Portada del dirario Meridiano
Domingo 04 de Diciembre de 2022

Premier League

Klopp ha transformado el club, pero el Manchester sigue sin alzar la cabeza / Archivo
Klopp ha transformado el club, pero el Manchester sigue sin alzar la cabeza / Archivo
Premier League

Progreso contra estancamiento: Liverpool y Manchester United en polos opuestos

Samuel Aldrey 19/04/2022 1:04 pm




Samuel Aldrey | @SamuelAldrey

Mientras los aficionados de los Reds celebraban su victoria en la FA Cup en Wembley, los seguidores del United protestaban en Old Trafford y abucheaban a Paul Pogba.

Si alguna vez hubo un día que resumiera las fortunas contrastadas de los dos clubes más exitosos del fútbol inglés fue este.

Mientras los hinchas del Liverpool festejaban en Wembley el sábado, los del Manchester United protestaban frente a Old Trafford. Mientras la afición saludaba a sus héroes, todos y cada uno de ellos, Paul Pogba, el jugador más caro de la historia del United, era abucheado e insultado  por un sector de su propia afición, "vete a la mierda", le coreaban desde la tribuna.

Y mientras el equipo de Jürgen Klopp, que persigue el cuádruplete, se deshacía del Manchester City para llegar a su segunda final de copa de la temporada; el grupo de Ralf Rangnick apenas superaba al peor equipo de la Premier League, confiando en el talento y la determinación de Cristiano Ronaldo, de 37 años, y en las inconsistencias del Tottenham y el Arsenal para mantenerse a punto de terminar entre los cuatro primeros.

Lejos de los 'Glory Days' de Alex Ferguson

Si se compara el progreso constante y juego sensacional del Liverpool con Klopp, con las oscilaciones y los falsos amaneceres de varios entrenadores del Manchester United, es donde se hallan exactamente sus problemas.

Y ni hablar de la gestión de los fichajes de ambos clubes. Lo que ocurre allí es el principal motivo de fracaso y que hace que los problemas crezcan y se multipliquen.

Un pez se pudre por la cabeza, y el United se estaba pudriendo incluso antes de que Ferguson se fuera. Hay una razón por la que LUHG (Love United, Hate Glazers) es la abreviatura elegida por los aficionados que protestan.

Su política de contratación ha sido salvaje y costosa.

Mientras que el Liverpool fue capaz de encontrar e identificar a los que marcan la diferencia -Alisson Becker, Virgil van Dijk, Fabinho, Mohamed Salah, Sadio Mane- y olfatear gangas inesperadas como Andy Robertson. El United ha despilfarrado millones en jugadores (y directivos) que prometían el mundo, pero que no les han dejado en mejor posición que antes.

¿Cuántos de la plantilla actual, por ejemplo, sugerirías que están garantizados para prosperar bajo el mando de Ten Hag? ¿David De Gea, quizás? ¿Bruno Fernandes probablemente? ¿Jadon Sancho quizás?

El pedigrí de Varane y Ronaldo no puede ser ignorado, pero el resto tiene signos de interrogación, como mínimo.

Pogba se irá en verano, un fichaje de 90 millones de libras (117 millones de dólares) que se va por nada, y es probable que le sigan jugadores como Nemanja Matic, Juan Mata, Jesse Lingard, Marcus Rashford y Edinson Cavani.

Los fichajes de Harry Maguire, Aaron Wan Bissaka, Fred, Victor Lindelof, Alex Telles, Eric Bailly y Luke Shaw costaron alrededor de 300 millones de libras (390 millones de dólares) sólo en concepto de gastos de traspaso, y no han hecho mucho para justificar dicho desembolso.

El Liverpool, por su parte, ya ha empezado a encajar las piezas del próximo gran equipo de Klopp.

El impacto de Luis Díaz, Diogo Jota e Ibrahima Konate, todos ellos fichados en los dos últimos años, es evidente, mientras que la estrella adolescente del Fulham, Fabio Carvalho, llegará en verano, uniéndose a una plantilla que ya cuenta con los jóvenes Harvey Elliott, Curtis Jones, Kaide Gordon y, aún con 23 años, el brillante Trent Alexander-Arnold.

El United, ahora mismo, solo le queda su nombre. Este martes se verá una contienda en Anfield, pero la diferencia entre los clubes es tan grande como lo fue en Old Trafford en octubre, cuando el Liverpool ganó 5-0.

Siguen siendo rivales, y siempre lo serán, pero los hechos son los hechos.

Ahora mismo, estos dos clubes son polos opuestos. Dentro y fuera del campo. Uno está estancado en la sombra de su pasado y  el otro es el progreso del fútbol moderno. 

