Portada del dirario Meridiano
Martes 19 de Enero de 2021

Beisbol Venezolano

Deben crear un plan o proyecto algo que no se ha visto en mucho tiempo
Deben crear un plan o proyecto algo que no se ha visto en mucho tiempo
beisbol venezolano

Leones-Tiburones: Positivos por sal

Martes 12| 12:15 pm


Frederlin Castro @fr3djcd

La pandemia del COVID-19 se alejó de Leones y Tiburones. El culpable, un nuevo virus que atacó a los equipos de la capital. “La sal”.


Lo volvieron hacer. Esa es la frase para describir nuevamente la eliminación de los Leones del Caracas y los Tiburones de La Guaira en la temporada 2020-2021 de la Liga Venezolana de Beisbol Profesional (LVBP).


Los Leones del Caracas terminaron último en la División Central con récord de 15 victorias y 25 derrotas para un total de 40 juegos, a 9 juegos de diferencia del primer lugar ocupado por Caribes de Anzoátegui. Lo trágico fue el cómo terminó la campaña el equipo de la capital, tanto así que el elenco melenudo llegó a ser tendencia el fin de semana en la red social Twitter.


Dolor de cabeza. Desde el pasado lunes los Leones permitieron 76 carreras en 8 desafíos, un promedio de 9.5 carreras por encuentro. Un viacrucis vivió el Caracas en la última semana del torneo.


Son ya 11 temporadas en las que los Leones no ganan un título (más reciente 2009-2010). Sus vecinos, los Tiburones de La Guaira tienen 35 años, y al parecer están salando al león (título más recientes 1985-1986).


La cueva caraquista dejo la penúltima peor efectividad en la temporada regular del torneo, 5.92, pero que la del año pasado (5.01). Y para nadie es un que el bullpen melenudo ha sido la debilidad de la novena.
Entre los abridores de los Leones: Alsis Herrera, Frank López, Carlos Quevedo, Eduard Reyes y Ronald Herrera, en 35 aperturas solo pudieron ganar 4 encuentros con 12 derrotas. Números que afirman la catástrofe de los iniciadores.

El máximo ganador de juegos del Caracas fue Loiger Padrón, relevista que en 17 encuentros dejó foja de 5-1 con una efectividad de 2.70. Los tres pitchers importados abridores (Alsis Herrera, Eduard Reyes y Jaime Lugo), tuvieron record de 1-9, efectividad con efectividad de 4.08, 9.00 y 10.50.


Los Leones fueron el equipo que más hits permitieron (413), penúltimo en carreras permitidas (250) y más cuadrangulares recibidos (30).


Para valorar. Aunque la novena capitalina fue el peor equipo con promedio ofensivo .286 hay que destacar la actuación del receptor Jhonny Pereda. El novato terminó la campaña con average de .338, 45 sencillos, 8 dobles, 1 jonrón y 16 carreras empujadas en 133 turnos al bate.


Así que cuando se habla de candidatos al novato del año, el receptor Jhonny Pereda está entre los primeros de la lista.


José Rondón fue determinante esta campaña para los melenudos y uno de los jugadores más peligrosos de la liga. Terminó empatado en la categoría de carreras empujadas del circuito en, con 31, 23 carreras anotadas, 7 cuadrangulares, 9 dobles y 37 sencillos.


Ahora, su nombre está al lado de Gerardo Ávila, que, con las Águilas del Zulia, despachó cuatro biangulares, el 28 de noviembre de 2007 ante Tiburones de La Guaira. Así como junto a los caraquistas Jason Lane (6 de diciembre de 2001 vs Águilas), Jesús Guzmán (17 de octubre de 2008 vs Águilas) y Alex González (19 de noviembre de 2014 vs Tigres de Aragua). Además, de Marvin Williams (Sabios de Vargas, 1946) y Luis Villegas (Tiburones de La Guaira, 2019). Todos con ocho fletadas en un desafío.


Los fanáticos piden cambios pero esto no soplar y soltar así que la temporada muerta será muy larga y la búsqueda del 21 podría extenderse, sino pregúntales a los vecinos.


El regalo tampoco ayudó. Nadie quería ese final, pero iba a pasar luego del arranque que tuvieron y acabó en una nueva iluminación para sumar 35 años de sequía.


