Portada del dirario Meridiano
Martes 20 de Abril de 2021

Fútbol Español

Apenas dos disparos a puerta en todo el partido del Real Madrid
Apenas dos disparos a puerta en todo el partido del Real Madrid
Fútbol Español

Los galones de Casemiro, la firmeza de Courtois y un febrero inmaculado

Domingo 21| 2:33 pm


En el momento de mayor dificultad para Zinedine Zidane, con nueve bajas y sin piezas clave de su columna vertebral, el Real Madrid ha encontrado con un febrero inmaculado, la confianza que necesitaba a base de triunfos, con el brasileño Casemiro exhibiendo galones y el belga Thibaut Courtois firmeza con tres porterías a cero consecutivas que relanzan las opciones ligueras.



A falta de fluidez en los últimos metros y de pegada, el acierto del Real Madrid en las acciones a balón parado está siendo decisivo en su reconstrucción. A base de triunfos con poco brillo pero eficacia, se ha situado ya a la estela del líder y ha aprovechado el primer momento de duda del Atlético de Madrid para lanzar un mensaje. Con nueve bajas sigue con vida en LaLiga Santander y firma un pleno de triunfos en febrero que hacen olvidar su enero negro.



Los jugadores, unidos ante las circunstancias, elevan la palabra "equipo" tras cada triunfo pero emergen nombres clave en la reacción de un Real Madrid sostenido por su portero y que encuentra en Casemiro al segundo máximo goleador. Virtud del brasileño, que en Pucela firmó su cuarto tanto de cabeza de los seis que ha marcado en el presente curso, pero problema de fondo en una plantilla en la que sus delanteros, salvo Karim Benzema, aportan poco gol.



Son momentos en los que, junto a la portería, solo el centro del campo es el titular del once ideal de Zinedine Zidane y son los que se echan el peso del equipo a las espaldas. Toni Kroos y Luka Modric incansables, Casemiro para todo. Al tercer intento marcó y acabó el partido de central en el regreso a un sistema con tres centrales para aumentar la seguridad de un Real Madrid que lleva 312 minutos sin encajar un tanto.



Frente a Getafe y Valencia no fue exigido Courtois pero en Valladolid se exhibió con paradas que dejaban a los rivales con las manos en la cabeza, preguntándose como había podido sacar el balón. Se agigantó el portero belga especialmente en dos acciones, corrigiendo uno de esos errores defensivos que cuestan caros, cometido por Ferland Mendy, con una intervención repleta de reflejos ante Orellana.



Y así es como el Real Madrid se jugará su futuro en competición europea, elevando su seguridad defensiva con las señas de identidad que le impulsaron a la conquista de la última Liga tras el confinamiento. Porque Zidane no recuperará a ninguno de sus lesionados, al menos para jugar, ya que si consiguen llegar a tiempo para integrar la expedición Fede Valverde, Eden Hazard o Rodrygo Goes, en ningún caso por la cabeza del técnico madridista pasa ponerles de inmediato en el equipo titular en un duelo de tan alta exigencia física.



La preocupación del cuerpo técnico se centra en Karim Benzema. Sin el francés hay un gran vacío de liderazgo en el juego ofensivo y se rebaja el juego asociativo. Mariano Díaz apareció en Pucela como su sustituto, se dejó el alma, pagó la falta de minutos de competición en esos movimientos que por centímetros son fuera de juego y provocaron que le anulasen dos tantos que necesita.



Apenas dos disparos a puerta en todo el partido del Real Madrid, un dato que evidencia problemas en ataque y la pobre aportación de Vinicius Junior y Marco Asensio partiendo de las bandas pero pisando poco área rival. Son ajustes que debe realizar Zidane que encuentra la reacción que esperaba a base de orgullo de sus jugadores, con cuatro triunfos consecutivos en un febrero perfecto que ha devuelto las opciones de pelear por el título de Liga.