TAMBIÉN TE PODRÍA INTERESAR

Premier League

Klopp ha transformado el club, pero el Manchester sigue sin alzar la cabeza / Archivo
Klopp ha transformado el club, pero el Manchester sigue sin alzar la cabeza / Archivo
Premier League

Progreso contra estancamiento: Liverpool y Manchester United en polos opuestos

Samuel Aldrey 19/04/2022 1:04 pm



Samuel Aldrey | @SamuelAldrey

Mientras los aficionados de los Reds celebraban su victoria en la FA Cup en Wembley, los seguidores del United protestaban en Old Trafford y abucheaban a Paul Pogba.

Si alguna vez hubo un día que resumiera las fortunas contrastadas de los dos clubes más exitosos del fútbol inglés fue este.

Mientras los hinchas del Liverpool festejaban en Wembley el sábado, los del Manchester United protestaban frente a Old Trafford. Mientras la afición saludaba a sus héroes, todos y cada uno de ellos, Paul Pogba, el jugador más caro de la historia del United, era abucheado e insultado  por un sector de su propia afición, "vete a la mierda", le coreaban desde la tribuna.

Y mientras el equipo de Jürgen Klopp, que persigue el cuádruplete, se deshacía del Manchester City para llegar a su segunda final de copa de la temporada; el grupo de Ralf Rangnick apenas superaba al peor equipo de la Premier League, confiando en el talento y la determinación de Cristiano Ronaldo, de 37 años, y en las inconsistencias del Tottenham y el Arsenal para mantenerse a punto de terminar entre los cuatro primeros.

Lejos de los 'Glory Days' de Alex Ferguson

Si se compara el progreso constante y juego sensacional del Liverpool con Klopp, con las oscilaciones y los falsos amaneceres de varios entrenadores del Manchester United, es donde se hallan exactamente sus problemas.

Y ni hablar de la gestión de los fichajes de ambos clubes. Lo que ocurre allí es el principal motivo de fracaso y que hace que los problemas crezcan y se multipliquen.

Un pez se pudre por la cabeza, y el United se estaba pudriendo incluso antes de que Ferguson se fuera. Hay una razón por la que LUHG (Love United, Hate Glazers) es la abreviatura elegida por los aficionados que protestan.

Su política de contratación ha sido salvaje y costosa.

Mientras que el Liverpool fue capaz de encontrar e identificar a los que marcan la diferencia -Alisson Becker, Virgil van Dijk, Fabinho, Mohamed Salah, Sadio Mane- y olfatear gangas inesperadas como Andy Robertson. El United ha despilfarrado millones en jugadores (y directivos) que prometían el mundo, pero que no les han dejado en mejor posición que antes.

¿Cuántos de la plantilla actual, por ejemplo, sugerirías que están garantizados para prosperar bajo el mando de Ten Hag? ¿David De Gea, quizás? ¿Bruno Fernandes probablemente? ¿Jadon Sancho quizás?

El pedigrí de Varane y Ronaldo no puede ser ignorado, pero el resto tiene signos de interrogación, como mínimo.

Pogba se irá en verano, un fichaje de 90 millones de libras (117 millones de dólares) que se va por nada, y es probable que le sigan jugadores como Nemanja Matic, Juan Mata, Jesse Lingard, Marcus Rashford y Edinson Cavani.

Los fichajes de Harry Maguire, Aaron Wan Bissaka, Fred, Victor Lindelof, Alex Telles, Eric Bailly y Luke Shaw costaron alrededor de 300 millones de libras (390 millones de dólares) sólo en concepto de gastos de traspaso, y no han hecho mucho para justificar dicho desembolso.

El Liverpool, por su parte, ya ha empezado a encajar las piezas del próximo gran equipo de Klopp.

El impacto de Luis Díaz, Diogo Jota e Ibrahima Konate, todos ellos fichados en los dos últimos años, es evidente, mientras que la estrella adolescente del Fulham, Fabio Carvalho, llegará en verano, uniéndose a una plantilla que ya cuenta con los jóvenes Harvey Elliott, Curtis Jones, Kaide Gordon y, aún con 23 años, el brillante Trent Alexander-Arnold.

El United, ahora mismo, solo le queda su nombre. Este martes se verá una contienda en Anfield, pero la diferencia entre los clubes es tan grande como lo fue en Old Trafford en octubre, cuando el Liverpool ganó 5-0.

Siguen siendo rivales, y siempre lo serán, pero los hechos son los hechos.

Ahora mismo, estos dos clubes son polos opuestos. Dentro y fuera del campo. Uno está estancado en la sombra de su pasado y  el otro es el progreso del fútbol moderno. 

TAMBIÉN TE PODRÍA INTERESAR