La gente está molesta, decepcionada, y obstinada de la misma historia. Y ni el nuevo estadio Fórum de La Guaira fue suficiente para que los escualos consiguieran clasificarse a los playoffs.


Desde el comienzo de la campaña estuvieron batallando con muchos problemas, sin embargo llegaron vivos a la última jornada de la ronda regular.


El poder. Los bates escualos fueron la única arma que los mantuvo con vida. Así que los fanáticos de Tiburones pueden estar tranquilos en cierto punto. La ofensiva respondió y no fue el principal motivo de la eliminación.


La ofensiva de La Guaira tuvo al menos siete toleteros con promedio sobre .300. Danry Vásquez nuevamente se alzó como el más productivo del equipo, con un .414 de promedio, .545 de OBP y 1.223 de OPS. Juan Torres (.339), Junior Sosa (.336), Heiker Meneses (.327), José Martínez (.323), Lorenzo Cedrola (.314) y Maikel García (.314).


Lo malo se pega. El cuerpo de lanzadores de Tiburones no tiene nada que envidiarle al de los Leones. Fue un desastre. La efectividad del bullpen fue de 5.84 por encima de Leones. Un pitcheo que nunca mostró orden y sincronización, que desaprovechó ventajas y no tuvo el cerrador confiable que muchas veces mostró ser Gregory Infante (1-6, 7.71).


Además la importación quedó a deber y mucho, solo Sandy Báez en 7 compromisos pudo dejar saldo de 2-0 con 4.11. El resto dejó mucho que desear.


Lo que viene. Un mánager con experiencia no le caería nada mal a los salados. Comenzaron con Gustavo Molina y terminaron con Russell Vásquez que no lo hizo nada mall. Pero ya es hora de buscar un dirigente que llevar a altamar a los escualos.


Deben crear un plan o proyecto algo que no se ha visto en mucho tiempo. La presión más la frustración y la impaciencia ha hecho que los anteriores procesos fueran cortados sin que se les diera el tiempo de dar frutos.

 

Beisbol Venezolano

Deben crear un plan o proyecto algo que no se ha visto en mucho tiempo
Deben crear un plan o proyecto algo que no se ha visto en mucho tiempo
beisbol venezolano

Leones-Tiburones: Positivos por sal

Martes 12| 12:15 pm

Frederlin Castro @fr3djcd

La pandemia del COVID-19 se alejó de Leones y Tiburones. El culpable, un nuevo virus que atacó a los equipos de la capital. “La sal”.


Lo volvieron hacer. Esa es la frase para describir nuevamente la eliminación de los Leones del Caracas y los Tiburones de La Guaira en la temporada 2020-2021 de la Liga Venezolana de Beisbol Profesional (LVBP).


Los Leones del Caracas terminaron último en la División Central con récord de 15 victorias y 25 derrotas para un total de 40 juegos, a 9 juegos de diferencia del primer lugar ocupado por Caribes de Anzoátegui. Lo trágico fue el cómo terminó la campaña el equipo de la capital, tanto así que el elenco melenudo llegó a ser tendencia el fin de semana en la red social Twitter.


Dolor de cabeza. Desde el pasado lunes los Leones permitieron 76 carreras en 8 desafíos, un promedio de 9.5 carreras por encuentro. Un viacrucis vivió el Caracas en la última semana del torneo.


Son ya 11 temporadas en las que los Leones no ganan un título (más reciente 2009-2010). Sus vecinos, los Tiburones de La Guaira tienen 35 años, y al parecer están salando al león (título más recientes 1985-1986).


La cueva caraquista dejo la penúltima peor efectividad en la temporada regular del torneo, 5.92, pero que la del año pasado (5.01). Y para nadie es un que el bullpen melenudo ha sido la debilidad de la novena.
Entre los abridores de los Leones: Alsis Herrera, Frank López, Carlos Quevedo, Eduard Reyes y Ronald Herrera, en 35 aperturas solo pudieron ganar 4 encuentros con 12 derrotas. Números que afirman la catástrofe de los iniciadores.

El máximo ganador de juegos del Caracas fue Loiger Padrón, relevista que en 17 encuentros dejó foja de 5-1 con una efectividad de 2.70. Los tres pitchers importados abridores (Alsis Herrera, Eduard Reyes y Jaime Lugo), tuvieron record de 1-9, efectividad con efectividad de 4.08, 9.00 y 10.50.