EFE

Fútbol Español

Apenas dos disparos a puerta en todo el partido del Real Madrid
Apenas dos disparos a puerta en todo el partido del Real Madrid
Fútbol Español

Los galones de Casemiro, la firmeza de Courtois y un febrero inmaculado

Domingo 21| 2:33 pm

En el momento de mayor dificultad para Zinedine Zidane, con nueve bajas y sin piezas clave de su columna vertebral, el Real Madrid ha encontrado con un febrero inmaculado, la confianza que necesitaba a base de triunfos, con el brasileño Casemiro exhibiendo galones y el belga Thibaut Courtois firmeza con tres porterías a cero consecutivas que relanzan las opciones ligueras.



A falta de fluidez en los últimos metros y de pegada, el acierto del Real Madrid en las acciones a balón parado está siendo decisivo en su reconstrucción. A base de triunfos con poco brillo pero eficacia, se ha situado ya a la estela del líder y ha aprovechado el primer momento de duda del Atlético de Madrid para lanzar un mensaje. Con nueve bajas sigue con vida en LaLiga Santander y firma un pleno de triunfos en febrero que hacen olvidar su enero negro.



Los jugadores, unidos ante las circunstancias, elevan la palabra "equipo" tras cada triunfo pero emergen nombres clave en la reacción de un Real Madrid sostenido por su portero y que encuentra en Casemiro al segundo máximo goleador. Virtud del brasileño, que en Pucela firmó su cuarto tanto de cabeza de los seis que ha marcado en el presente curso, pero problema de fondo en una plantilla en la que sus delanteros, salvo Karim Benzema, aportan poco gol.



Son momentos en los que, junto a la portería, solo el centro del campo es el titular del once ideal de Zinedine Zidane y son los que se echan el peso del equipo a las espaldas. Toni Kroos y Luka Modric incansables, Casemiro para todo. Al tercer intento marcó y acabó el partido de central en el regreso a un sistema con tres centrales para aumentar la seguridad de un Real Madrid que lleva 312 minutos sin encajar un tanto.



Frente a Getafe y Valencia no fue exigido Courtois pero en Valladolid se exhibió con paradas que dejaban a los rivales con las manos en la cabeza, preguntándose como había podido sacar el balón. Se agigantó el portero belga especialmente en dos acciones, corrigiendo uno de esos errores defensivos que cuestan caros, cometido por Ferland Mendy, con una intervención repleta de reflejos ante Orellana.



Y así es como el Real Madrid se jugará su futuro en competición europea, elevando su seguridad defensiva con las señas de identidad que le impulsaron a la conquista de la última Liga tras el confinamiento. Porque Zidane no recuperará a ninguno de sus lesionados, al menos para jugar, ya que si consiguen llegar a tiempo para integrar la expedición Fede Valverde, Eden Hazard o Rodrygo Goes, en ningún caso por la cabeza del técnico madridista pasa ponerles de inmediato en el equipo titular en un duelo de tan alta exigencia física.



La preocupación del cuerpo técnico se centra en Karim Benzema. Sin el francés hay un gran vacío de liderazgo en el juego ofensivo y se rebaja el juego asociativo. Mariano Díaz apareció en Pucela como su sustituto, se dejó el alma, pagó la falta de minutos de competición en esos movimientos que por centímetros son fuera de juego y provocaron que le anulasen dos tantos que necesita.



Apenas dos disparos a puerta en todo el partido del Real Madrid, un dato que evidencia problemas en ataque y la pobre aportación de Vinicius Junior y Marco Asensio partiendo de las bandas pero pisando poco área rival. Son ajustes que debe realizar Zidane que encuentra la reacción que esperaba a base de orgullo de sus jugadores, con cuatro triunfos consecutivos en un febrero perfecto que ha devuelto las opciones de pelear por el título de Liga.

EFE

TAMBIÉN TE PODRÍA INTERESAR