Portada del dirario Meridiano
Viernes 26 de Febrero de 2021

Cotilleo Deportivo

Su prominencia sirvió en la lucha contra el racismo| ARCHIVO
Su prominencia sirvió en la lucha contra el racismo| ARCHIVO
Cotilleo Deportivo

Hank Aaron no solo fue un coloso de la pelota, también lo fue de los Derechos Civiles en EEUU

Sábado 23| 8:53 pm


Harold Capote Fernández| @batesbeisbol

CARACAS. En los diamantes de pelota, y fuera de ellos, Hank Aaron luchó arduamente por el respeto a los Derechos Civiles de los ciudadanos de color en Estados Unidos.

Por esta razón era respetado como a pocos jugadores en la historia de cualquier deporte en el ámbito mundial.

Su talento, que contaba con las cinco herramientas del beisbol (fuerza, contacto, velocidad, defensa y brazo), re reflejó plenamente en el terreno de juego. No en vano, ganó tres Guantes de Oro por su excelente juego defensivo como jardinero y buen corredor en los primeros años de su trayectoria.

Hank Aaron, voz autorizada en la lucha por los derechos civiles

El dorsal 44 de los Bravos encontró en la legendaria figura de Jackie Robinson, su inspiración para sobresalir en el beisbol y abogar decididamente por el respeto de la minoría racial que integraba.

Cuando Robinson participó en un juego de exhibición en Mobile, Alabama, fue un momento de inflexión en la vida de Aaron quien solía recordar la paciencia y la capacidad mostrada  por Robinson en el campo de juego.

"Jackie Robinson tenía que ser más grande que la vida. Tenía que ser más grande que los compañeros de Brooklyn que levantaron una petición para mantenerlo fuera del club de béisbol, más grande que los lanzadores que le lanzaron o los corredores de base que le clavaron sus pinchos en la espinilla, más grande que los jinetes de la banca que gritaban porque cargara sus maletas y lustrara sus zapatos, más grande que los llamados fanáticos que se burlaban de él con trapeadores en la cabeza y le escribían amenazas de muerte”, dijo Aaron en una oportunidad.

Robinson jugó en los años 40 en las memorables Ligas Negras, antes de unirse a los Dodgers. Aaron permaneció por un mes en 1952 con los Indianapolis Clowns, equipo de la Liga Negra Americana, antes acordar con los Bravos.

Cuando el slugger inició en las menores, fue la primera vez que estuvo en el terreno con jugadores blancos. Al ser asignado por los Bravos a la sucursal de Jacksonville, Florida, en la Liga del Atlántico Sur (o Sally), fue blanco de constantes burlas por parte de personas blancas.

En un principio, Aaron se alió secretamente con el movimiento que en aquel tiempo luchaba por los Derechos Civiles. Hizo campaña a favor del entonces senador John F. Kennedy y es precisamente a Aaron, quien se le atribuye haber ayudado al candidato demócrata a ganar las primarias presidenciales en el estado de Wisconsin.

Cotilleo Deportivo

Su prominencia sirvió en la lucha contra el racismo| ARCHIVO
Su prominencia sirvió en la lucha contra el racismo| ARCHIVO
Cotilleo Deportivo

Hank Aaron no solo fue un coloso de la pelota, también lo fue de los Derechos Civiles en EEUU

Sábado 23| 8:53 pm

Harold Capote Fernández| @batesbeisbol

CARACAS. En los diamantes de pelota, y fuera de ellos, Hank Aaron luchó arduamente por el respeto a los Derechos Civiles de los ciudadanos de color en Estados Unidos.

Por esta razón era respetado como a pocos jugadores en la historia de cualquier deporte en el ámbito mundial.

Su talento, que contaba con las cinco herramientas del beisbol (fuerza, contacto, velocidad, defensa y brazo), re reflejó plenamente en el terreno de juego. No en vano, ganó tres Guantes de Oro por su excelente juego defensivo como jardinero y buen corredor en los primeros años de su trayectoria.

Hank Aaron, voz autorizada en la lucha por los derechos civiles

El dorsal 44 de los Bravos encontró en la legendaria figura de Jackie Robinson, su inspiración para sobresalir en el beisbol y abogar decididamente por el respeto de la minoría racial que integraba.

Cuando Robinson participó en un juego de exhibición en Mobile, Alabama, fue un momento de inflexión en la vida de Aaron quien solía recordar la paciencia y la capacidad mostrada  por Robinson en el campo de juego.

"Jackie Robinson tenía que ser más grande que la vida. Tenía que ser más grande que los compañeros de Brooklyn que levantaron una petición para mantenerlo fuera del club de béisbol, más grande que los lanzadores que le lanzaron o los corredores de base que le clavaron sus pinchos en la espinilla, más grande que los jinetes de la banca que gritaban porque cargara sus maletas y lustrara sus zapatos, más grande que los llamados fanáticos que se burlaban de él con trapeadores en la cabeza y le escribían amenazas de muerte”, dijo Aaron en una oportunidad.

Robinson jugó en los años 40 en las memorables Ligas Negras, antes de unirse a los Dodgers. Aaron permaneció por un mes en 1952 con los Indianapolis Clowns, equipo de la Liga Negra Americana, antes acordar con los Bravos.

Cuando el slugger inició en las menores, fue la primera vez que estuvo en el terreno con jugadores blancos. Al ser asignado por los Bravos a la sucursal de Jacksonville, Florida, en la Liga del Atlántico Sur (o Sally), fue blanco de constantes burlas por parte de personas blancas.

En un principio, Aaron se alió secretamente con el movimiento que en aquel tiempo luchaba por los Derechos Civiles. Hizo campaña a favor del entonces senador John F. Kennedy y es precisamente a Aaron, quien se le atribuye haber ayudado al candidato demócrata a ganar las primarias presidenciales en el estado de Wisconsin.

TAMBIÉN TE PODRÍA INTERESAR