Portada del dirario Meridiano
Sábado 16 de Octubre de 2021

Beisbol Grandes Ligas

0
beisbol grandes ligas

Eternos rivales con un condimento adicional

Jueves 23| 10:20 pm


Gonzalo Urgelles R. | [email protected]

Los Playoffs ya están a la vuelta de la esquina y en la Liga Americana el comodín se definirá en la División Este. Las probabilidades de que Tampa Bay vuelva a quedarse con el banderín son muy altas, por lo que los otros tres aspirantes deberán pelearse los dos cupos que genera el comodín.

Si la temporada terminase hoy, Medias Rojas y Yanquis deberían enfrentarse en el juego del ‘Wlid Card’ para conseguir ese último pase a la Serie Divisional; sin embargo, los Azulejos de Toronto todavía no han dicho sus últimas palabras, pues solo están a medio juego de distancia.

Este fin de semana nos regala un nuevo capítulo de la eterna rivalidad entre Mulos y Patirrojos. Hasta ahora, en la campaña, la balanza se ha inclinado hacia el lado de Massachusetts; de hecho, los dirigidos por Álex Cora ya aseguraron la serie particular (10 ganados, seis perdidos y tres por jugarse).

Aunque Toronto todavía puede volver a la contienda y sacar a uno de estos dos equipos, esta serie se perfila como un preámbulo de lo que podría ser ese juego clasificatorio del comodín. Gerrit Cole–en su búsqueda de los números finales que lo catapulten como un posible Cy Young– será el encargado de abrir el primer encuentro para los neoyorquinos, mientras que en la contraparte estará el ex de los Yanquis, Nathan Eovaldi.

Esta temporada, Cole ha tenido ciertos altibajos, pero aun así tiene altas probabilidades de ganar el premio al lanzador del año; con récord de 15-8, es el líder de la liga en juegos ganados, además de poseer el mejor whip del circuito con 1.03. Asimismo, su efectividad es la segunda mejor, solo por detrás de Robbie Ray, de los Azulejos (otro candidato al premio).

Esta temporada, el as de Nueva York tiene foja de una victoria y dos derrotas, en tres salidas. Los dos reveses fueron en condición de visitante. La única vez que los enfrentó en casa, además de salir victorioso, solo toleró una carrera y poncho a 11 rivales.

Por su parte, Eovaldi ha enfrentado a los dirigidos por Aaron Boone en cinco oportunidades este año. Sus actuaciones, al menos en cuanto al resultado, han venido de más a menos; pues ganó sus dos primeras aperturas, luego se fue sin decisión en par de ocasiones y perdió su más reciente cotejo.

Sin embargo, es importante resaltar el hecho de que no ha permitido que la toletería yanqui le anote más de dos carreras por actuación. Bombarderos. Esta temporada, los Yanquis han tenido problemas para fabricar carreras que
no sean por la vía del jonrón; también ha sido un año inusualmente anémico en esa materia para los Mulos.

No obstante, sus tres sluggers llegan en buen momento, pues entre Aaron Judge, Joey Gallo y Giancarlo Stanton se han combinado para conectar 18 vuelacercas en los últimos 15 juegos; también han impulsado un total de 32 carreras en ese lapso.

Exceptuando su año de novato, ‘El Juez’ ha tenido la mejor temporada de su carrera. Se ha convertido, finalmente, en el líder absoluto de estos Yanquis. Judge comanda los departamentos de jonrones (36), impulsadas (89) y promedio (.289) de su equipo. También tiene los mejores números en porcentaje de embasado, slugging y OPS.

Gallo se ha volado la barda 38 veces este año; pero solo 13 de sus vuelacercas han sido con el uniforme a rayas. Desde que llegó al Bronx, apenas ha bateado para .169 de promedio. Stanton ha logrado mantenerse sano durante casi toda la campaña, esto se traduce en un año aceptable en cuanto a cuadrangulares se refiere, ya que es la segunda vez en cuatro años, que supera los 30 estacazos.

Boston batea. La alineación de los Medias Rojas tiene a cinco bateadores con más de 20 bambinazos. Si a esto le sumamos la incorporación de Kyle Schwarber, podemos decir que tienen una ofensiva más que peligrosa, temible.

El dominicano Rafael Devers ha tirado del carro ofensivo, con 34 jonrones (cifra tope en su carrera) y 105 fletadas. Mientras que Xander Bogaerts, con promedio de .304 y 23 vuelacercas, ha sido el escudero perfecto.

J.D. Martínez (27 y 95) y Hunter Renfroe (28 y 91), se han combinado para dar 55 batazos de vuelta completa y remolcar 186 carreras para la causa. Matar o morir. Ahora mismo, Boston tiene en su poder el primer comodín, lo que le da ventaja de local en el juego que define el cuarto clasificado a la ALDS; los Yanquis lo siguen, en el segundo comodín, a dos juegos de distancia; mientras que Toronto está a medio juego de los neoyorquinos.

Después de esta serie, Nueva York visitará a los Azulejos y recibirá a los Rays; mientras que los Medias Rojas viajarán a Baltimore y Washington para cerrar su calendario. Toronto, además de ser anfitrión para los Yanquis, será local en la última serie del año, contra los Orioles.

