Portada del dirario Meridiano
Miércoles 21 de Octubre de 2020

Europa League

Ronaldo alzó su único trofeo europeo con el Inter | @intigrenazional
Ronaldo alzó su único trofeo europeo con el Inter | @intigrenazional
Europa League

FOTOS Y VÍDEOS: Inter de Milán y su relación de fin de siglo con las finales de Europa League

Lunes 17| 8:54 pm


PABLO ALEJANDRO RONDÓN | @PablinhoAle3110

Los nostálgicos se pusieron de pie cuando se enteraron que Inter de Milán clasificó a la final de la UEFA Europa League 2019-2020, hecho consumado este lunes con la goleada 5-0 frente al Shakthar Donestk de Ucrania en el Merkur Spiel-Arena. ¿Por qué? Debido a la historia de este club con la competición, con grandes episodios hace dos décadas.

Hasta 1990, solo tres equipos italianos habían disputado las finales de la antigua Copa de la UEFA, la que en ese entonces era la tercera competición de clubes en Europa, detrás de la Copa de Europa (Liga de Campeones) y la Recopa. Ninguno de ellos había sido el inquilino del Stadio San Siro, hasta que revolucionó ese certamen con cuatro definiciones participadas.

En el citado año, se dio la primera serie (todavía se jugaba en fase ida y vuelta) entre dos clubes de la Serie A, entre Juventus y Fiorentina. Los bianconeros ganaron su segundo trofeo de la competición con global de 3-1.  El Napoli había vencido en la edición anterior y para la zafra 1990-91 irrumpió el ‘neroazurri’, que luego ganó tres veces esta competición.

En la segunda final entre oncenas del país de la bota, los lombardos batieron a la Roma en una cerrada llave 2-1. Era el Inter dirigido por Giovanni Trapattoni y de los alemanes, los que en ese entonces eran campeones del Mundo: Andreas Brehme (anotó el gol que le dio el título a la ‘mannschaft’ en Italia 1990), Lothar Matthäus, balón de oro de entonces y Jürgen Klinsmann.

Bi-Ytxo-WCMAAfw-FU

Era el primer título europeo en 26 años para una vieja gloria del “viejo continente” pues el Inter ya tenía dos Copas de Europa en sus vitrinas, obtenidas de manera sucesiva en las zafras 1963-64 y 1964-65.

Así comenzó a escribirse una de las mejores épocas tanto de este conjunto, como del torneo en general, dominado a placer por las entidades del ‘Calcio’ italiano.

Tres años después, llegaba el segundo trofeo, cuyo diseño original se realizó en Milán en los talleres donde se fabrica también la Copa del Mundo, para los ‘neroazurri’, que tenían de entrenador a Giampiero Marini.  Frente al Casino Salzburgo de Austria, con un global 2-0, se ratificaba una hegemonía.

En el certamen 1996-97, el Inter volvió a la final pero esta vez cayó frente a un difícil escollo en sus incursiones europeas, el Schalke 04, en la tercera definición que llegó hasta los tiros desde el punto penal (4-1 en contra de los que eran dirigidos por el inglés Roy Hodgson), siendo lo más destacado de ella que fue la primera en la cuenta de Javier Zanetti, ídolo de la entidad lombarda.

Precursores en el torneo

La UEFA determinó que para el calendario siguiente, la final de Copa de la UEFA se disputaría en un compromiso único, que se celebraría en el Parque de los Príncipes de París. A la ‘ciudad de la luz’ llegó sin novedades Inter, que tenía obligaciones marcadas en ese calendario, mientras que su opositor era la Lazio, otro conocido y que generaba la tercera confrontación entre italianos, última hasta entonces ahí.

Dichas exigencias se fundamentaban no solo por ser finalistas vigentes, sino porque realizaron en el mercado de fichajes del verano previo a la campaña 1997-98 el fichaje más importante y resonante del mismo: Ronaldo Nazário.

El brasileño era el mejor jugador del momento, futuro Balón de Oro del año, llegó desde Barcelona y armó una temible ofensiva con el chileno Iván Zamorano. Esa temporada marcó 34 goles en 47 encuentros, incluido uno que quedó en la memoria histórica del fútbol, en esa final frente a los romanos.

Una bicicleta inolvidable, que dejó tendido en el césped al portero lacial Luca Marchegiani, al minuto 70’ cerró una faena excelsa del Inter, que goleó 3-0 y sumó su tercera Copa de la UEFA, siendo la única conquista en el "viejo continente" del 'fenómeno'. Ese fue el penúltimo título europeo del club, que no ganó más hasta la Liga de Campeones 2009-2010, el siempre sonado triplete de José Mourinho.

Desde esa definición, Inter no llegaba tan lejos en la competición y vaya que tuvo participaciones, sobre todo en la actual década. Ahora le tocará superar el rival más difícil, el rey de la competición, el Sevilla, los pentacampeones de este torneo este viernes 21 de agosto, pero sin duda avanzar tan lejos trajo consigo muchos recuerdos buenos a los ‘tifosis’ interistas.

