara en extrainning. Ese día, le dio la pelota al lanzador aragüeño William Cuevas para que iniciara el choque, e hizo debutar a Omar Carrizales como su primer bateador y jardinero central, mientras que su enemigo fue Rangel Ravelo quien disparó el cuadrangular que puso la diferencia en la entrada 12.

OZZIE

 

La primera victoria en Venezuela llegó la noche siguiente, la del 7/10, en Valencia contra Navegantes del Magallanes (4-3).

Pero Ozzie no las tuvo fácil en La Guaira, pese a recibir un equipo que estuvo cerca de las últimas instancias del certamen y venía de clasificar en tres campañas seguidas. El timonel llevó al tiburón a aguas tranquilas en la 2016-17, aunque con mucho sufrimiento al llegar al último encuentro sin el boleto en la mano.

Culminó con récord de 30-33 y avanzó como quinto sembrado. Se enfrentó en primera ronda de la postemporada a Caribes de Anzoátegui, y luego de un par de alucinantes triunfos en Puerto La Cruz, Tiburones sucumbió en cuatro confrontaciones seguidas para perder la serie.

Luego, por su puesto en la campaña regular, disputó el choque de Comodines frente a Tigres de Aragua y los batió 4-2 para llegar por segundo calendario seguido a semifinales. Pero La Guaira se estrelló contra unos “pájaros rojos”, que fueron el principio y final de la primera zafra de Guillén como mánager, al caer en cinco confrontaciones.

Esa fue, paradójicamente, su mejor actuación en la LVBP, pues en las dos temporadas siguientes tocó fondo, con un equipo que presentó problemas en su importación y no contó con todas sus estrellas. Fue último en la 2017-18 (24-39) y penúltimo un año después (28-33).

En total, su periplo por los diamantes del país quedó con récord de 82-105, antes de dejar el cargo un sábado de marzo del 2019, para pasar el testigo primero, a un Dennis Malavé que no alcanzó a ser su sucesor, y finalmete a Renny Osuna, quien devolvió a La Guaira a los playoffs.

Pese a todo, una experiencia que sirvió de experiencia al mirandino, de ya 56 años de edad.

Beisbol Venezolano

El mirandino se estrenó con el equipo de toda su vida| Capture de Pantalla Prensa Tiburones
El mirandino se estrenó con el equipo de toda su vida| Capture de Pantalla Prensa Tiburones
beisbol venezolano

A cuatro años del debut como piloto de Ozzie Guillén en Venezuela

Martes 6| 6:18 pm

Pablo Alejandro Rondón|| @PablinhooAlee

CARACAS. Oswaldo Guillén llegó al 6 de octubre de 2016 a sentarse por primera vez en más de una década en el dugout de la derecha del estadio Universitario, con 1295 encuentros conducidos en MLB, un premio al Mánager del Año y un anillo de Serie Mundial, hasta entonces, el único latino en lograrlo. Pero en ese día, apenas debutaba como piloto en la Liga Venezolana de Beisbol Profesional, de la mano de Tiburones de La Guaira.

Luego de cuatro años sin estar al frente de una novena, tras su controversial salida de Marlins de Miami, a los que comandó en su primer año con esa denominación y solo en ese 2012, tomó  el mando de un cardumen que venía de quedarse a un juego de la final en la zafra 2015-16, de la mano de Buddy Bailey.

El mandamás nativo de Los Teques fue nombrado estratega en pleno carnaval del 2016, poco más de dos semanas de culminar la actuación de los salados. Esperó ocho meses para el primer encuentro, en un trabajo en el que sintió “estrés y responsabilidad” como dijo en su primera entrevista al departamento de prensa del club en ese febrero.

Además, era el conjunto de toda su vida, al que defendió por 13 justas y con el que ganó tres anillos de campeón en el país, siendo los tres últimos de la divisa hasta entonces. En 394 compromiosos, bateó para .279, con 400 imparables en 1434 veces al bate, 198 anotadas y 117 impulsadas, 42 dobles, 25 triples y un solo cuadrangular, pegado en la 1996-97, es decir, 20 años antes de asumir el mando.

Ese primer cotejo como mánager, cayó derrotado junto a su equipo 6-4 frente a Cardenales de Lara en extrainning. Ese día, le dio la pelota al lanzador aragüeño William Cuevas para que iniciara el choque, e hizo debutar a Omar Carrizales como su primer bateador y jardinero central, mientras que su enemigo fue Rangel Ravelo quien disparó el cuadrangular que puso la diferencia en la entrada 12.

OZZIE

 

La primera victoria en Venezuela llegó la noche siguiente, la del 7/10, en Valencia contra Navegantes del Magallanes (4-3).

Pero Ozzie no las tuvo fácil en La Guaira, pese a recibir un equipo que estuvo cerca de las últimas instancias del certamen y venía de clasificar en tres campañas seguidas. El timonel llevó al tiburón a aguas tranquilas en la 2016-17, aunque con mucho sufrimiento al llegar al último encuentro sin el boleto en la mano.

Culminó con récord de 30-33 y avanzó como quinto sembrado. Se enfrentó en primera ronda de la postemporada a Caribes de Anzoátegui, y luego de un par de alucinantes triunfos en Puerto La Cruz, Tiburones sucumbió en cuatro confrontaciones seguidas para perder la serie.

Luego, por su puesto en la campaña regular, disputó el choque de Comodines frente a Tigres de Aragua y los batió 4-2 para llegar por segundo calendario seguido a semifinales. Pero La Guaira se estrelló contra unos “pájaros rojos”, que fueron el principio y final de la primera zafra de Guillén como mánager, al caer en cinco confrontaciones.

Esa fue, paradójicamente, su mejor actuación en la LVBP, pues en las dos temporadas siguientes tocó fondo, con un equipo que presentó problemas en su importación y no contó con todas sus estrellas. Fue último en la 2017-18 (24-39) y penúltimo un año después (28-33).

En total, su periplo por los diamantes del país quedó con récord de 82-105, antes de dejar el cargo un sábado de marzo del 2019, para pasar el testigo primero, a un Dennis Malavé que no alcanzó a ser su sucesor, y finalmete a Renny Osuna, quien devolvió a La Guaira a los playoffs.

Pese a todo, una experiencia que sirvió de experiencia al mirandino, de ya 56 años de edad.

TAMBIÉN TE PODRÍA INTERESAR



AGENDA MERIDIANO