 

Beisbol Grandes Ligas

0
beisbol grandes ligas

Eternos rivales con un condimento adicional

Jueves 23| 10:20 pm

Gonzalo Urgelles R. | [email protected]

Los Playoffs ya están a la vuelta de la esquina y en la Liga Americana el comodín se definirá en la División Este. Las probabilidades de que Tampa Bay vuelva a quedarse con el banderín son muy altas, por lo que los otros tres aspirantes deberán pelearse los dos cupos que genera el comodín.

Si la temporada terminase hoy, Medias Rojas y Yanquis deberían enfrentarse en el juego del ‘Wlid Card’ para conseguir ese último pase a la Serie Divisional; sin embargo, los Azulejos de Toronto todavía no han dicho sus últimas palabras, pues solo están a medio juego de distancia.

Este fin de semana nos regala un nuevo capítulo de la eterna rivalidad entre Mulos y Patirrojos. Hasta ahora, en la campaña, la balanza se ha inclinado hacia el lado de Massachusetts; de hecho, los dirigidos por Álex Cora ya aseguraron la serie particular (10 ganados, seis perdidos y tres por jugarse).

Aunque Toronto todavía puede volver a la contienda y sacar a uno de estos dos equipos, esta serie se perfila como un preámbulo de lo que podría ser ese juego clasificatorio del comodín. Gerrit Cole–en su búsqueda de los números finales que lo catapulten como un posible Cy Young– será el encargado de abrir el primer encuentro para los neoyorquinos, mientras que en la contraparte estará el ex de los Yanquis, Nathan Eovaldi.

Esta temporada, Cole ha tenido ciertos altibajos, pero aun así tiene altas probabilidades de ganar el premio al lanzador del año; con récord de 15-8, es el líder de la liga en juegos ganados, además de poseer el mejor whip del circuito con 1.03. Asimismo, su efectividad es la segunda mejor, solo por detrás de Robbie Ray, de los Azulejos (otro candidato al premio).

Esta temporada, el as de Nueva York tiene foja de una victoria y dos derrotas, en tres salidas. Los dos reveses fueron en condición de visitante. La única vez que los enfrentó en casa, además de salir victorioso, solo toleró una carrera y poncho a 11 rivales.

Por su parte, Eovaldi ha enfrentado a los dirigidos por Aaron Boone en cinco oportunidades este año. Sus actuaciones, al menos en cuanto al resultado, han venido de más a menos; pues ganó sus dos primeras aperturas, luego se fue sin decisión en par de ocasiones y perdió su más reciente cotejo.

Sin embargo, es importante resaltar el hecho de que no ha permitido que la toletería yanqui le anote más de dos carreras por actuación. Bombarderos. Esta temporada, los Yanquis han tenido problemas para fabricar carreras que
no sean por la vía del jonrón; también ha sido un año inusualmente anémico en esa materia para los Mulos.

No obstante, sus tres sluggers llegan en buen momento, pues entre Aaron Judge, Joey Gallo y Giancarlo Stanton se han combinado para conectar 18 vuelacercas en los últimos 15 juegos; también han impulsado un total de 32 carreras en ese lapso.

Exceptuando su año de novato, ‘El Juez’ ha tenido la mejor temporada de su carrera. Se ha convertido, finalmente, en el líder absoluto de estos Yanquis. Judge comanda los departamentos de jonrones (36), impulsadas (89) y promedio (.289) de su equipo. También tiene los mejores números en porcentaje de embasado, slugging y OPS.

Gallo se ha volado la barda 38 veces este año; pero solo 13 de sus vuelacercas han sido con el uniforme a rayas. Desde que llegó al Bronx, apenas ha bateado para .169 de promedio. Stanton ha logrado mantenerse sano durante casi toda la campaña, esto se traduce en un año aceptable en cuanto a cuadrangulares se refiere, ya que es la segunda vez en cuatro años, que supera los 30 estacazos.

Boston batea. La alineación de los Medias Rojas tiene a cinco bateadores con más de 20 bambinazos. Si a esto le sumamos la incorporación de Kyle Schwarber, podemos decir que tienen una ofensiva más que peligrosa, temible.

El dominicano Rafael Devers ha tirado del carro ofensivo, con 34 jonrones (cifra tope en su carrera) y 105 fletadas. Mientras que Xander Bogaerts, con promedio de .304 y 23 vuelacercas, ha sido el escudero perfecto.

J.D. Martínez (27 y 95) y Hunter Renfroe (28 y 91), se han combinado para dar 55 batazos de vuelta completa y remolcar 186 carreras para la causa. Matar o morir. Ahora mismo, Boston tiene en su poder el primer comodín, lo que le da ventaja de local en el juego que define el cuarto clasificado a la ALDS; los Yanquis lo siguen, en el segundo comodín, a dos juegos de distancia; mientras que Toronto está a medio juego de los neoyorquinos.

Después de esta serie, Nueva York visitará a los Azulejos y recibirá a los Rays; mientras que los Medias Rojas viajarán a Baltimore y Washington para cerrar su calendario. Toronto, además de ser anfitrión para los Yanquis, será local en la última serie del año, contra los Orioles.

 

TAMBIÉN TE PODRÍA INTERESAR