Europa League

Ronaldo alzó su único trofeo europeo con el Inter | @intigrenazional
Ronaldo alzó su único trofeo europeo con el Inter | @intigrenazional
Europa League

FOTOS Y VÍDEOS: Inter de Milán y su relación de fin de siglo con las finales de Europa League

Lunes 17| 8:54 pm

PABLO ALEJANDRO RONDÓN | @PablinhoAle3110

Los nostálgicos se pusieron de pie cuando se enteraron que Inter de Milán clasificó a la final de la UEFA Europa League 2019-2020, hecho consumado este lunes con la goleada 5-0 frente al Shakthar Donestk de Ucrania en el Merkur Spiel-Arena. ¿Por qué? Debido a la historia de este club con la competición, con grandes episodios hace dos décadas.

Hasta 1990, solo tres equipos italianos habían disputado las finales de la antigua Copa de la UEFA, la que en ese entonces era la tercera competición de clubes en Europa, detrás de la Copa de Europa (Liga de Campeones) y la Recopa. Ninguno de ellos había sido el inquilino del Stadio San Siro, hasta que revolucionó ese certamen con cuatro definiciones participadas.

En el citado año, se dio la primera serie (todavía se jugaba en fase ida y vuelta) entre dos clubes de la Serie A, entre Juventus y Fiorentina. Los bianconeros ganaron su segundo trofeo de la competición con global de 3-1.  El Napoli había vencido en la edición anterior y para la zafra 1990-91 irrumpió el ‘neroazurri’, que luego ganó tres veces esta competición.

En la segunda final entre oncenas del país de la bota, los lombardos batieron a la Roma en una cerrada llave 2-1. Era el Inter dirigido por Giovanni Trapattoni y de los alemanes, los que en ese entonces eran campeones del Mundo: Andreas Brehme (anotó el gol que le dio el título a la ‘mannschaft’ en Italia 1990), Lothar Matthäus, balón de oro de entonces y Jürgen Klinsmann.

Bi-Ytxo-WCMAAfw-FU

Era el primer título europeo en 26 años para una vieja gloria del “viejo continente” pues el Inter ya tenía dos Copas de Europa en sus vitrinas, obtenidas de manera sucesiva en las zafras 1963-64 y 1964-65.

Así comenzó a escribirse una de las mejores épocas tanto de este conjunto, como del torneo en general, dominado a placer por las entidades del ‘Calcio’ italiano.

Tres años después, llegaba el segundo trofeo, cuyo diseño original se realizó en Milán en los talleres donde se fabrica también la Copa del Mundo, para los ‘neroazurri’, que tenían de entrenador a Giampiero Marini.  Frente al Casino Salzburgo de Austria, con un global 2-0, se ratificaba una hegemonía.

En el certamen 1996-97, el Inter volvió a la final pero esta vez cayó frente a un difícil escollo en sus incursiones europeas, el Schalke 04, en la tercera definición que llegó hasta los tiros desde el punto penal (4-1 en contra de los que eran dirigidos por el inglés Roy Hodgson), siendo lo más destacado de ella que fue la primera en la cuenta de Javier Zanetti, ídolo de la entidad lombarda.

Precursores en el torneo

La UEFA determinó que para el calendario siguiente, la final de Copa de la UEFA se disputaría en un compromiso único, que se celebraría en el Parque de los Príncipes de París. A la ‘ciudad de la luz’ llegó sin novedades Inter, que tenía obligaciones marcadas en ese calendario, mientras que su opositor era la Lazio, otro conocido y que generaba la tercera confrontación entre italianos, última hasta entonces ahí.

Dichas exigencias se fundamentaban no solo por ser finalistas vigentes, sino porque realizaron en el mercado de fichajes del verano previo a la campaña 1997-98 el fichaje más importante y resonante del mismo: Ronaldo Nazário.

El brasileño era el mejor jugador del momento, futuro Balón de Oro del año, llegó desde Barcelona y armó una temible ofensiva con el chileno Iván Zamorano. Esa temporada marcó 34 goles en 47 encuentros, incluido uno que quedó en la memoria histórica del fútbol, en esa final frente a los romanos.

Una bicicleta inolvidable, que dejó tendido en el césped al portero lacial Luca Marchegiani, al minuto 70’ cerró una faena excelsa del Inter, que goleó 3-0 y sumó su tercera Copa de la UEFA, siendo la única conquista en el "viejo continente" del 'fenómeno'. Ese fue el penúltimo título europeo del club, que no ganó más hasta la Liga de Campeones 2009-2010, el siempre sonado triplete de José Mourinho.

Desde esa definición, Inter no llegaba tan lejos en la competición y vaya que tuvo participaciones, sobre todo en la actual década. Ahora le tocará superar el rival más difícil, el rey de la competición, el Sevilla, los pentacampeones de este torneo este viernes 21 de agosto, pero sin duda avanzar tan lejos trajo consigo muchos recuerdos buenos a los ‘tifosis’ interistas.

TAMBIÉN TE PODRÍA INTERESAR



AGENDA MERIDIANO