Los Leones fueron el equipo que más hits permitieron (413), penúltimo en carreras permitidas (250) y más cuadrangulares recibidos (30).


Para valorar. Aunque la novena capitalina fue el peor equipo con promedio ofensivo .286 hay que destacar la actuación del receptor Jhonny Pereda. El novato terminó la campaña con average de .338, 45 sencillos, 8 dobles, 1 jonrón y 16 carreras empujadas en 133 turnos al bate.


Así que cuando se habla de candidatos al novato del año, el receptor Jhonny Pereda está entre los primeros de la lista.


José Rondón fue determinante esta campaña para los melenudos y uno de los jugadores más peligrosos de la liga. Terminó empatado en la categoría de carreras empujadas del circuito en, con 31, 23 carreras anotadas, 7 cuadrangulares, 9 dobles y 37 sencillos.


Ahora, su nombre está al lado de Gerardo Ávila, que, con las Águilas del Zulia, despachó cuatro biangulares, el 28 de noviembre de 2007 ante Tiburones de La Guaira. Así como junto a los caraquistas Jason Lane (6 de diciembre de 2001 vs Águilas), Jesús Guzmán (17 de octubre de 2008 vs Águilas) y Alex González (19 de noviembre de 2014 vs Tigres de Aragua). Además, de Marvin Williams (Sabios de Vargas, 1946) y Luis Villegas (Tiburones de La Guaira, 2019). Todos con ocho fletadas en un desafío.


Los fanáticos piden cambios pero esto no soplar y soltar así que la temporada muerta será muy larga y la búsqueda del 21 podría extenderse, sino pregúntales a los vecinos.


El regalo tampoco ayudó. Nadie quería ese final, pero iba a pasar luego del arranque que tuvieron y acabó en una nueva iluminación para sumar 35 años de sequía.


La gente está molesta, decepcionada, y obstinada de la misma historia. Y ni el nuevo estadio Fórum de La Guaira fue suficiente para que los escualos consiguieran clasificarse a los playoffs.


Desde el comienzo de la campaña estuvieron batallando con muchos problemas, sin embargo llegaron vivos a la última jornada de la ronda regular.


El poder. Los bates escualos fueron la única arma que los mantuvo con vida. Así que los fanáticos de Tiburones pueden estar tranquilos en cierto punto. La ofensiva respondió y no fue el principal motivo de la eliminación.


La ofensiva de La Guaira tuvo al menos siete toleteros con promedio sobre .300. Danry Vásquez nuevamente se alzó como el más productivo del equipo, con un .414 de promedio, .545 de OBP y 1.223 de OPS. Juan Torres (.339), Junior Sosa (.336), Heiker Meneses (.327), José Martínez (.323), Lorenzo Cedrola (.314) y Maikel García (.314).


Lo malo se pega. El cuerpo de lanzadores de Tiburones no tiene nada que envidiarle al de los Leones. Fue un desastre. La efectividad del bullpen fue de 5.84 por encima de Leones. Un pitcheo que nunca mostró orden y sincronización, que desaprovechó ventajas y no tuvo el cerrador confiable que muchas veces mostró ser Gregory Infante (1-6, 7.71).


Además la importación quedó a deber y mucho, solo Sandy Báez en 7 compromisos pudo dejar saldo de 2-0 con 4.11. El resto dejó mucho que desear.


Lo que viene. Un mánager con experiencia no le caería nada mal a los salados. Comenzaron con Gustavo Molina y terminaron con Russell Vásquez que no lo hizo nada mall. Pero ya es hora de buscar un dirigente que llevar a altamar a los escualos.


Deben crear un plan o proyecto algo que no se ha visto en mucho tiempo. La presión más la frustración y la impaciencia ha hecho que los anteriores procesos fueran cortados sin que se les diera el tiempo de dar frutos.

 

TAMBIÉN TE PODRÍA INTERESAR



Videos del Momento

Miércoles 13|10:17 am

KD mostró un poco de su mejor versión

Lunes 11|9:19 am

Cousins y Morris por poco se van a las manos

AGENDA MERIDIANO